Extremos en la crisis: unos “como si nada” y otros “como si todo” por @deoliveira2112

PolíticaSociedad

May 24, 2017

por HERNÁN DE OLIVEIRA

HERNÁN DE OLIVEIRA

Escrito por HERNÁN DE OLIVEIRA

Los terroristas intentan modificar nuestro comportamiento

provocando miedo, incertidumbre y división en la sociedad.

Patrick Kennedy

            53 días han transcurrido desde que iniciaron las protestas en esta nueva etapa histórica del país. Y lo cierto es que la realidad que se lee en las noticias, las imágenes vistas a través de las redes o participar directamente en una manifestación, sea de concentración o movilización, genera en cada mente humana una experiencia que amerita un proceso de “digestión mental”, debido a que los recursos cognitivos y afectivos no son iguales en todos, además de la velocidad con la que podemos procesar las cosas.

            El punto de hoy tiene que ver con percepciones sociales creadas desde frases reenviadas por whatsapp como imágenes que aluden a tales percepciones, trayendo como consecuencia estados afectivos que exigen una aproximación al respecto. Me refiero a dos cosas en concreto: la primera de ellas, relacionada con las acciones ejercidas en determinadas regiones del país, introduciéndose una suerte de separación que no hace sino complicar más la situación, ya que el país necesita con urgencia unidad y esto lo da claridad de los objetivos y los recursos disponibles.

            La segunda cosa, ligada con la anterior, es la queja que hace parte de la población cuando observamos que ciertos sectores, regiones o personas no están participando (aparentemente) en ninguna convocatoria, tanto de un lado como del otro. Abordaré el tema en conjunto.

            Recogiendo las percepciones, se regó como pólvora el fin de semana, una queja hecha en voz alta donde los andinos y mirandinos están “combatiendo y resistiendo” contra la represión mientras que en Caracas la cosa está como si nada. Y las imágenes aludidas son realmente sorprendentes. Por otro lado, es cierto, aún hay personas asistiendo al cine, comiendo helados y hasta haciendo fiestas hasta altas horas de la madrugadas. Viven “como si nada”.

Del otro lado, ejemplo, los muchachos de la resistencia, ciertas personas mayores, extranjeros que huyeron de guerras en sus países de origen, intelectuales, en general, están pendientes de cuanta noticia aparece, leen ávidamente, los temas de conversación se reduce a la conflictividad. Viven “como si todo”.

El ser humano en su complejidad mental, disponemos de un proceso conocido como “mecanismos de defensa”, que en la definición proveniente del psicoanálisis, consiste en respuestas de orden inconsciente, que permiten a la persona eliminar o reducir el malestar mental proveniente tanto de sí mismo como del ambiente. Estos mecanismos tienen diferentes niveles de origen, maduración y desarrollo, por lo que explica en parte por qué las personas reaccionamos tan distinto ante una misma situación.

Con el permiso de la academia, pretendo no ser exhaustivo ni tan riguroso con el concepto de “Disociación”, empleándolo porque desde que Chávez estuvo en vida, lo empleó con el adjetivo de “psicótica”, cosa que es incorrecta pero que sin embargo caló en su momento.

La Disociación es un mecanismo de defensa que permite a la persona tomar distancia de la realidad, con recursos como la fantasía, la distracción, pero el sujeto “sabe que ocurre más cosas en la realidad”. Como mencioné líneas arriba, esto permite a la gente aminorar dolores y sufrimientos psíquicos. Salir al cine podría ser un ejemplo. Algunas otras personas emplean otro mecanismo conocido como “Negación”, que es el rechazo de algo que causa dolor. El discurso oficial cunde de este mecanismo al afirmar férreamente que “estamos en paz”, cuando al encender cualquier medio de información se aprecia confrontaciones armadas entre efectivos militares y ciudadanía. Finalmente tenemos otro conocido como “splitting”, donde la persona asume las cosas entre bueno y malo, anulando el aspecto que le resulte inútil, inservible.

El uso prolongado de estos mecanismos suelen ocasionar trastornos psicológicos, por lo que es menester aportar diferentes vías que le permita a la población echar mano como recursos y conservarse dentro de la salud mental.

El trabajo de los líderes políticos acudiendo a los sectores del Municipio Libertador de Caracas, animándolos a participar es un imperioso recurso. Ampliar la participación de diferentes estratos es otro. Insistir en la actitud cívica y pacífica de las manifestaciones, pese a las represiones sufridas y las bajas ocasionadas, es vital para que se mantenga el sentido y propósito de este capítulo en proceso de experimentación.

Para aquellos que se hayan disociados, darles tiempo y espacio para que en su momento se incorporen saludablemente; para aquellos que están imbuidos en la conflictividad, recordarles que es sano apartarse por momentos para mantener una fluidez mental adecuada: siguen pasando cosas buenas que no deben dejarse de lado, la gente cumple años, hijos obtienen buenas calificaciones, recordamos eventos familiares agradables. Nada de eso debe perderse. Integrar ambas cosas es la tarea.


Hernán De Oliveira  –  @deoliveira2112

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: