La barbarie

Centro de Caracas

13-06-2017
MARCO NEGRÓN @marconegron

Like us on Facebook Like us on Twitter Enviar por correo


CRISIS DEL PAÍS

El renovado desprecio del madurismo por las ciudades, más exactamente por los habitantes de las ciudades, se expone de cuerpo entero en las bases que apuntalan el fraude que ahora se intenta con la convocatoria a la ilegítima asamblea nacional constituyente, de clara estirpe mussoliniana


En esta columna se ha insistido sistemáticamente en el grave daño que ha causado a toda la sociedad el rechazo a la ciudad, es decir, a la modernidad y el progreso, que desde sus orígenes caracteriza al chavismo. Comenzaron con las alucinaciones en torno al eje Orinoco-Apure y la pretensión de cancelar el legado de la geografía histórica de Venezuela, mientras, durante casi dos décadas, la inversión en infraestructura urbana prácticamente ha desaparecido, se asfixia a los gobiernos locales y se menosprecia la planificación.

En paralelo a la promoción de necedades como los gallineros verticales, los centros de producción del conocimiento, particularmente las universidades, que en todo el mundo son hoy los motores del progreso económico y social, han sido sometidos a un acoso tan despiadado como irresponsable, negándoles los recursos más esenciales; en el caso de la Ciudad Universitaria de Caracas, la aberración extrema de la agresión a las edificaciones y obras de arte que motivaron su declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad recuerda el horror que fue la llamada Revolución Cultural china.

En semejantes circunstancias nadie puede sorprenderse de que las ciudades venezolanas, en una época caracterizada por un vigoroso renacimiento de sus pares de la región, conozcan hoy una involución sin precedentes. Particularmente a partir del final de la segunda guerra mundial ellas atrajeron importantes corrientes migratorias de todo el mundo, las cuales potenciaron extraordinariamente el talento local y elevaron de manera exponencial la capacidad de la nación para progresar; hoy en cambio ellas expulsan a sus mejores cerebros al punto que ya no es posible hablar simplemente de estancamiento, sino de involución y decadencia de las ciudades: el camino más expedito hacia la barbarie.

Ese rechazo expresa una ideología perversa: desde Jorge Giordani hasta Héctor Rodríguez, destacados exponentes del régimen han sostenido que el llamado Socialismo del siglo XXI sólo es posible manteniendo a la población en la pobreza y la ignorancia; pero se trata de una receta que no funciona mientras existan las ciudades: ellas, aún en las peores condiciones, son también máquinas productoras de conocimiento incluso a través de canales informales. Y el conocimiento no se resigna a la pobreza, por lo que termina rebelándose por vías institucionales o, si necesario, extra institucionales. Por ello la “solución final” sería la desaparición de las ciudades.

El renovado desprecio del madurismo por las ciudades, más exactamente por los habitantes de las ciudades, se expone de cuerpo entero en las bases que apuntalan el fraude que ahora se intenta con la convocatoria a la ilegítima asamblea nacional constituyente, de clara estirpe mussoliniana. Con ellas no sólo se atropella abiertamente la norma republicana del voto directo, secreto y universal (un hombre, un voto), sino que, además, como lo demuestra el estudio del profesor Héctor Briceño publicado recientemente en Prodavinci, devalúa de la manera más grosera el voto de la población urbana. Para muestra un botón: tres municipios rurales del estado Amazonas, que en total suman 7.605 electores, elegirían 3 constituyentes, uno más que el municipio zuliano de Maracaibo con 941.974 electores.

La pregunta queda en el aire: ¿será posible que la barbarie consiga imponerse definitivamente en este, uno de los países con más alto índice de urbanización en el mundo y que hasta el ascenso del anacronismo chavista emitía claras señales de avance modernizador?

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: