Es ahora o nunca

07/06/2017Dra. Yasmín Núñez

Comparte este artículo!

      Venezuela ya perdió el miedo, y cada día son más los ciudadanos que salen a las calles a manifestar abiertamente su rechazo a una Constituyente que nace de la ilegalidad, del abuso de poder, de la violación al principio del sufragio universal, y con una clara intención de imponernos un modelo comunista que es rechazado abiertamente en cada rincón del País.

      Y es que los venezolanos no queremos pasar toda una vida haciendo cola por una caja de comida, o amanecer en una farmacia a ver si conseguimos el medicamento que andamos buscando con tanta urgencia. Tampoco queremos convertirnos en vagos, pues esa Constituyente absolutista pretende eliminar lo poquito que queda de inversión privada, y con ello la principal fuente de empleo y oportunidad de progreso que tenemos.

      La gente debe entender que cada venezolano es dueño y señor de una porción de la soberanía, y cuando se nos despoja de la misma, nos están convirtiendo en esclavos, pues perdemos el derecho a elegir y votar libremente, y se nos suprimen todos nuestros derechos constitucionales.

      Yo no tengo dudas que cuando salgamos de este régimen, tendremos que convocar un proceso constituyente para desmontar todo este tinglado revolucionario y crear las bases de un Estado moderno, democrático, garante de las libertades individuales y colectivas, y promotor de la inversión privada necesaria para alcanzar el bienestar general de todos los venezolanos. Pero ya será la Junta de Transición quien la promueva, cumpliendo con todos los pasos legales, en especial con la previa consulta a todos los venezolanos, y con un nuevo Órgano electoral que garantice una verdadera imparcialidad y respeto absoluto del voto.

      Muy pronto tendremos la oportunidad de enfocar nuestras energías en ese camino de la reconstrucción del País; pero mientras llega ese anhelado momento, lo que toca es calle y más calle. Todavía faltan muchos gremios por incorporarse a la lucha, en especial, los transportistas, los maestros, la clase obrera, los empleados del sector público y privado; y no nos extrañe que una parte importante del estamento militar que rechaza seguramente esta pretensión autoritaria de secuestrar nuestra soberanía popular, salga muy pronto a la calle, no a reprimir, sino a unirse al clamor de cambio general.

      No podemos dejar a los estudiantes solos. Tenemos que acompañarlos y defender con su mismo coraje, los principios republicanos que tanta sangre ha costado a nuestra Nación.

      O salimos todos a defender nuestra libertad o lloraremos amargamente el no haber luchado lo suficiente para conquistarla.

      ¡Es ahora o nunca!

      Anuncios

      Responder

      Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

      Logo de WordPress.com

      Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

      Imagen de Twitter

      Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

      Foto de Facebook

      Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

      Google+ photo

      Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

      Conectando a %s

      A %d blogueros les gusta esto: