Suenan violines de libertad en Venezuela

27/05/2017Dra. Yasmín Núñez

Comparte este artículo

      El chavismo lleva casi dos décadas destruyendo de manera progresiva la calidad de vida con la que crecimos varias generaciones de venezolanos. Y no conformes con ello, ahora asesinan a diestra y siniestra para perpetuarse en el poder con el fin de evitar rendir cuentas a la justicia.

      Quienes hoy usan la violencia desmedida, creen que van a poder convertirnos en esclavos del siglo XXI, pero están muy equivocados. Ni siquiera emulando la política de “tierra arrasada”, al mejor estilo de las huestes de Ezequiel Zamora, podrán acabar con Venezuela.

      Menos ahora que contamos con estos valientes jóvenes que luchan día a día en cualquier rincón de nuestra geografía nacional y por cuyas venas corre sangre de libertadores.

      Son ellos precisamente quienes hoy dan cátedra de lucha, no solo a un régimen que luce impotente ante tanto coraje y dignidad, sino también a la dirigencia opositora, la cual no ha perdido la costumbre de querer tomar decisiones en nombre de todos los venezolanos, como si le hubiéramos dado un poder indefinido. No han entendido, o no han querido entender, que no se puede jugar con reglas democráticas ante un régimen que no respeta ni siquiera la Constitución Nacional que ellos mismos promovieron como la más avanzada del mundo.

      Esta gloriosa juventud ha demostrado que desnudos, con un rosario en el cuello, un escudo con iconografía medieval, o con un humilde violín, son capaces de desarmar a los más viles represores. Eso desmoraliza a la tropa, de allí esas arremetidas brutales contra ellos.

      Es tal la impotencia que sienten los represores, ante tanta muestra de valor, —del cual por cierto ellos carecen—, que recurren a acciones tan irracionales como destrozarle el violín a un joven por el solo hecho de avergonzarlos entonándole las gloriosas notas de nuestro himno patrio. ¿Cómo puede un guardia nacional explicarle a sus hijos que un violinista los asusta más que un hombre armado como él?

      Es difícil que la dictadura pueda evitar su caída, y mucho más difícil le va resultar a la oposición mantener el control de las masas, con el fin de encauzarla por una larga transición electoral, pues los tiempos y el hambre han acortado los caminos. Ya los ciudadanos no son esas mansas ovejas que la oposición sacaba a marchar por un par de horas, y luego hacían regresar a sus casas con el fin de evitar lo que hoy resulta inevitable, la muerte de muchos compatriotas.

      Ni siquiera la oferta de un referéndum consultivo podrá detener a un pueblo decidido a plantarle cara a la opresión. Si hay algo en lo que la mayoría está clara es que ya no hay tiempo para recoger firmas, cuando hay decenas de familias recogiendo a sus hijos muertos, porque decidieron dar sus vidas si con ello ayudaban a derrotar la tiranía.

      No es momento de hacer consultas sobre actos viciados de nulidad absoluta, sino de seguir recuperando valores como la dignidad y la solidaridad, gracias a ejemplos como el de los cascos verdes que salen a auxiliar a sus compañeros heridos, de los médicos que salen a exigir medicinas para sus pacientes, de las maestras que piden a gritos que dejen de lanzar bombas lacrimógenas a sus alumnos, de los ancianos que marchan pidiendo respeto por la democracia, de los niños que desde sus colegios y liceos rechazan las ideas totalitaristas de este régimen, y de los jóvenes que lloran el asesinato de un compañero como si fuera el de un hermano. Es tiempo de seguir en la calle y apoyarlos, no podemos dejarlos solos.

      Debemos acompañar en su lucha a esos valientes venezolanos que salen todos los días dispuestos a no soltar sus mochilas, sus escudos, sus violines, sus banderas, sus sueños, sus esperanzas, hasta ver a Venezuela libre y democrática.

      ¡Que vivan los escuderos, que vivan los violinistas, que vivan nuestros nuevos héroes!

      Y que viva la Venezuela fraterna y solidaria que estamos pariendo con mucho dolor por los caídos.

      En honor a ellos nunca faltará un violín cuando entonemos nuestro Himno Nacional. Así recordaremos que su letra está más vigente que nunca.

      Te puede interesar leer esto también
      Anuncios

      Responder

      Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

      Logo de WordPress.com

      Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

      Imagen de Twitter

      Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

      Foto de Facebook

      Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

      Google+ photo

      Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

      Conectando a %s

      A %d blogueros les gusta esto: