EL PEOR ERROR DE MADURO

Redacción 6/01/2017 05:43:00 p. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest

EL PEOR ERROR DE MADURO

Con la promulgación de las sentencias 155° y 156° del Tribunal Supremo de Justicia, donde se bloquea a la Asamblea Nacional y habilita al presidente Nicolás Maduro para gobernar sin necesidad de un Poder Legislativo, el oficialismo le dio una fuerza de convocatoria a la oposición que no tenía. Pero, este paso tan descabellado, puso de inmediato al gobierno en el borde del abismo, y en situación muy precaria de sostenibilidad. Máxime cuando la Fiscalía General de la República establece el carácter inconstitucional de tal medida, se pronuncian presidentes de distintos países, y organizaciones multilaterales, en contra de la pretensión antidemocrática, y la oposición venezolana toma la calle en franca protesta. Circunstancias que obligan a Maduro a convocar a las autoridades del Poder Moral y al Poder Judicial y revertir -en parte- tales disparatadas sentencias. Fue así que la presidencia de la República trató de hacer control de daños. Sin embargo, esta acción prendió la mecha de las manifestaciones y estas se han generalizado en todo el país.

Luego de dos semanas, el argumento del gobierno venezolano, ante las organizaciones internacionales, explicando que al anularse tales sentencias, quedaba sin efecto la acusación de ruptura del hilo constitucional, comenzó a hacer efecto, y la presión internacional parecía disminuir.

La oposición, luego de tres semanas de manifestaciones, igualmente sintió los efectos del desgaste, y se debilitaba su capacidad de convocatoria. Parecía difícil que se mantuviera la combatividad.

Es, entonces, cuando aparece Maduro, el 1° de mayo, e incurriendo en un error de consecuencias impredecibles, dice: “Convoco una Asamblea Nacional Constituyente Comunal”, colocando nuevamente al gobierno en posición similar, a las sentencias revocadas del TSJ, de ruptura del hilo constitucional.

Constituyente comunal, claramente violatoria de la Constitución Nacional, al no cumplir con la obligatoria consulta del Soberano, en referéndum, para poder implementarla, y rechazando las palabras del propio Hugo Chávez ante la FANB, sobre el tema, y que citamos a continuación: ¨La constitución está blindada de cualquier capricho personal, de cualquier capricho de un grupo, de una secta, de un grupo político. Hoy en Venezuela para cambiarle una coma, un punto, una letra, nadie puede hacerlo, el único que puede hacerlo es el pueblo venezolano en referéndum nacional¨…

Las consecuencias de esta equivocación


1. Reanimó a la Oposición y legitimó y oxigenó a la Asamblea Nacional:

Si nos situamos a finales del mes de marzo, la oposición venezolana para entonces se veía disminuida, y sus bases de apoyo sociales mermadas. La Asamblea Nacional, aun con prestigio, aprobaba leyes y acuerdos que eran inmediatamente desconocidos por el Tribunal Supremo de Justicia, y no era probable que el pueblo tomara la calle para respaldar a los diputados de la MUD. La Asamblea Nacional perdía legitimidad y la palabra desacato tomaba fuerza haciendo inútil su actividad.

A nivel internacional, a la Asamblea Nacional le costaba hacer entender la situación, y lograr el apoyo de la comunidad de naciones.

Luego de las fallidas e inconstitucionales sentencias del TSJ, y del llamado a esta constituyente no democrática, la oposición renovó los bríos, y aumentó considerablemente el apoyo del pueblo quien acude a las manifestaciones masivamente y de manera espontánea.

La sociedad civil reconoció a la Asamblea Nacional, y Universidades, Sindicatos de Trabajadores, Iglesias, Organizaciones empresariales, estudiantiles, y participantes de organizaciones no gubernamentales, hacen causa común con el Poder Legislativo. Asimismo, ocurre con las organizaciones multilaterales como Naciones Unidas, Parlamento Europeo, OEA, Unasur, Mercosur y distintos países, quienes invitan al presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, a comparecer ante ellos, y de hecho se convierte en el interlocutor del pueblo venezolano en lugar del Nicolás Maduro.


2. El Tribunal Supremo de Justicia perdió su legitimidad:

Si bien es cierto que el TSJ presentaba escasa credibilidad por su conducta anti Asamblea Nacional, ahora luego de las sentencias que rompían el hilo constitucional, y con la posterior vuelta atrás de las mismas, ordenadas por el presidente Nicolás Maduro, se puso en evidencia quién ordena realmente en el TSJ, y la no independencia de su gestión, como lo indica la Constitución, perdiendo toda su legitimidad.


3. Destruyó la imagen del Consejo Nacional Electoral:

Tibisay Lucena siempre explicó que no se podía hacer el referéndum revocatorio porque no daban los tiempos, para tomar cada decisión relativa al proceso, tardaba entre tres a seis meses, exigió que las formas del revocatorio tenían que ser validadas por los capta-huellas, expresaban que si se hacían elecciones del revocatorio, no podrían hacer otras elecciones como las regionales de gobernadores, que tocaban en diciembre pasado por mandato de la Carta Magna, las cuales suspendió a pesar de que no hubo revocatorio, y luego, acató una orden de un tribunal regional de tercera instancia que señalaba un fraude en la recolección de firmas para el revocatorio, a pesar de que de producirse ese supuesto fraude, sería el propio CNE quien lo cometió porque fue en sus capta-huellas donde se comprobaba la identidad del firmante…

Entonces aparece el Nicolás Maduro, al igual que lo hizo en el TSJ, y ordena la constituyente comunal, y ¿Qué hace Tibisay Lucena con el respaldo de las rectoras del oficialismo?… Pues, decretar que sí hay tiempo para hacer unas elecciones, pero no para las de gobernadores, la cual es mucho más sencilla que la de la constituyente comunal.

Recibe la propuesta de esta constituyente comunal, y ni siquiera le toma un día para decidir que todo está bien, sin revisión del departamento legal, sin pedir los recursos necesarios, e ignorando, que la Fiscalía General de la República, garante del orden constitucional, y con la dimensión no comparable con un tribunal de tercera, se ha pronunciado en contra de esta constituyente comunal.

Más grave aún, el CNE anuncia que para validar a los postulados para constituyente comunal ¡No se necesitan los capta-huellas! Y además, se pueden inscribir a través de Internet. Lo cual abre todas las probabilidades de fraude porque ¿Quién corrobora que la persona que dice haberse inscrito por Internet, es la misma persona real?

Todo esto, ha demostrado la falta de independencia del CNE, su filiación al oficialismo, y quién realmente manda en el Poder Electoral.

4. Se provocan divisiones en el oficialismo

Rafael Ramírez, Ex-ministro de Energía y Minas y ex-presidente de Petróleos de Venezuela, publicó el 8 de mayo un artículo titulado “La Línea Roja” donde escribe una frase emblemática: “Se convoca al Poder Constituyente, entramos a una zona de riesgo, donde todo está en juego”.

Y, tiene razón, Maduro al convocar la constituyente comunal no esperaba disidencias, y las tuvo.

La primera baja importante fue la Fiscal General Luisa Ortega Díaz, pero inmediatamente se han sumado un sinnúmero de dirigentes del PSUV, y del Polo Patriótico, que rechazan la constituyente comunal por inconstitucional, o porque no resolverá los problemas de los venezolanos y generará más violencia.

Los argumentos de mayor peso en contra de esta constituyente comunal lo han dado factores del chavismo, demostrando la división que incuban dentro del oficialismo.

5. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana

El efecto dentro de los ciudadanos de uniforme de las sentencias del TSJ y del llamado a constituyente debe ser tan tremendo que lo que se ha filtrado a la prensa, o se ha dejado entrever, es la creación de una dicotomía entre quienes la quieren y quienes no. Entre quienes cuestionan al comandante en jefe y los que no. También, entre quienes están de acuerdo con la represión y los que no. La preocupación del ministro de la Defensa Vladimir Padrino se dejó entrever en la entrevista del domingo pasado, en el programa de José Vicente Rangel, el cual recomendamos ver…(https://www.youtube.com/watch?v=MFUf4Q7KvF0)

6. El tiro por la culata

En el seno del PSUV, desde larga data, han coexistido dos grandes fuerzas, una de origen civil, que han liderado Nicolás Maduro, Elías Jaua, Tarek El Aissami, entre otros, y otro factor de origen militar desde la época del MBR200, que dirigen los militares que son la mayoría de los gobernadores de estados, en asociación con otros parlamentarios como Diosdado Cabello y Pedro Carreño. Este factor, había venido perdiendo fuerza ante el madurismo, pero si se llegara a dar esta constitución comunal, les presenta una extraordinaria oportunidad para retomar el control del PSUV, y del chavismo. En la mayoría de los estados, los gobernadores o son militares, o están más cerca de este factor que del madurismo. Entre los parlamentarios del Polo Patriótico, la mayoría es más cercana a Diosdado Cabello que de Maduro.

Parece seguro que los diputados se postularán a la constituyente comunal, y/o llevarán a su seno a sus más cercanos leales. Igual harán los gobernadores en todo el país, colocarán a sus seguidores en cada municipio.

Otros factores no alineados, como Jorge Rodríguez, o Freddy Bernal, jugarán también su juego, y factores del Polo Patriótico también intentarán llegar a este escenario de concretarse esta constituyente comunal.

Obviamente, un Diosdado Cabello, líder alterno de Maduro, quien perdió la Asamblea, por el mal desempeño del gobierno de Maduro, podría ser el gran ganador de este escenario porque recuperaría el control y el poder. Pero, ni más ni menos que de un poder mayor que el presidencial. Maduro pasaría a depender del presidente del Poder Constituyente. Si Diosdado Cabello u otro dirigente del oficialismo logra tener la mayoría, Nicolás Maduro tendría los días contados. El PSUV, de tener mayoría en esa eventual constituyente comunal podría plantearse un borrón y cuenta nueva, es decir cambio de presidente, y retomar el mito del chavismo puro.

Esta constituyente comunal de darse este escenario sería el tiro por la culata de Nicolás Maduro.

7. La constituyente comunal convenció al Mundo que Maduro tiende a ser un dictador

Para la opinión pública mundial, Maduro era un presidente electo de un país dividido en dos fuerzas antagónicas. Maduro, de esta forma, tenía una enorme ventaja. Luego de los traspiés dados, hoy se ha generado una matriz de opinión diferente. Maduro es un presidente que fue electo pero que quiere hacerse del poder antidemocráticamente.

De un país dividido en dos, hoy se percibe a Venezuela como un solo pueblo sometido por una minoría en el poder que quiere perpetuarse. Antes, Chávez era visto como el líder de Venezuela y de Latinoamérica y como una personalidad con amplio respaldo nacional, regional y mundial. En el presente, Venezuela está aislada, fuera de la OEA, cuestionado su gobierno por Unasur, creada por Chávez, Mercosur, los Parlamentos regionales, y por directivos de Naciones Unidas.


Conclusiones

Tratar de imponer una nueva Constitución producto de una constituyente falsa, solamente pronunciaría el rechazo nacional e internacional, e incrementaría las consecuencias de este error que hemos descrito.

El mejor camino que tiene el presidente Nicolás Maduro, es hacer lo mismo que cuando enderezó el entuerto de las sentencias de la corte: Buscar la fórmula para retirar la propuesta de la constituyente comunal, y negociar, con la mayoría del país, su salida del gobierno de forma pacífica, democrática y electoral. Es su mejor opción…

por Vladimir Gessen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: