Engelbert Rivero Montenegro: Marketing Revolution

49 mins ago Opinión

thumbnailEngelbertRiveroMontenegroEngelbert Rivero Montenegro @engelbertrivero

Con la llegada de Hugo Chávez al poder  y la posterior bonanza petrolera durante buena parte de su gestión, la mayoría de las alcaldías de Carabobo quedaron en manos del PSUV, partido que colocó al frente de esas administraciones a directivos de esa organización política que nadie conocía en las distintas localidades del estado.

Así pues, montados en el portaviones del petróleo a  US$ 100 y en el discurso populista y resentido del comandante, aglutinaron una importante fuerza a nivel nacional que, como todos sabemos, les permitió el control total de las instancias gubernamentales.

Nicolás Maduro irrumpe de la mano directa de su mentor, el fallecido Chávez. Luego, la posterior caída de los precios del petróleo permitió a la mayoría de los venezolanos -que una vez creyeron en esta desgracia- abrir los ojos y notar que ese accidente histórico llamado chavismo nunca fue capaz de generar políticas para mejorar la calidad de vida de los venezolanos.

Hoy, como era de esperarse, sin la petro-chequera todo en el país es un caos y las encuestadoras a las que siempre acudían para reflejar su mayoría ahora dan muestra de un rechazo del 85% a todo lo que huela a chavismo.

Ahora bien, en Carabobo los alcaldes “revolucionarios” al parecer salieron patarucos en vista de que es público, notorio y comunicacional su interés de desprenderse de los símbolos que los llevaron al poder. Atrás quedaron los días en los cuales veíamos como etiquetas de sus gestiones las palabras socialismo, revolución, Chávez vive, Maduro  Presidente obrero. ¿A dónde se fueron las franelas con los ojos del comandante? A menos que tengamos un ataque repentino de daltonismo, no volvimos a ver el color rojo por ningún lado en nuestros municipios y a los alcaldes no se les ve vestidos con las indumentarias de otrora, muy parecidas a las que utilizaba su ícono Fidel Castro.

Las primeras autoridades civiles de las localidades en el estado definitivamente utilizaron al chavismo y a la revolución  como herramienta de merchandising político y hoy al mejor estilo de Henry Ramos Allup sacan de sus gestiones todo los símbolos que los relacione al socialismo del siglo XXI y hasta tratan de permear políticamente zonas que tradicionalmente les han sido esquivas en el afecto electoral.

Imagino que esta conducta es inexcusable para las bases del chavismo. Sin embargo, creo que a los camaradas burgomaestres la factura política no se las cobrará el pueblo por haber traicionado la memoria del comandante eterno, sino por sus gestiones invisibles, carentes de acciones que hubieran permitido hacer de nuestros municipios verdaderas ciudades modernas, seguras, ecológicas, con movilidad, equipamiento urbano y adecuada política fiscal que incentivara la inversión privada, el empleo, y calidad de vida. En resumen, pasaron entre 12 y 18 años sumergidos en la retórica política anticuada y hoy el pueblo sólo espera el llamado a elecciones para darles las gran lección electoral a los responsables del despilfarro de la bonanza petrolera jamás conocida por país alguno y a sus operadores locales que sumergieron a nuestros municipios en una suerte de zonas de abandono y desidia.

Engelbert Rivero Montenegro

Secretario de Asuntos Municipales

C.E.S AD Carabobo

@engelbertrivero

Opinión – LaPatilla.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: