JOHEL SALAS|Nunca jamás sin el pueblo

14 de Junio de 2017

El primero de enero de 1994, en el estado sureño mexicano de Chiapas, aparece en escena el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, demandando democracia, libertad, tierra, pan y justicia para los indígenas. Es decir, exigiendo lo que Enrique Dussel llama el principio ético-material: La vida humana. Su principal ideólogo y portavoz, se autodenominaba subcomandante Marcos porque el grado superior de jefatura la tiene el pueblo. Con la soberanía popular como comandante los zapatistas desarrollan el principio del poder obedencial, “aquí el pueblo manda y el gobierno obedece”. Es este principio en donde se resume la vida democrática lo que está siendo pulverizado por la propuesta de la constituyente. Durante siglos de lucha la humanidad evolucionó a un sistema en el que las decisiones que conciernen a todos se toman entre todos. “Lo de nosotros con nosotros”. Es en la voluntad general donde reside el poder de las decisiones de la comunidad política. Cuando la voluntad general es sustituida por la voluntad del general o por la voluntad presidencial, estamos frente a la corrupción del orden sociopolítico en donde el poder constituido asume competencias soberanas por encima y en contra vía de la opinión y de los intereses del pueblo.

El pueblo soberano por medio de la representación y la delegación del poder constituye las instituciones políticas y sociales para materializar el bienestar de los seres humanos. Pero estas instituciones y los escogidos por la comunidad política para representarla, no actúan según su propia subjetividad, sino según las órdenes del poder originario que lo elige. Aunque el pueblo delega en instituciones y representantes sigue siendo la sede y la fuente del poder político. El poder no se transfiere, ni se entrega. Se delega en instituciones y representantes para crear las condiciones de una vida digna para el conjunto de la sociedad. Ahora el poder constituido y los representantes del pueblo siempre estarán sujetos a la última palabra del soberano. Este principio rige en nuestra constitución, la cual reza en su artículo 5, que es uno de los artículos que conforman los principios fundantes de nuestra carta magna y por lo tanto permea toda la constitución: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo….Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos”. ¡No es al revés! ¡Nunca jamás sin el pueblo!

Específicamente sobre el tema de la Asamblea Nacional Constituyente el artículo 347 constitucional reafirma el lugar donde reside la soberanía: “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente…

Hoy con la constituyente, la nomenclatura en el poder ha decidido omitir al poder soberano que lo fundó. Sostiene el filósofo Dussel que cuando esto ocurre se está en presencia de la corrupción del orden político y su mundo de instituciones y de la política, que pasa de ser una actividad desplegada por políticos de vocación para el logro de intereses colectivos, a una actividad centrada en la ambición personal y a los intereses individuales. Queda claro, que al desconocer a la soberanía popular el presidente y el grupo hegemónico solo buscan la continuidad en el poder, lo cual ha sido el motivo principal en la historia de nuestras constituciones.

Siendo que el poder constituido ha decido actuar según sus propios intereses y su subjetividad de espaldas al pueblo soberano, la actual constitución establece claramente el compromiso que deben asumir todos los venezolanos por restituir el principio del poder obededencial en el que el pueblo manda y el gobierno obedece. Este derecho y esta obligación quedó plasmado por el constituyente en el artículo 350: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”. Y sin lugar a dudas, esta falsa constituyente menoscaba las bases democráticas de la que el difunto llamó la bicha y yo prefiero llamar la jefa. Ya no solo se viola abiertamente la soberanía del pueblo, sino, además los principios de igualdad y no discriminación y el principio de representación proporcional. La elección sectorizada por grupos sociales y por territorios (municipios) que propone el presidente no tiene base constitucional. La Asamblea constituyente está conformada por ciudadanos no por clases o sectores y mucho menos es “popular, obrera, campesina, indígena o estudiantil. La asamblea constituyente debe ser integrada por venezolanos que cumpliendo los requisitos de ley cuenten con el apoyo de la ciudadanía en elecciones directas, secretas y universales. Sean estos obreros, burgueses, académicos o indigentes. La propuesta del voto sectorizado es un legado del fascismo. Fue Benito Mussolini quien crea esta forma de elección en la que el régimen selecciona a los candidatos por estamentos sobre los cuales tienen el control, por ejemplo, consejos comunales. No hay realmente una competencia democrática, lo que ocurre es una falsa asamblea constituyente subordinada a los mandatos del régimen. Como ya dije la sectorización viola los principios de igualdad y no discriminación del texto constitucional. ¿Por qué unos sectores y no otros? Por ejemplo, quedan excluidos entre muchos el gremio médico, la sexo diversidad, los académicos, las mujeres, los artistas, los jugadores de dominó, solo por mencionar unos pocos sectores de los tantos que existirían si aplicamos el principio de igualdad y no discriminación.

Por otra parte, al territorializar por municipio se vulnera el mandato constitucional de la representación proporcional prevista en el artículo 63. “El sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas. La ley garantizará el principio de la personalización del sufragio y la representación proporcional.”

Se viola la representación proporcional al asignársele a los municipios igual cantidad de constituyentistas sin considerar el tamaño de sus poblaciones. Por ejemplo, el estado Falcon con 634614 electores que representan el 3.3% del electorado nacional se le asignó 26 constituyentes, lo cual representa el 7.1% del total de miembros a conformar la Asamblea Nacional Constituyente. Es decir, tiene una sobrerrepresentación de más del 100%. Caso contrario ocurre con el Zulia que con 2334529 electores con un peso del 12,47% en el padrón electoral nacional, se le asignan solo 22 constituyentistas a elegir. Estos últimos representarían el 6 % del total de constituyentes. Es decir, más de 100% menos a lo que le corresponde. En este sentido, la mitad de los zulianos queda sin representación mientras los falconianos estarían doblemente representados. En otras palabras, más vale el voto de un falconiano que el de un zuliano. Se vulnera el principio “Un ciudadano un voto” estamos frente a una violación del sufragio universal, donde todos somos iguales. Hoy el régimen es una franca minoría y con esta propuesta de constituyente busca hacerse sin la mayoría del respaldo popular de un supra poder para permanecer en el mando evitando ir a elecciones directas universales y secretas y diseñando un Estado a la medida de las apetencias de un grupo más decidido a medrar en el poder que a organizar y producir las condiciones en las que se desarrollen una vida de calidad y en libertad.

La pregunta es ¿Dejará el poder constituyente, el poder originario, la voluntad general, la soberanía popular que eso ocurra?

@johelsalas|Trabajador Social

Presidente en el Zulia del Partido Unión y Entendimiento (PUENTE)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: