Opinión: Marrulleros – José Domingo Blanco

– ¡No puedo creer que sean venezolanos! Esos guardias, esos policías, ¡no pueden ser venezolanos! Están actuando con odio. Están actuando con sangre fría; con la misma que, supongo, se necesita para aniquilar al enemigo en el campo de batalla. No, me niego a creer que sean compatriotas. Tienen que ser sicarios y mercenarios contratados que, ocultos tras los uniformes de los cuerpos de seguridad venezolanos, cometen todos estos atropellos, asesinatos y violaciones. Que desconocen nuestra Constitución. Que no les duele nuestro país -como nos duele a nosotros- y mucho menos les duele la situación de miseria que estamos viviendo. Arremeten sin piedad, Mingo. Disfrutan cada patada, cada disparo, cada gota de sangre que ven derramada. Y si son venezolanos, deben ser los hombres nuevos que nos prometió esta Revolución: hombres cargados de resentimiento, maldad y odio. Ese es otro de los legados que tenemos que “agradecerle” al difunto.
Los…

Ver la entrada original 749 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: