DOUGLAS ZABALA|La Constituyente del dictador

13 de Junio de 2017

A propósito del recurso de nulidad impulsado por la Fiscal Luisa Ortega Díaz, contra los efectos de la Constituyente convocada por Maduro, tendremos que refrescarle la memoria a estos desmemoriados defensores del bodrio a punto de estallar en pedazo en el TSJ y en los predios militares, que precisamente fue Hugo Chávez, quien ante la Asamblea Nacional en aquellos días cuando defendía el “SI” del acto refrendario que se estaba convocando señaló: “Habrá que recordar y revisar, en la historia venezolana, cómo fueron reformadas aquellas constituciones del siglo XIX, las del siglo XX: Todas fueron reformadas en pequeños cenáculos”.

“Habrá que recordar cómo fueron derogadas unas y otras, cómo iban y venían; nunca jamás, nunca antes jamás, en nuestro país, el pueblo, el dueño de la soberanía, el depositario eterno de la soberanía había participado en la elaboración, en la discusión y, sobre todo, en la aprobación de esta nuestra maravillosa Constitución, lo cual, ella misma recoge”.  De esta forma insistía machaconamente el comandante, en torno a la necesidad de someter a consulta la decisión de si el pueblo, ya no sólo quería Constituyente sino cumplir el compromiso de votar para saber si la mayoría aprobaría el nuevo texto Constitucional.

“Nadie podrá, nadie, por más poder que tenga o crea tener, económico, político, moral, militar, nadie en este mundo podrá cambiar ni una sola coma de ésta nuestra Constitución Bolivariana, sin que pase por el mecanismo que hoy estamos activando en esta Asamblea Nacional de cara al pueblo”.  Así de firme, irrevocable y total fue la opinión dejada por Chávez en torno al poder originario del pueblo, opinión que quedaría expresa en el artículo 347 de la CRBV: El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.

Cuando Marcos Pérez Jiménez impuso su Constituyente, surgida a través de la trampa electoral que le arrebató la victoria al partido URD, lo primero que hizo fue prorrogarse el período hasta el 19 de abril de 1958, también designó al Consejo Supremo Electoral, la Corte Federal y la de Casación, al Contralor y Procurador de la nación, las Asambleas Legislativas y los Concejos Municipales, así mismo refrendó la ilegalización de los partidos políticos que ya estaban en la clandestinidad como el PCV y Acción Democrática, además de aquel a quien le había arrebatado el triunfo electoral en esas elecciones decembrinas  del año1952.

El fraude pretendido por Nicolás, al mejor estilo del último régimen de facto en Venezuela y, a contra vía de lo que el mismo Chávez señaló, al referirse a quien le debería corresponder la convocatoria a una ANC, no pasará; no sólo por esta razón sino porque jamás los venezolanos dejaremos que se imponga una nueva dictadura. Quizás sea esta la chispa que haya incendiado la pradera en el Ministerio Publico. Los delincuentes de Togas rojinegras que mantienen secuestrado al TSJ tienen la decisión en sus manos. El pueblo seguirá apoyando a la Fiscal en todas sus acciones y ellos verán por donde mejor se meten la constituyente del dictador, porque a nuestra Constitución ni un punto y coma le cambiarán.

@DouglaZabala


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: