Archivos del mes: 30 abril 2017

Fernando Núñez-Noda: Pascualino y el Jardín del Diablo

 

8 mins ago Opinión

pascualinoZ-1080x675

A Faitha Nahmens
Pascualino  nunca había vivido tan adentro en la selva, al menos 7 kilómetros de Taborda, el pueblo más cercano, al borde la carretera costal-fluvial.

Pero en esa selva son enormes la distancia porque nunca se va en línea recta y el trecho puede ser mortal si uno no lo escudriña. Su cabaña ha crecido de rústica y tosca a más confortable para Pascualino y Marcel, cuando lo visita.

Para su contento, Marcel pasa parte de sus vacaciones escolares con su papá. A ambos les encanta porque salen a cazar, pescar o –por primera vez para el joven? visitar los bares de Taborda y Curiamba, a donde le había prometido su papá llevarlo a hacerse hombre.

2. Pascualino sale a pescar para el día, deja a Marcel durmiendo. De vuelta con la pesca protegida en una bolsa, toma un acceso nuevo y atraviesa una tupida selva. Hay espacio para caminar, pero arriba las copas se entrejuntan para hacerle difícil al sol colarse.

De repente se topa con un área de unos 120 metros cuadrados, deforestada naturalmente. Lo cruza un arrollo angosto pero voluntarioso. Parece un jardín curiosamente bien podado.  La trenza de agua a veces se desborda por aquí o por allá, creando una pequeña geografía de lagunas, canales y longas de tierra engramada.

Pascualino las conoce, pero ésta es más curiosa: como encajada en la punta de una meseta de piedra, cruzado por ese líquido fresco. Cuida muy bien de ver dónde pisa, por los charcos y la inminente presencia de ciertas hormigas de fuerte picada.

? Es un “Jardín del Diablo” –se dice-, me gustaría que lo viera Marcel.

Ése es el nombre que los indígenas le dan a este fenómeno de la selva. Siempre han pensado que un espíritu maligno devasta áreas específicas del Amazonas, quizá para crearse altares o paradas de descanso, y solo permite que viva allí una sola especie de árboles, en este caso la duroia hirsuta, de largos tallos con retoños desde la base hasta el tope.

Unos pasos más allá las observa ya en movimiento, decenas de miles de hormigas. Pascualino no sabe los nombres en latín, en este caso de la especie myrmelachista schumanni, conocidas como “hormigas del limón”, no porque deambulen en estas frutas sino porque al ser consumidas tienen un sabor fuertemente cítrico.

Las “limoneras” cubren largas áreas de los tallos de hirsuta, aunque van por tierra también. Son tantas que en algunos casos parecen ramas negras que se hinchan y deshinchan. Las que llegan a tierra pasan en largas filas de mata en mata. En el medio el minúsculo río serpentea y en algunos puntos se bifurca, en otros se empoza. Nota que en una orilla las hormigas viran al no poder atravesar la corriente.

Pascualino recoge un palo ligeramente aplanado. Lo coloca cuidadosamente entre las ribera del estrecho arrollo. Hunde con cuidado ambos extremos para fijarlo. Observa con infantil sonrisa que un hilo de limoneras lo cruza, como el puente que faltaba en ese preciso punto.

Cava alrededor de un par de hirsutas y, al ser habitado por el agua, aisla ese terreno del resto (y sin puente). Hace otros ajustes pero el hambre lo invita a volver a su casa.

3. Preparando la pesca para el almuerzo le comenta a su hijo:

? Encontré un Jardín del Diablo.

? ¿Cómo el de Caritagua?

? No, éste es distinto, con hirsutas, gramita en el suelo y un arrollo que lo cruza.

? ¿Te dije que ya sé cómo se forman?

? No, pero dime…

? Las hormigas anidan en las ramas de las hirsutas y, en realidad, destruyen todo árbol distinto.

? ¿Las hormigas?

? Sí, les inyectan un ácido [fórmico] a las plantas y las matan. Así predominan las hirsutas, donde crecen y se alimentan. Los demás desaparecen.

Y tiene razón. Este mutualismo, ese herbicida natural, hace que ambas especies prosperen y los científicos han descubierto “jardines del diablo” de hasta 800 años.

A Pascualino no le gusta mucho esto, es decir, escucharlo esta organicidad con terminología científica. Él prefiere un lenguaje más llano y antropomórfico. Si pones un puente lo cruzan, pues.

4. Al día siguiente le pide a Marcel que lo acompañe. Su hijo se sorprende de cuán afanado está Pascualino de intervenir en la topografía. Con el machete termina de desgarrar una hirsuta que yace en el suelo. El arrollo está más ancho y fuerte.

Levanta un muro de tierra por si acaso se desborda el riachuelo. Poco a poco crea una ciudad o, mejor dicho, una “formicópolis”, una pequeña comarca de hormigas con “plazas”, caminos, montículos, agujeros, oasis de brotes verdes y muchas murallas minúsculas que Pascualino -piensa- le darán orden a un mundo usualmente más caótico.

? Papá no pierdas el tiempo… que si llueve todo eso se viene abajo.

? No si se construye como debe ser. Mira, estructuras grandes, puentes, incluso islas separadas por canales del arrollo…

? No sé… aquí nada se mantiene igual por mucho tiempo.

? La selva es la misma, pero cambia a cada instante, es verdad. Por eso los humanos ponemos orden.

? No sé papá, no me parece.

? ¡Ah, adolescente y casi universitario! ¿Cómo te discuto?

Se fueron a casa para que no los agarrara la oscurana.

5. Otro día, pero esta vez va solo. “¿Y si le pongo nombre? Tengo que llamarlo de alguna forma. ¿Qué tal “Terradiabla” ja ja? ¿Jardín Pascual-Marcel? Ja ja ¿qué jardín? ¡País!”

Se decide por “Tierra Nuestra” y en ese “nuestra” incluye por supuesto a las limoneras, a quienes siente como los ciudadanos cuyo país regenta.

La comunidad prospera y parecen vivir en paz y armonía. Su ciudad-estado incrementar la actividad y la prosperidad. Ahora es un mutualismo triple, donde el hombre participa sin destruir.

6. Un día más. Marcel se queda a dormir en Taborda con una tía. Pascualino se concentra en su obra: abre caminos, reservorios, tumba una mata para probar si así conecta mejor con la “isla” que inauguró hace semanas. Lamenta que Marcel no esté para ayudarlo, para compartir, para contradecirlo. Ya le contará, lo quiere tanto… y pronto se va a la lejana capital.

La comunidad se expande. De repente espanta con un palo a dos insistentes osos hormigueros. Eso lo obliga a reforzar un muro lateral que termina siendo alto y reforzado con troncos.

Pascualino piensa en voz alta algo intrigante, sorpresivo e instantáneo.

? Erróneamente las llaman “jardines del diablo”. En realidad son ciudades de dios. Diosito [mira al cielo que se cuela entre los follajes] tú eres la deidad, pero aquí en la Tierra yo soy el dios jornalero, pero dios al fin.

Mira con orgullo su rearreglo, su reforzamiento. Observa con frustración que muchas limoneras simplemente se salen del ámbito. Pone barreras pero nada. En un rapto de furia las tapiza, al instante se arrepiente pero ya es tarde. Se va pensando que un dios, aunque sea terrenal, no puede sucumbir a los ataques de furia.

7. Con Marcel en casa de nuevo pero pronto a irse, lo lleva a que contemple sus progresos demiúrgicos. El hijo, más ágil llega primero y se devuelve a buscar a Pascualino.

? Papá, tienes que ver esto. Llegan a Tierranuestra y contemplan una batalla  campal entre las hormigas y una salamandra en sus últimas en este mundo. Trata de separarlas con un palo, improvisa, el dios interviniendo en su creación, el dios torpe… Pero es demasiado tarde, las limoneras ya han inyectado cientos de microdosis de juguitos paralizantes. Pascualino le pisa la cabeza con un tronco para ayudarlo a morir.

8. Antes de la partida de Marcel, Pascualino visita varias veces Tierranuestra y siente que ha llegado a un punto de equilibrio que su hijo no es capaz de notar o apreciar. Así que decide demoler ese escepticismo adolescente y un día antes de despedirse en Taborda, lo invita al Jardín del Diablo, ahora regentado por un representante del dios bueno. En la vía conversan.

? ¿Sabes hijo que el riachuelo se desbordó? Pero nada grave porque mis canales de agua funcionaron, como un aliviadero.

? Menos mal.

Marcel se adelantó. Minutos después ve a su hijo detenido observando, a una distancia prudencial, Tierranuestra. Al llegar también lo paraliza la visión.

Una pequeña manada de osos hormigueros gigantes del Amazonas no se da abasto con tantas hormigas, tan fáciles de comer. Unos las deciman en la tierra y otros simplemente extienden sus trompas hacia los tallos de hirsuta.

Pasa el brazo por el hombro de su hijo, como todo padre que va a formular una importante lección de vida, pero nada le sale porque su sistema de creencias está siendo devorado por oscuras y peludas trompas como sus amadas hormigas.

Al final salen, las palabras, pero nunca entenderá de dónde ni porqué. El caso es que solo pudo murmurar:

? Que se haga la voluntad de la naturaleza en la Tierra. Y en  el cielo… no sé.

A lo lejos contemplan la llegada de otros osos que rápidamente se unen al festín.

Padre e hijo dan la vuelta y se van por donde vinieron.

Opinión – LaPatilla.com

Anuncios

José Guerra: Yo acuso a Tibisay Lucena

 

8 mins ago Opinión

thumbnailjoseguerraabril2015-2

Venezuela vive una crisis política de dimensiones colosales. Se trata de una crisis económica por el agotamiento del modelo del socialismo del siglo XXI, pero fundamentalmente es una crisis política. En Venezuela están, por ahora, canceladas las elecciones como instrumento de expresión de la soberanía popular. El nuestro es el único país del mundo donde  los procesos electorales no tienen un calendario establecido. Los comicios se han trasformado en una especie de misterio cuya resolución depende de la voluntad de una persona: Tibisay Lucena. Ella se ha transformado en una persona que ha creado una especie de enigma en torno a sus actuaciones. Primero, para anunciar las fechas de las elecciones cuando éstas se realizaban y segundo cuando toca dar los resultados de esas elecciones. Una atmósfera de misterio y suspenso rodea lo que ella diría. Con la cara congelada inicia el proceso de subir por la rampa del edificio del CNE hasta la sala de prensa donde, luego del suspenso, habla esta señora.

Habiéndose cumplido la mitad de mandato presidencial del presidente Maduro, era legal que se pudiera activar el proceso de referendo revocatorio de su mandato. Hizo Lucena lo posible y lo imposible para retardar ese proceso de recolección de las formas para activar ese mecanismo constitucional. Cada semana había agresiones en las puertas del CNE cuando acudíamos a buscar las planillas para que el pueblo manifestara su voluntad por el revocatorio. Luego, recogidas esas firmas, ella procedió a invalidar buena parte de las mismas y hubo que revalidar las firmas, con todos los obstáculos inimaginables. Pasado ese trago amargo, consorciada Lucena con el PSUV finalmente liquidó una vía constitucional de cambio y con ello fue abriendo el camino a la inestabilidad.

Las elecciones de gobernadores que debían realizarse en diciembre de 2016, no se efectuaron porque ella, siguiendo órdenes del PSUV,  optó por no hacerlas, siempre buscando un subterfugio. Con ello fue agregando más leña al fuego de la ingobernabilidad. En octubre de 2016, Tibisay Lacena en su última comparecencia pública, dijo que las elecciones pendientes de gobernadores se realizarían en el primer semestre de 2017 y la de alcaldes durante el segundo semestre de este mismo año. Con el objeto de retrasar la derrota del PSUV y en connivencia con el TSJ inventó la nueva legalización de los partidos cuando elecciones y legalización son dos procesos independientes. Así, llegados a finales de abril de 2017, Tibisay Lucena no ha vuelto a aparecer, no hay cronograma electoral y el país está inmerso en una conflictividad altamente costosa en vidas humanas, porque ella contribuyó a cancelar el voto como ejercicio de ciudadanía. A un pueblo que se le niega el derecho a votar, no le queda otra que manifestarse en la calle, con lo cual también se abre un espacio muy amplio para cualquier aventurero. Por esto te acuso, Tibisay Lucena.

Opinión – LaPatilla.com

Juan José Moreno A: Porqué insistir en las generales

 

8 mins ago Opinión

thumbnailjuanjosemoreno-4

En este momento se le plantea a la población como tema para resolver con la mayor urgencia, la necesidad de decidir sobre la estrategia a seguir en relación con el remplazo, destitución y nombramiento de sus nuevos funcionarios de elección popular; y aunque parezca fácil se trata de una situación realmente compleja que debe ser atendida tomando en cuenta su delicada dimensión.

Para nadie a estas alturas puede caber dudas sobre la necesidad de fijar elecciones para reemplazar a los alcaldes y gobernadores, en función no solo de salir de aquellos a quienes se les vencerán o se han vencidos sus plazos constitucionales de gestión, sino para rescatar las posiciones de poder de una población que requiere con premura restituir sus democracias regionales actualmente secuestradas por quienes se han constituido en auténticos enemigos del pueblo.

Pero paralelamente, existe el convencimiento generalizado sobre la necesidad de aplicar, de una vez por todas, la ansiada “patada” histórica que saque de la Presidencia de la República al peor jefe de Estado de toda la vida republicana del país y,  junto con él, a la camarilla de cómplices del desastre que sufre la nación, conformada entre otros por sujetos ampliamente señalados como delincuentes en sus más variados tipos de fechorías. No se necesita tener mucha disponibilidad de memoria, para saber a quienes nos referimos, solo recordemos.

Sobre todo eso estamos claro todos; pero cuidado, por una parte a raíz de pronunciamientos de Maduro en el sentido de hacer creer que es el “primero en estar ansioso” de que se realicen elecciones de gobernadores y alcaldes, se están formando matrices de opinión, entre las que destacan las de quienes ven las declaraciones del régimen como una suerte de trampa, su especialidad, para desviar la atención y frenar las protestas que se intensifican cada vez más. Suman a esta posición, opuesta a “morder el peine” y embarcarse en un proceso electoral en ese sentido, el hecho nada descartable de que unas elecciones con las autoridades electorales actualmente en funciones, estarían condenadas a un rotundo fracaso para la oposición. Por la otra, quienes consideran que después de la insistencia por parte de la oposición de reclamar elecciones regionales y municipales, resultaría contraproducente no aceptar las fulanas elecciones, aun con el grave riesgo que se plantean con la rectoría de las llamadas “cuatro comadres”

La otra cara de la moneda es que, de forma unánime y comprobable, el clamor general es por la “patada histórica” a Maduro, y lo que divide a la opinión pública nacional es: si se sigue insistiendo en ella sin renunciar a las estadales y municipales, o si nos concentramos sólo en la presidencial.

Es, como se aprecia, una situación que reclama del consenso de la población, por lo que personalmente considero que el foco principal debe seguir siendo el de elecciones generales, entre otras poderosas razones,  y en particular porque el pueblo reclama que le devuelvan su derecho constitucional a revocar al Presidente, que le fue robado en una burda maniobra judicial:  pero que el mecanismo a adoptarse sea aquel que aparte del camino a las actuales rectoras; y que, convencido de que debe ser el soberano quien exprese la última palabra, necesario será establecer el mecanismo para escuchar su voz y obedecer a su mandato.

@JJMorenoA

Opinión – LaPatilla.com

Jesús Elorza: Los juegos del silencio

 

4 mins ago Opinión

thumbnailjesuselorza-1

Recientemente se celebraron en la ciudad de Puerto La Cruz estado Anzoátegui, la XVI edición de los Juegos Universitarios de Centro America y el Caribe. Llamó poderosamente la atención que el referido evento no tuvo la promoción faramallera que ha caracterizado todas las actuaciones del gobierno en materia de espectáculos. Por el contrario, un cerco de silencio se apoderó del desarrollo de esta actividad deportiva. Los medios de comunicación carecieron de información sobre las entidades participantes y los resultados de las competencias.

Por Jesús Elorza

Sin embargo, poco a poco fueron saliendo a la luz pública los pormenores del encuentro universitario. La ruptura del silencio, permitió conocer que ocho países más la sede que era Venezuela, se hicieron presentes en el evento. En este punto, se prendieron las alarmas para los conocedores de la materia deportiva. ¿Que esta pasando aquí? Si en los juegos anteriores, celebrados en Panamá 2015 participaron 21 países ¿Como es posible que ahora solamente lo hagan 9?….esto es un retroceso de gran magnitud.

Al analizar, a los nombres de los países participantes Bolivia, Brasil, Colombia, Guatemala, Honduras, México y República Dominicana, teniendo además como invitada a la República de Mali, surgieron varias sorprendentes interrogantes:

¿Por qué estaban presentes en unos juegos del área Centro Americana países como ¡¡Bolivia!! , ¡¡Brasil!! ¡¡y la Republica de Malí !!?…..¿Obedece esto a los nuevos conceptos geográficos de la revolución socialista del siglo XXI o es un simple error por ignorancia?

Lugo de superar, el hecho insólito del nuevo mapa continental, se dieron a conocer los elementos técnicos- deportivos que configuran que los referidos juegos no pasaban de ser “Una Gran Farsa”:

– El Atletismo, que es el deporte rey de cualquier evento deportivo ¡¡Fue eliminado!! supuestamente por no existir una instalación para las referidas pruebas. Es bueno recordar que el Estado Anzoátegui es una de las regiones del país que cuenta con el mayor número de pistas sintéticas, por lo que resulta inaceptable la suspensión de esta disciplina deportiva de los referidos juegos.

– En baloncesto, Venezuela logro inscribir dos equipos en la rama masculina, la selección “A” y la selección “B” debido a que no se habían inscrito el número suficiente de equipos para validar el campeonato de este deporte.
– La mayor sorpresa se dio en las disciplinas de combate que al no contar con el número mínimo de participantes para validar las pruebas…..por orden del Ministro del Deporte y el Presidente del IND se procedió a inscribir ¡¡¡a atletas venezolanos como representantes de otros países!!! para poder cubrir los cupos reglamentarios.

En materia económica, es importante señalar que en los boletines del IND se informaba con bombos y platillos que el gobierno nacional había invertido 1.500 millones de bolívares fuertes para los juegos. Pero, guardaban absoluto silencio, sobre la norma que señala los pagos en divisas, que por concepto de alojamiento y alimentación de atletas, entrenadores y dirigentes debe realizar cada delegación participante….. ¿Cuanto suma eso y a donde fueron a parar esos dólares? O si `por el contrario, en términos de derroche la sede asumió el pago total de esos gastos…..el silencio cómplice, sigue rodeando a estos juegos universitarios….Lo peor que les pude suceder a los farsantes es creerse su propia farsa.

Opinión – LaPatilla.com

UNA HOJEADA AL EDUCADOR NEOCOLONIZADO

 

Redacción 4/30/2017 09:59:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest

UNA HOJEADA AL EDUCADOR NEOCOLONIZADO.
Ahí está el detalle.

En estos días finales de Abril, ¡Amigo mío!, -siendo testigo y parte- a la que hemos asistido, tanto nosotros en Valencia como nuestros compañeros en Caracas y demás estados del país, a más de siete masivas marchas Opositoras, con destino hacia las diferentes Defensoría del Pueblo. En especial nuestros amigos Opositores de la Capital que van con el propósito de entregarle personalmente, a Tarek Williams Saab, un documento para que éste se pronuncie y declare falta grave, al golpe de Estado perpetrado por el TSJ. Poder del Estado, secuestrado por Maduro, el cual rompió el hilo Constitucional de la República, cuando disolvió a la Asamblea Nacional y que, en su debido momento, la Fiscal General de la República, no vaciló en denunciarlo abiertamente…

En estos culminantes días de Abril, -por otra parte, ¡Mi compay!-, de contramarchas provocadoras y suicidas por parte de los oficialistas, quienes buscan obstaculizar y sabotear el desplazamiento de los manifestantes Opositores, los cuales van a pasos firmes, pero ahogados con el “gas del bueno”, en dirección al Centro de Caracas. Marchas pacíficas de la Oposición acompañadas por los atropellos, tanto de la PNB y de la GNB, con bombas lacrimógenas, plomo e instrumentos de tortura, como cadenas que terminan en bolas de cañón con erizadas puntas, y culatazos de escopetas, los cuales aterrizan sobre la humanidad de nuestros manifestantes…

En estos sangrientos días del Abril agonizante, ¡Ojo, mi hermano!, que van más de mil presos, hay heridos como arroz y alrededor de treinta asesinatos por parte del régimen de Nicolás Maduro, en nombre del Defensor del Pueblo. ¡Sí, amigo mío! Todos esos presos, heridos y muertos se habrían evitado si Tareck, se hubiese dignado en recibir a los representates de la MUD y el documento en cuestión…

Pinchar en la imagen para ver analisis de las palabras del hijo de Tarek W. Saab

En estos días fatales de un Abril moribundo, ¡Si señor!, hasta el estudiante universitario, Yibram Tarek, hijo mayor del Defensor del Pueblo y militante del PSUV, que no escondió su voz y presencia, también fue reprimido, en El Rosal, allá en Caracas, por las fuerzas del régimen, tanto militares como paramilitares. Los mismos que asesinaron, ese mismo día en que fue reprimido Yibram, al estudiante universitario Juan Pablo Pernalete, con una bomba lacrimógena en pleno pecho y ahora, con una “Acta de Defunción” chimba, adulteran la realidad del crímen cometido por ellos. Asesinato que le movió las fibras al jóven Tarek para dirigirse por escrito a su papá y twitearle: “-¿Y si el muerto hubiese sido yo, papá?-“. Él, manifestó a viva voz, exigiendo la liberación de los presos políticos, la celebración de elecciónes “Ya” y, la aceptación de un Canal Humanitario, como un Opositor más, que ve la realidad de nuestro Pueblo.

En estos poquitos días que quedan de Abril, para dar paso a un 1° de Mayo, el cual esperamos con “TERROR”, el joven Yibram Tarek no se conformó con protestar, pues, ni corto ni perezoso le envió al Defensor del Pueblo, su padre, una “Mensaje Público”, a través de twiter, en la que pide clemencia para que cesen las matanzas de Opositores… Mensaje que hasta hoy no ha tenido respuesta por parte de Tarek Williams Saab, su poderoso padre, porque en manos de él está la solución de nuestros problemas y de la República, si se une a la Fiscal General.

En estos postreros días de un ardiente Abril que está aunado a las amenazas, consumadas, de Maduro en sacar a Venezuela de la OEA; como ya lo hizo -pasándose nuevamente por el forro de las bolas a la Asamblea Nacional, con dirigencia Opositora y todo-… Pero, además, con las respectivas groserías e insultos a su Secretario General, Luis Almagro, y sin dejar a un lado las calumnias y chismes de Delcy y Maduro, contra cancilleres y presidentes de las repúblicas americanas como europeas.

En fín, mi buen amigo, en estos últimos días del Abril que le dió coraje e impulsó a la Oposición, sacándola de la depresión de aquella emboscada de Maduro. Él, Con su falso DIÁLOGO a finales del año pasado y que hoy pretende hacer lo mismo, para volver a oxigenarse. Te puedo decir, mi pana que, con todo esto que te he contado, ha habido un tiempito para dedicárselo a mi hija, Charlott Rossaly, dizque para bajar el estrés.

¡Viejo!, te informo que mi hija es docente como yo, pero al nivel de Técnico Superior Universitario (TSU). Ella, se desempeña como maestra de Preescolar en un hermoso y acogedor salón de clase perteneciente a un renombrado y prestigioso Colegio Municipal de la Alcaldía de San Diego, con todos sus servicios, como debe ser una institución escolar, para el buen desarrollo biopsicosocial del alumnado infantil.

Es el caso, ¡Mi Compa!, que la Zona Educativa de Carabobo, como las demás del país, organismos dependientes del Ministerio de Educación y, que bajo sus ordenes han oficiado a todos los planteles públicos y privados, para que los educadores con TSU, homológen su títulos al de Licenciado en Educacíon, en sus respectivas especialidades, en un plazo de tres años. Por lo tanto mi muchacha, se vé en la obligación de sacar su título; pero, no, en ninguna universidad autónoma que ella escoja. Tiene que ser en una universidad dependiente del régimen. “Ahí está el detalle”, como diría Cantinflas…

Te cuento, entonces, que Charlott me pidió orientación para la nueva experiencia educativa universitaria a la que debe enfrentarse durante los próximos años. Y, yo, me comprometí a ser su compañero de estudio y tutor. Por lo tanto, tenía que revisar y familiarizarme con el pensa de Estudio, de su carrera. Por lo tanto, me aboqué a su pedimento y durante casi dos semanas me sumergí en internet a investigar las materias del primer semestre… -¡Quedé loco y sorprendido!-. Es un lavado de cerebro, lo que van a cursar los futuros licenciados. Para muestra un botón. Tomaré un autor y una de sus “obras” y veremos si tus conclusiónes se asemejan a las que intentaré resumir.

De acuerdo a lo que leí en la obra del Profesor Luis Antonio Bigott, EL EDUCADOR NEOCOLONIZADO, he sacado la conclusión de que los maestros de las escuelas primarias, en aquella época de los años 60, 70 y 80, del siglo pasado, eran unos “INFORMANTES” al servicio del Imperio Yanqui.

-¡Verga!, y yo no lo sabía. En otras palabras, mis maestros, como mi paisano Fiel de Jesús Malave, eran unas ratas. Según el autor de ese libro-. Al parecer del mencionado “profesor”, los Docentes de aquellos años, eran unos “SAPOS” que les rendían cuenta al gobierno de turno, delatando a padres y representantes, luego de sacarles información a sus inquietos alumnos.

-¡Coño!, yo era otro sapo en mi época de estudiante y luego, como Profesor activo, en palabras de este piazo é vaina de hombre-

-¡Carajo! Y mis maestros eran unos ZOMBIS al servicio del Estado Policíal adeco_copeyano, por lo que analiza, describe y narra éste engendro del “Profesor” Bigott, en su libro-.

-¡Que lumbrera, de payaso comunista, este hombre!-.

¡Que Bolas! A juicio del Luis Antonio Bigott, en su obra “EL EDUCADOR NEOCOLONIZADO”, han sido educadores, quienes por un conjunto de fases sucesivas en una operación artificial, son zombificados para tomar forma corporal del espíritu neocolonial. Los cuales, mantienen al resto del gremio docente, obedientes y de rodillas ante el gigante del Norte. Así pués, que cuando los Docentes de aquel tiempo pronunciaban algunas palabras, sólo hablan del imperio como su patria, su todo. Entónces, como te lo comento, él, encuentra la estructura interna que hace funcionar estratégicamente el plan colonizador utilizado por el Imperio Yanki, para mantener dócil a la población venezolana.

¡Chico!, al darle una hojeada al Educador Neocolonizado, creo que este bendito e inescrupuloso “profesor”, habla de una cruda realidad que viven países comunistas. Esta realidad, ficticia y con mala intención, se la implantó a nuestros cuarenta años de verdadera democracia y de progreso. Tergiversó nuestra verdad en las lineas de este putrefacto libro, para lavarle el cerebro a los que no vivieron aquella época.

Es lamentable que mi hija se vaya a basurear con esta ideología durante tres años. Por ella y sus compañeros de estudios, debemos seguir en las calles hasta que éste nefasto régimen Comunista desaparezca de Venezuela.

JESÚS FRANCISCO GÓMEZ  @chuitoelderosa 

jfglrb.gomez@gmail.com

LA CONTRARREVOLUCIÓN

 

Redacción 4/30/2017 09:10:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


LA CONTRARREVOLUCIÓN

El único que pierde en este mundo, es él que no lucha por su libertad.

La contrarrevolución; es la ofensiva política que ejercen los ciudadanos que desean revertir los efecto de una revolución. La oposición venezolana se encuentra en la calle librando una ardua lucha para cambiar los terribles efectos que les ha traído la revolución castrocomunista del siglo XXI.

La contrarrevolución no es otra cosa que poner orden dentro de los destrozos que dejan las revoluciones mal fundadas y dirigidas. En Venezuela se vive una involución causada por unos personajes que con sus ansias de poder han destruido todo lo que les incomoda en su camino, la constitución ha sido cambiada por decretos y violada por capricho, los poderes corrompidos para obtener lealtad, las empresas sometidas para enriquecer a los funcionarios de oficio y el ciudadano engañado para mantener el fraude populista.

Los venezolanos contrarrevolucionarios están pidiendo un gobierno de transición para poder depurar todos los poderes públicos, cambiar la directiva electoral, hacer un nuevo censo de electores y , así poder realizar unas elecciones manuales y transparentes.

No hay que tenerle miedo a la palabra contrarrevolución ya que el ser humano está acostumbrado a los grandes cambios, pero en este momentos los cambios que quieren los venezolanos son cambios de progreso, donde la igualdad no sea de clases sino cultural, donde la libertad no sea sólo caminar por la calle, donde el ser rico no sea satanizado, que la protestas sean un derecho y no una traición, una contrarrevolución donde la patria pase a ser una república.

La contrarrevolución que se está viendo en estos momentos en Venezuela no está en manos de los líderes opositores porque ellos no quieren arriesgar nada por nada, está en manos de la sociedad civil que es la que está sufriendo los efectos de una revolución socialista-comunista, una sociedad que no está dispuesta a seguir por el camino equivocado del retraso y la represión.

Los cambios no son nada fácil y más dentro de una población donde el facilismo y las promesas electoreras le han hecho mucho daño al ciudadano de a pie, que por su poca preparación, estos caudillos revolucionarios los mantienen dentro del folgo (1), para que no sepan lo que es la civilización y el buen vivir.

Ya basta de cuentos nacionalistas, de las raíces y los legados, los venezolanos quieren volver a ser los ciudadanos dignos que eran respetados en todo el mundo y no humillados en otros países por culpa de las malas políticas de sus dirigentes.

Venezuela pide un cambio y por ese cambio se debe escuchar las palabras de Plutarco.

“ Hay maridos tan injustos que exigen de sus mujeres una felicidad que ellas mismas violan, se parecen a los generales que huyen cobardemente del enemigo, quienes sin embargo, quieren que sus soldados sostenga el puesto con valor”

Esta contrarrevolución le debe devolver la dignidad al ciudadano, el honor al militar, el valor al político, la fe a los cristianos y el amor por Venezuela a los niños.

Cuando se quiere volver a reinventar, se debe perder el miedo al pasado y al fracaso, porque nada crece o se fortalece, sin sacrificios y riesgos.

Luis F. Córdoba R @lfcr81

para atracoalpueblo.com

(1)folgo = bolsa de pieles para abrigar los pies cuando se está sentado.

CRISIS TERMINAL/ EL MONSTRUO AGONIZA

 

Redacción 4/30/2017 12:04:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


CRISIS TERMINAL / EL MONSTRUO AGONIZA

Mi país sufre la peor crisis de su historia. Como en toda dictadura de izquierda, el gobierno aglutina todo el poder en manos de una sola persona, quien amparada en un ideal, esclaviza, tortura y asesina a sus ciudadanos. Cualquier forma de dictadura, de derecha o de izquierda, es repudiable pero las dictaduras de izquierda son mucho más atroces, pues con sus argumentos humanitarios, y omnicomprensivos logran mantener a la población sometidos bajo engaño –manipulados- por largos períodos de tiempo y, normalmente, cuando reaccionan es porque la realidad sobre pasa cualquier ideal o aspiración romántica dejando países devastados y sociedades completamente deprimidas. Los teóricos de la revolución de pacotilla que nos enluta día a día, crearon un monstruo, una idea deforme, ineficaz, injusta, viciada, corrupta, la cual ahora los importuna y tal como en la famosa historia de Frankenstein, dicho esperpento resultó un cúmulo de fracasos, y ya casi los destruye dejando a nuestra patria mal herida 

El régimen venezolano es una muestra concentrada de las dictaduras socialistas del siglo XXI. Con el Intergaláctico se inició un retroceso democrático que colapsó con el Madurismo/Diosdadismo por la falta de moral y de consistencia discursiva, pura labia violenta y amenazante es lo que sale de sus fauces. 

Desde que desdichadamente Nicolás Maduro llegó a la presidencia de Venezuela, se ha violado las constitución más de 300 veces, según estudios elaborados por conocidos abogados constitucionalistas; la familia presidencial se ha visto seriamente comprometida con el tráfico internacional de drogas, apoyada por una cúpula militar conocida como el Cartel de los Soles, dirigido por el segundo hombre más poderoso del país, el Tenientico Diosdado Cabello Rondón, que son los más radicales del régimen y se niegan a aceptar la constitución de la patria si ello implica perder sus privilegios y su salida del poder. 

El máximo Tribunal de la República ha dado sustento al desconocimiento del Poder Legislativo nacional, electo por más de 14 millones de venezolanos y el resto de los poderes públicos ha mantenido un silencio cómplice e igual de criminal que el del Poder Ejecutivo. El Consejo Nacional Electoral, siguiendo instrucciones a cambio de mucho dinero, se niega a realizar las elecciones ya vencidas según la Constitución, como las de gobernadores que debieron realizarse el pasado diciembre, impidió el revocatorio, también constitucional y ahora manteniendo ilegalizados a todos los partidos políticos de oposición. 

Por su parte el Poder Moral (calificativo que les queda grande), sigue el juego antidemocrático inhabilitando y apresando ilegalmente a los disidentes. Para la mayoría de los integrantes de Poder Moral la ruptura del hilo constitucional cometida por los magistrados del Tribunal Suprema de Justicia, no es una falta grave, ni requiere una investigación, como tampoco lo es la violación de los derechos humanos de quienes no tienen alimentos, medicinas, servicios públicos y que salen a manifestar siendo reprimidos brutalmente con armas de fuego y sustancias tóxicas. Tampoco se ejercen acciones frente a la violación masiva de los derechos políticos de los venezolanos que piden un cambio democrático y electoral. 

Si en algo puede destacar el narcorégimen es en la rapidez con la que destruyó el país más rico del continente. Destaca por tener una sistema en el que concurre todo lo malo del mundo: frente al pregonado socialismo seguimos teniendo grandes capitales acumulados en manos del grupo de corruptos y enchufados, no hay libertad de expresión, ni seguridad, no tenemos un desarrollo educativo, teconológico, industrial o deportivo, el hampa ha alcanzado todos los estratos sociales impunemente, la infraestructura general de la nación está destrozada, el campo abandonado y las riquezas naturales hipotecadas a gobiernos inescrupulosos a los que no les importa el destino del país y lo peor, lo más duro de todo, las calles teñidas de sangre, dolor y desesperación por la pérdida de valores ciudadanos. 

El despertar del pueblo venezolano llegó y es irreversible. El espíritu de cambio se alimenta con cada bomba lacrimógena, con cada muerto, con cada detenido del régimen opresor. El pueblo de Venezuela desnudo y con manos arriba, se enfrentan a la fuerza de las tanquetas blindadas que “reparten paz” (la paz de los sepulcros), en lugar de defender la soberanía y la constitución. Pero cuanta mayor es la represión mayor es la convicción y la resistencia. La farsa y doble moral de la boca para afuera cuando dicen que no les importa el “que dirán” internacional y por otra parte haciendo fechorías criminales infiltrados en las marchas y protestas para quedar como víctimas de la supuesta violencia opositora 

Mi pueblo ha aprendido la más dura de las lecciones de la historia republicana y es muy difícil que abandone las calles hasta que se restablezca el orden constitucional y se escuche su voluntad. Estoy seguro que los militares que no están comprometidos con la cúpula o el narcotráfico están a un paso de asumir el rol que les corresponde para devolver la democracia a todos los venezolanos, sin que eso pueda considerarse golpe de estado porque lo harán en estricto apego a la Constitución de la República. 

La comunidad internacional y todos los venezolanos estamos apretando el paso para deponer como sea a los rufianes más perversos de nuestra historia, los que están dando la pelea en territorio patrio y los que nos tocó dejar la patria y dar testimonio ante el mundo de la crisis que atraviesa nuestra amada Venezuela. Para la reconstrucción de la patria hacemos falta todos, civiles, militares, políticos, empresarios, trabajadores, obreros, profesionales, ¡Tiemblen los narcorrevolucionarios! porque ni las ideas, ni el sentimiento desaparecen con la fuerza de las armas , la represión y los atropellos . Ya les llegó la hora de rendir cuentas al pueblo que sin duda, les está demandando por sus abusos e ineficiencia. Sin duda estamos presenciando la agonía, los últimos estertores del monstruo chavista.

Desde mi exilio forzado , sigo sufriendo con mi pueblo y luchando con lo único que me queda MI PLUMA y PALABRA. 

José Gregorio Briceño Torrealba

El Gato Briceño 

¡QUE SE VAYAN TODOS!

 

Redacción 4/29/2017 09:37:00 p. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


¡QUE SE VAYAN TODOS!

En estos tiempos de rebelión y en nuestra lucha, contra el régimen de Nicolás y sus compinches, a estas alturas nos invade un sentimiento de angustia y desesperación, ahí es cuando surge una frase desde el alma, desde lo más profundo de nuestro ser: ¡Yo lo único que quiero, es que se vayan todos ya!.

Investigando me doy cuenta que este lema, si podemos denominarlo así, no es nuevo, fue un lema surgido espontáneamente en Argentina en el curso de las protestas populares, piquetes y cacerolazos que caracterizaron la crisis de diciembre del 2001. Igualmente en Ecuador, en abril de 2005, hace apenas 11 años,  se gritaba en las calles la misma consigna: Que se vayan todos!. Con ella se expresaba la crisis de representatividad y el desencanto completo de la población respecto de sus dirigentes, exigiendo la renuncia masiva de los gobernantes, cualquier parecido es pura coincidencia, así tal cual nuestro sentir al día de hoy.

Es que los venezolanos estamos en crisis. Pedimos y casi suplicamos la renuncia del gobierno hace unos cuantos años ya, pero lamentablemente no hemos logrado aún deslastrarnos del nefasto régimen que nos mantiene sumidos en la miseria más absoluta, producto de la irresponsabilidad, la falta de planificación y la corrupción de quienes hoy dirigen el país.

Creo que desde la oposición hemos querido respetar a quienes piensan distinto, colmarnos de tolerancia, situación que se torna cada día más cuesta arriba, cada vez que el régimen responde a nuestra actitud, utilizando la violencia como arma letal, el arma de los que no tienen razón, abusando del poder de los cargos que ostentan para atropellarnos a todos. Por eso se hace cada día es más difícil soportarlos, porque han generado una división y han sembrado odio entre los venezolanos, abriendo heridas muy difíciles de cerrar.

Es así como las manipulaciones vienen y van, de aquí para allá, en una suerte de danza interminable de dimes y diretes. Para quienes no viven de la política, resulta incoherente y es aún más complicado entender porque cuando al levantarse todos los días si no consiguen las cosas más elementales para subsistir, cuando no pueden dar de comer a sus hijos o no consiguen las medicinas para tal o cual enfermedad. No se puede entender nada….cuando el futuro es tan incierto y cuando sufrimos un dilema diario, sin oportunidades, en un clima de inseguridad brutal, y aun así tenemos que entrompar la vida con coraje e intentar salir adelante entre tanta adversidad, ante todo esto resulta incomprensible cualquier discurso. Es así de este modo, que la vida se nos torna “chiquitica” y surge casi de inmediato la frustración, entonces es allí cuando tomamos aire y lo único que podemos entender es: No nos queda otro camino que transformarnos y asumir el compromiso que se nos presenta, grandes como somos, nos convertimos  en venezolanos de pura cepa.

A manera de ejemplo y como reflejo de este sentir, ocurrió recientemente un evento en plena protesta, cuando al retirar las paredes metálicas de los camiones de la Guardia Nacional Bolivariana para dar paso a las tanquetas una manifestante decidió dar un paso al frente y colocarse ante ellas.  Fue una señora de edad avanzada  de origen portugués a quien denominamos: “Señora Libertad”. La señora se planta frente a una tanqueta o “rinoceronte”, como llaman a ese vehículo antidisturbios en Venezuela, y no se mueve de ahí a pesar de que le lanzaban gas lacrimógeno del bueno. Llevaba una bandera venezolana atada al cuello, una gorra con los mismos colores y una mochila. Nada más, ni un casco, ni una máscara, mucho menos una bomba molotov. Solo una toalla para cubrirse la nariz de rato en rato y así aguantar los efectos del gas.

El oficial que conduce el blindado la empujó suavemente con la intención de que se moviera, mientras el otro, que maniobraba el arma para lanzar gas lacrimógeno, le arrojó un cartucho, ambos sin efecto. Así cada vez que la tanqueta retrocedía para esquivarla, ella avanzaba, de esta manera impidió el paso del vehículo e incluso lo obligó a retroceder unos metros, dejando atónitos por un momento tanto a manifestantes como a policías. La mujer participaba en la marcha opositora con actitud pacífica y estaba muy cerca de los efectivos de seguridad, en algunos momentos se mantuvo fija frente a los oficiales, quienes intentaron quitarla con agua a presión. Otros manifestantes intentaron llevarla a resguardo y tampoco obtuvieron resultado intentaron convencerla para que se apartara. Se negó rotundamente. La señora no aceptó entrevistas en medios de comunicación, no buscaba fama, ni mucho menos,  se encomendó a Dios, sabía que la protegería, porque su lucha es por volver a tener el país maravilloso que consiguieron ella y sus padres cuando emigraron de Portugal.  Más Valiente, heroica, y esperanzadora imposible, un ejemplo para todos, así es nuestra mujer venezolana, Dios la bendiga!

Otro acto heroico estuvo en cabeza de un joven estudiante de la Universidad Central de Venezuela. Se llama Hans Wuerich, quien recorrió las calles de la ciudad capital en plena protesta. Desnudo enfrentó de manera pacífica a las autoridades, animado por el ejemplo de la señora, harto, ostinado, acabado y desprotegido, sin comida, sin medicinas, sin vida social activa y sin oportunidades, haciendo grandes esfuerzos para lograr su título, caminando del cuarto al metro, del metro al bus, del bus al campus, del campus al bus, del bus al metro, del metro al cuarto, del cuarto a la oración, luego de evaluar formar de llamar la atención decide alzar su voz de este modo, el joven avanzó, a paso normal, hasta llegar a la barrera que formaban agentes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB),  se monta en una tanqueta para después terminar siendo reprimido con gas lacrimógeno y perdigones, este hombre, que sosteniendo en su mano una biblia y solamente portando calcetines y tenis pedía a gritos “no lancen más bombas”, se ha convertido en un símbolo de lucha de un pueblo que clama en las calles la libertad de Venezuela.

Si seguimos, son incontables las demostraciones de valentía de nuestros ancianos y  jóvenes, pero la realidad es que frente a los acontecimientos  pareciera que el gobierno no abre los ojos para darse cuenta que: No los queremos más. El último balance de las protestas es terrorífico, asciende a 1.584 arrestos, de esta cifra, 715 personas siguen detenidas, 29 muertes y 437 personas han resultado heridas. Todo ello con el agravante de las últimas declaraciones de la Fiscal del Ministerio Público, que se muestra absolutamente incompetente para el desempeño de sus funciones, convicta y confesa expresó que existen personas que están innecesariamente privadas de libertad porque los tribunales les han impuesto condiciones que el Ministerio Público no ha dado, todo ello además de denunciar arrestos arbitrarios etc, es decir, a buen entendedor pocas palabras, a confesión de parte relevo de prueba, el Ministerio Publico está pintado en la pared, bien gracias.

Frente a esta grave situación, pienso que ya no hay vuelta atrás, y no la hay porque ya no es posible resolver el problema mediante el dialogo, cuyo experimento resultó francamente nefasto, tampoco podemos ir a  elecciones ni generales ni regionales, porque Maduro cerró toda posibilidad de contarse al enfrentar venezolanos contra venezolanos y derramar la sangre de venezolanos por las calles de nuestras ciudades, de modo que tanto él como todo su tren ejecutivo, han cometido de manera púbica y flagrante numerosos delitos de lesa humanidad por los que en justicia, deben responder.

La única salida es que el pueblo continúe presionando y alzando su voz, porque la voz del pueblo es la voz de Dios, por lo que debe mantenerse en las calles hasta que el gobierno se rinda, a los efectos de poder abrir un canal humanitario para alimentos y medicinas, liberar a los presos políticos, se restaure la institucionalidad y la democracia al país, y solo entonces ir a un proceso electoral con un árbitro transparente y confiable.

Los venezolanos mientras tanto entendemos que es la hora del pueblo, y como estamos cada día más decepcionados de nuestros líderes, frustrados frente a imponentes realidades como la pobreza y miseria, la dependencia y destrucción de valores, avanzamos. A los venezolanos no nos interesa el socialismo ni sabemos ni entendemos con qué se come eso, estamos ante una sociedad tan confundida y viciada por la manipulación de grupitos que solo buscan su propio beneficio, de izquierda o de derecha, unos que pretenden recuperar privilegios y otros perpetuarse en el poder, que ya no creemos en nadie más que en nosotros mismos.

Nicolás ha provocado una fractura en la conciencia de los venezolanos por lo que se hace urgente un cambio radical en las políticas, cambio éste que abra una ventana a la armonía de todos los factores por la paz y el progreso.  Pero para ello, hay que limpiar la casa, Venezuela necesita demócratas, gente progresista, Venezuela necesita venezolanos, como la señora o el joven de la tanqueta,  por lo que resulta urgente que se vayan todos estos denominados “socialistas” que cuestionaron las conductas y políticas oportunistas de los movimientos y partidos anteriores para conducirnos a la deblace que vivimos hoy en día, estos que se dieron a la tarea de deslegitimar  los cinco poderes del Estado, dadas las prácticas mafiosas de reparto de la función judicial, organismos de control, y electorales con la única intención de ganar espacios para la corrupción y el abuso de poder.

Queremos que se vayan todos, toditos y, se lleven bien lejos toda su energía maligna, su carga de odios, sus divisiones, sus rabias, sus frustraciones, sus injusticias, sus jueces y funcionarios corruptos, llévense las solidaridades automáticas que tanto daño han hecho al país, carguen con sus paquetes de ideologización para otra parte, empaquen sus teorías económicas y a sus nefastos economistas y remolquen a todos los que hayan atentado contra la libertad de expresión.

Ah y por favor! No se les ocurra dejar aquí la mediocridad, llévense sus colas, sus cadenas y sus listas. No se olviden de cargar con las armas que repartieron y que han acabado con muchas vida útiles, diezmando a nuestra población brutalmente, llévense de una vez por todas a sus bandas de malandros y “pranes” que aquí estoy clara que nadie los quiere. Váyanse ya! Y llévense de una vez por todas, la oscuridad, el destrozo, la suciedad, las groserías, la tristeza, la desolación y la miseria en la que han sumido al pueblo venezolano. 

María Auxiliadora Dubuc  @mauxi1 

Enviar este artículo a tus seguidores

Los gobernadores y la imposibilidad de prohibir el derecho a manifestar; por José Ignacio Hernández

 

Por José Ignacio Hernández G. | 30 de abril, 2017

 

Fotografía de Andrés Kerese / Haga click acá para ver la galería completa

Fotografía de Andrés Kerese / Haga click acá para ver la galería completa

Algunos Gobernadores del oficialismo (en los estados Yaracuy, Vargas y Táchira) dictaron Decretos que regulan y restringen el derecho a manifestar, lo que ha generado reacciones, al considerarse que tales Decretos violan tal derecho.

¿Pueden los Gobernador prohibir o regular el derecho a manifestar?

Lo que establecen los Decretos

El 24 de abril los medios de comunicación reseñaron que el Gobernador del estado Yaracuy había dictado el Decreto N° 3.941, que “prohíbe la participación de encapuchados o enmascarados en manifestaciones, colocación de cauchos, basura o demás artefactos que interrumpan las vías públicas, llevar artefactos incendiarios y cualquier otra acción que violente el estado de derecho”. Según las noticias, el Decreto permitiría arrestar a quienes estén encapuchados.

El 28 de abril los medios reflejaron que el Gobernador del estado Vargas, mediante el Decreto N° 051, dictó similares medidas. El Decreto prohíbetoda acción dirigida a la alteración de la paz social y el quebrantamiento del orden público mediante manifestaciones de calle que generen violencia”.

Finalmente, ese mismo día los medios señalaron que el Gobernador del estado Táchira, a través del Decreto N° 175, prohibió “las manifestaciones de calle que “generen violencia” a la población de esa entidad regional”.

Pude revisar el Decreto N° 175, pues está cargado en la página web de la Gobernación. Su objeto central, de acuerdo con su artículo 1, es prohibir “toda acción dirigida a la alteración de la paz social y el quebrantamiento del orden público, mediante manifestaciones de calle que generen violencia, zozobra y terror a la población, con el propósito de obstaculizar las vías públicas para impedir el libre tránsito e incitando a la perpetración de actos vandálicos que trae como consecuencia que bandas armadas o grupos de delincuencia organizada atente contra la integridad de las personas y la propiedad pública y privada, causando estragos, catástrofes e incendios con el propósito de subvertir el orden constitucional y paralizar el servicio de transporte público o privado”.

También se prohíbe, en el artículo 2.5, “cualquiera acto que pueda poner en peligro los derechos humanos, producir perjuicio emocional, social, económico o de desestabilización en el normal desenvolvimiento de las personas”. El artículo 4, por su parte, prohíbe “realizar manifestaciones o disturbios con ocultamiento de la identidad visible o perceptible de sus ejecutantes mediante el usode capuchas, pasamontañas o facsímiles de rostros”, pues ello se considerará “como parte de la ejecución de actos vandálicos o terroristas”.

Los Decretos son inconstitucionales pues usurpan funciones del Poder Legislativo

No puede limitarse el derecho a manifestar reconocido en el artículo 68 de la Constitución a través de Decretos, como han hecho las Gobernaciones de los estados Yaracuy, Vargas y Táchira, pues solo la Ley puede limitar ese derecho.

Esto es lo que se llama “reserva legal”: la restricción a los derechos fundamentales, como el derecho a manifestar, solo puede ser acordada por el Poder Legislativo, o sea, mediante Ley. Por lo tanto, los Decretos (que tienen un rango inferior a la Ley) no pueden restringir derechos fundamentales.

Es por ello que la regulación del derecho a manifestar, principalmente, deviene de una Ley, a saber, la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones.

Por lo tanto, estos Decretos, al restringir el derecho a manifestar, usurpan funciones del Poder Legislativo en violación a la Constitución.

Las prohibiciones indeterminadas desconocen el derecho a manifestar

Los Decretos también violan la Constitución, pues desarrollan prohibiciones tan imprecisas que, en el fondo, ellas terminan desconociendo el derecho a manifestar.

Para ello, estos Decretos acuden a uno de los conceptos más imprecisos del Derecho Público: el “orden público”. En el caso del Decreto de Táchira, como vimos, se prohíbe “toda acción dirigida a la alteración de la paz social y el quebrantamiento del orden público, mediante manifestaciones de calle que generen violencia, zozobra y terror a la población”. Cabría preguntar: ¿cuándo una manifestación altera la paz social y el orden público? ¿Cuándo una manifestación puede causar perjuicio emocional?

Una de los métodos empleados para justificar violaciones a derechos humanos es con prohibiciones que son obvias. Cualquier lector desprevenido que lea este Decreto dirá, y con razón, que esas prohibiciones no agregan nada, pues ciertamente, el derecho a manifestar no puede justificar la realización de actos violentos, contrarios al orden público, o actos terroristas.

Ese es el detalle, precisamente. Las “prohibiciones obvias” basadas en la “protección del orden público”, facilitan restricciones a los derechos fundamentales, en la medida en que el “orden público” es un concepto lo suficientemente amplio como para justificar cualquier violación a esos derechos.

Como ejemplo, podría citar la regulación de comunicaciones en la U.R.S.S., que prohibía utilizar el teléfono “para fines contrarios a los intereses del Estado y del orden público”. También puedo recordar que en 1984 de Orwell, el Ministerio del Amor era el encargado de mantener la ley y el orden.

Por ello, una de las justificaciones más usadas para desconocer y desnaturalizar el derecho a manifestar es el orden público. Esto fue lo que sucedió en 2014, cuando la Sala Constitucional quiso desconocer ese derecho para la defensa del orden público, tal y como expliqué aquí en Prodavinci.

No es casual que hace no mucho el Gobierno “aclaró” que su intención no es reprimir el derecho a manifestar, pues sus acciones se orientan a resguardar el orden público. Desde la perspectiva de los derechos humanos, esta aclaratoria, y los Decretos comentados, evidencian que el orden público es, tan solo, una excusa para reprimir no solo el derecho a manifestar, sino además, el derecho a la vida ya la integridad personal.

La “presunción” de terrorismo

Otra violación presente en estos Decretos es la degeneración de la palabra “terrorismo”, como justificación para desconocer el derecho a manifestar. Esto es evidente en el Decreto de Táchira: usar cualquier elemento que cubra el rostro es considerado “como parte de la ejecución de actos vandálicos o terroristas”.

Es decir, que si usted, amigo lector, acude a una marcha con un pañuelo para protegerse de la represión de las fuerzas públicas mediante el uso abusivo de las bombas lacrimógenas, se convierte de inmediato en un terrorista, lo que podría servir de excusa para practicar detenciones masivas, como ya sucedió en el pasado.

¿Y los derechos humanos?

Estos Decretos, finalmente, solo se enfocan a restringir el derecho a manifestar con base en prohibiciones imprecisas, sin preocuparse en modo alguno por garantizar la protección de los derechos humanos de los manifestantes, como ordena el artículo 19 de la Constitución.

Con lo cual, el verdadero peligro tras estos Decretos es que ellos pretenderían justificar, bajo el paraguas del orden público, la sistemática violación de los derechos humanos que se han realizado en las manifestaciones llevadas a cabo en las últimas semanas, ante el uso desmedido de la fuerza. Ello no solo viola Tratados de Derechos Humanos y la Constitución, sino incluso, las propias Normas que el Gobierno dictó para asegurar el uso progresivo y diferenciado de la fuerza.

Frente a estos inconstitucionales Decretos, solo cabe recordar lo dispuesto en el artículo 25 de la Constitución: todo acto que viole los derechos constitucionales es nulo, y los funcionarios que lo orden o ejecuten incurren en responsabilidad.

Rafael Uzcátegui: “El supuesto gobierno de los pobres se quedó sin pobres”; por Hugo Prieto

Actualidad

 

Por Hugo Prieto | 30 de abril, 2017

 

Rafael Uzcátegui retratado por Gabriel Méndez

Rafael Uzcátegui retratado por Gabriel Méndez

El balance en materia de Derechos Humanos que hace Rafael Uzcátegui, sociólogo y director de Provea es alarmante. El gobierno sustituyó la Constitución por el estado de excepción, promulgado en mayo de 2016. Al suspender el derecho a la participación electoral, se ha configurado una situación que Provea no duda en calificar de dictadura.

Pero hay más, porque a raíz de la aplicación del Plan Zamora, apareció en Venezuela la figura del paramilitar que actúa bajo el amparo del Estado. “Son grupos que rápidamente degeneran en estructuras delincuenciales, que controlan territorios y tienen poder económico”. Lo que viene a agravar un cuadro de inseguridad que ya era dramático.

Tanto en Provea —como en otras organizaciones de Derechos Humanos— se están documentando las actuaciones ilegales de estos grupos paramilitares, no para demandar justicia hoy, sino mañana. Uzcátegui explica por qué. “El sistema de justicia que tenemos no solo es inoperante, sino que hay un sistema de justicia paralelo, conformado por ciertos tribunales (incluidos tribunales militares) y el Sebin, que actúan de manera arbitraria y unilateral para aplicar —entre comillas— justicia. Nuestra apuesta es a futuro, documentar y tener todos los elementos posibles para que el día de mañana, cuando se apliquen mecanismos de justicia transicional, cuando pasemos de una dictadura a una democracia, podamos procesar estos casos”.

¿Cuál es la situación de los Derechos Humanos en Venezuela?

Desde 1989, un año después de la fundación de Provea, venimos haciendo nuestro informe anual y con base en los datos que tenemos, te puedo decir que estamos en el peor momento de la historia de Provea en materia de Derechos Humanos. Hay una situación de pobreza alarmante. Si haces una proyección de las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas del año 2013, hoy en Venezuela tenemos a más personas en situación de pobreza que las que consiguió Chávez cuando llegó al poder. La proyección se hace asumiendo que el crecimiento de la pobreza se ha mantenido igual que en 2013, cosa que no ha sido así. La cifra es conservadora: 14 millones de personas están en situación de pobreza, antes de Chávez había 12,5 millones. Tenemos una situación de alta inflación, desconocida para los venezolanos, así como de escasez y carestía.

Un hecho innegable es la contracción de la economía venezolana. Ciertamente, se trata de una apreciación conservadora.

En Venezuela no hay cifras. 2017 será el primer año en que Provea presentará su informe anual sin cifras oficiales, porque la memoria y cuenta de los ministerios se ha convertido en secreto de Estado. La información que nos han dado algunos diputados a la Asamblea Nacional es que esas memorias y cuentas, que fueron presentadas ante el Tribunal Supremo de Justicia, no existen. Las cifras son refutables. Ya el año pasado, con base en la información oficial, habíamos establecido que la cifra de construcción de un millón de viviendas era falsa. El retroceso es palpable. La inclusión, que fue la gran bandera de Hugo Chávez, ha desaparecido. Enfrentamos, además, una situación grave y de retroceso en materia de derechos civiles y políticos.

El voto, por ejemplo, es un derecho que quedó suspendido a raíz de la decisión que tomó el Consejo Nacional Electoral con relación al referéndum revocatorio. ¿Qué otros derechos se encuentran en una situación similar?

El derecho a la asociación y reunión pacífica que, además, engloba a otros derechos, entre otros, la libertad de expresión y manifestación. Si no han sido suspendidos, al menos han sido acorralados. Aquí hay un sector de la población al que se le ha calificado como terrorista por su orientación ideológica. Además, ha sido criminalizado y hostigado a través de diversos mecanismos, uno de ellos —el más reciente— es el Manual del Combatiente Revolucionario. Un libro que contiene nombres, fotografías y direcciones de personas, para que supuestamente el pueblo o alguien accione contra ellos, lo que pone en riesgo la vida y la integridad de esas personas. Tenemos, además, el derecho a la libertad de expresión y el caso escandaloso de las declaraciones de la Fiscal General, las cuales no fueron transmitidas en su momento por el sistema nacional de medios públicos. Igualmente, podemos mencionar el derecho a la integridad personal.

Eso es lo que hemos visto a lo largo de este mes. El balance de la fiscal general es revelador: 26 personas fallecidas, 1.289 detenciones y 437 heridos durante las manifestaciones de protesta. Cifras, además, que constantemente hay que actualizar.

Por eso nos parece tan valioso el video en el que el diputado Freddy Guevara rescata a una persona de ser detenida, porque hay una alta proporción de que las personas que son privadas de libertad sufran tratos inhumanos, crueles o degradantes o torturas. Prácticas que fueron sancionadas por la ley en 2003. Hay personas que solamente por ser identificadas en una movilización han sido detenidas. Hemos recibido denuncias de personas que estando detenidas les han lanzado una bomba lacrimógena. Los patrones de actuación son inhumanos, y se han agravado con la implementación del Plan Zamora, porque tiene dos componentes que no están entrenados para eso: los militares y los grupos de civiles armados.

El derecho a la manifestación y a la protesta está restringido. Las marchas opositoras no pueden traspasar los límites del Municipio Libertador, donde también ha habido protestas, pero la represión empieza por ahí. ¿Libertador es el pretendido territorio chavista? ¿Se reprime en los focos de Libertador como una política de Estado o por una orden policial? ¿Caracas sigue dividida en guetos? ¿Qué explicación podría tener eso?

Este es un conflicto que también se expresa en las narrativas y la que quiere imponer el gobierno, sin éxito afortunadamente, es que este es un gobierno que defiende a los pobres de personas privilegiadas, que viven en zonas exclusivas de la ciudad. ¿Por qué? Porque eso le daría continuidad a lo que hemos vivido, principalmente, en 2002 (golpe de Estado) y en 2014 (#La Salida). Creo que una de las virtudes que ha tenido la protesta y la movilización actualmente es que ha mantenido un discurso de lucha pacífica, no violenta, aunque ha habido excepciones. La propia fiscal reconoció que la mayoría de las protestas eran pacíficas Aquí la narrativa que se está imponiendo, gracias al uso de las redes sociales y de las imágenes que se han difundido, es la idea de que este es un movimiento de muchedumbre, de mayorías, a diferencia de 2014 cuando no se tenía esa certeza. El dato irrebatible lo dio el resultado electoral del 6-D. Otra cosa muy importante es la desterritorialización del conflicto. El deterioro ha sido tan profundo que las zonas populares se han incorporado al movimiento de protestas. Eso ha obligado al gobierno a contener las movilizaciones en el este de Caracas. Dentro de los mecanismos de control, se incluye el reparto de bolsas de comida, cuyo objetivo es que no se refleje, que no se visibilice, que el supuesto gobierno de los pobres se quedó sin pobres.

Rafael Uzcátegui retratado por Gabriel Méndez

Rafael Uzcátegui retratado por Gabriel Méndez

Otra de las cosas que se aprecia más claramente es que en el enfrentamiento también hay dos oponentes: la sociedad versus el Estado. La Defensoría del Pueblo es una de las instituciones objeto de reclamos. Al igual que el Tribunal Supremo de Justicia y las fuerzas del orden público con el llamado Plan Zamora, que uno no sabe si es el Plan Ávila. Es una sociedad que le está exigiendo cuentas a las instituciones del Estado, no solamente al gobierno. Eso también es una novedad. ¿Cuál es su opinión?

Coincido con tu apreciación. Una de las novedades de 2017 es que el gobierno ha perdido la narrativa y la proyección de futuro que alguna vez tuvo Hugo Chávez. Convirtió el Socialismo del Siglo XXI en una caja donde la gente depositaba sus deseos, sus proyecciones. Incluso los desvinculaba de su propia experiencia histórica (el llamado socialismo real de la extinta Unión Soviética). El desmarque de figuras como Noam Chomsky y de otros intelectuales que en el pasado manifestaron apoyo al chavismo tiene que ver con que el Socialismo del Siglo XXI se ha convertido en una mala palabra. Es un adjetivo descalificativo. La gente se siente obligada, moralmente, a deslindarse. Y ahora —y esto tiene que ver con tu reflexión— es que democracia se ha convertido en un significante vacío. La gente dice otra cosa. La gente quiere algo que se llama democracia y yo voy a depositar ahí mis aspiraciones, que como sabemos pueden ser muchas cosas. Lo que hay que debatir es qué tipo de democracia se va construir en el país en el post chavismo.

¿Usted cree que la Constitución está en crisis?

Yo creo que no, no solamente es mi opinión personal, sino la de Provea. La Constitución del 99 ha sido el más reciente acuerdo consensuado en Venezuela. Mi propuesta es que a partir de las garantías que se han convertido en el principal obstáculo contra el desvío dictatorial del gobierno de Maduro, se empiece a reconstruir el país. Yo creo que tenemos un acuerdo, un pacto social, por donde comenzar a reconstruir, por eso estoy en contra de una constituyente.  Esa Constitución, tiene además unas garantías y un modelo de funcionamiento que nada tiene que ver con el Socialismo del Siglo XXI, ni con el Estado comunal. En materia de Derechos Humanos tiene muchas garantías, que están en sintonía con los estándares internacionales.

Desde la plataforma comunicacional del gobierno se ha producido un bombardeo propagandístico para asociar el Estado comunal a la Constitución del 99. Creo que la oposición no ha sido muy asertiva en desactivar esa campaña. ¿Cuál es su opinión?

Hay tres posibilidades que habría que abordar. Una: La defensa de la Constitución —y aquí mi apreciación es la de un sociólogo— abre el abismo necesario entre el chavismo y el madurismo. Es decir, este país no se puede reconstruir sin que un sector del chavismo, más democrático o como lo quieras llamar, se incorpore y participe, en una eventual transición. Es importante diferenciar a quienes creen en el proyecto de Hugo Chávez de quienes se están inmolando dentro de este Titanic que es el madurismo. Dos: La Defensa de la Constitución representa un capital semántico y simbólico que ha sido, lo reitero, el principal obstáculo contra la deriva dictatorial del gobierno. Tres: Habría que explicar —algo que le ha faltado a la oposición y que el chavismo ha tergiversado— que esa Constitución no fue una concesión graciosa, no fue un favor de Hugo Chávez, sino el producto de luchas de casi dos décadas de la sociedad venezolana por alcanzar y conquistar cosas que están allí plasmadas. Chávez tuvo el olfato, la intuición política, de que esas luchas se concretaran en una asamblea constituyente. Pero esas demandas son anteriores a Hugo Chávez.

Volvamos al tema puntual que estamos viviendo. Aquí hay personas detenidas que tienen orden de excarcelación de un tribunal y no se cumple. El señor Yon Goicoechea es el caso más emblemático, pero hay otros. ¿Por qué los organismos de inteligencia militar no obedecen a la jurisdicción civil? ¿Cómo es que el defensor del pueblo enumera las gestiones que ha hecho pero no se ocupa de un caso como este?

Después de la derrota contundente del gobierno (6-D de 2015), se sabía que ese dato demoledor (más de 2 millones de votos) marcaba una diferencia que se iba a profundizar. Por eso, el gobierno decide convertirse en una dictadura, a pesar del costo político que eso iba a tener. Y lo primero que hace (enero de 2016) es preparar el terreno para sustituir la Constitución, mediante la famosa lectura de Luis Salas, el ministro breve, de un decreto de emergencia económica. El decreto en cuestión incluía una serie de decisiones en materia fiscal, que no se cumplieron y que tampoco resolvían el problema. Pero sí abonaron el terreno para lo que vendría después. En mayo se aprobó el decreto de Estado de Excepción y de Guerra Económica, mecanismo que sustituía, por la vía del derecho y de los hechos, a la Constitución.

¿Qué evaluación hicieron ustedes de ese decreto?

Las organizaciones de Derechos Humanos vimos con mucha preocupación la aprobación de ese decreto, entre otras cosas, porque allí se institucionaliza la guerra económica como causa de todos los males. Esa guerra económica tiene elementos internos que tienen que ser neutralizados. Uno de ellos es la Asamblea Nacional. No lo digo yo, así lo dice el decreto. Incluía, además, la militarización de toda la cadena de producción y distribución de alimentos; la incorporación de los CLAP a las labores de seguridad ciudadana; la sustitución progresiva de la AN al quitarle sus competencias contraloras, se establece, por ejemplo, que el gobierno podía emitir deuda externa sin el control del parlamento; además, el artículo 3 le confería facultades ilimitadas al presidente de la república. Es por eso que nosotros en mayo ya calificábamos esto como la ruptura del hilo constitucional. En Provea discutimos si podíamos calificar esto como una dictadura, pero había una burbuja democrática, la posibilidad de que la gente votara en el referéndum revocatorio y las elecciones regionales.

Ni una cosa ni la otra fueron posibles. Eso fue lo que ocurrió en 2016.

La burbuja explotó como consecuencia de la decisión del CNE de suspender el revocatorio. Ahí asumimos la decisión de calificar esto como una dictadura.

¿Ustedes mantienen esa caracterización?

Lo mantenemos, claro. Lo mantenemos.

¿Qué elementos se han agregado a raíz de la suspensión del revocatorio, en octubre de 2016?

Otro elemento en la conformación de un modelo de gobierno sin apoyo popular, incluía la decisión —y eso lo advertimos en Provea— de que aquí se podían suspender de manera indefinida las elecciones hasta que el gobierno no tenga garantías de obtener un resultado favorable. Eso podría significar, por ejemplo, que aquí se convoquen elecciones de manera no democrática y lo decimos pensando en el modelo nicaragüense, donde no hay garantías para que los otros puedan participar y con una serie de inhabilitaciones, cosa que hemos visto en los últimos días. Podemos agregar, precisamente, la institucionalización del paramilitarismo en el país, a través del Plan Zamora. Los denominamos paramilitares porque controlan territorios. Esa es la principal característica. Y, por supuesto, han venido actuando en los últimos días en la contención de las protestas.

El diario El País, de España, publicó unas fotos que prueban —de manera irrefutable— que estos grupos paramilitares actúan en connivencia con funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana. ¿En eso consiste el Plan Zamora? ¿Cómo es que se implanta un sistema similar al que se aplicó en Colombia y en El Salvador?

Eso tiene que ver con la enfermedad del poder de los jerarcas. Allí hay un patrón que ya había denunciado porque lo detectamos en varias ciudades durante las protestas de 2014. Ahora lo que se hace es darle rango de Estado a la participación de estos civiles (paramilitares) en estas situaciones. Ya lo habíamos advertido en las protestas (12, 13 y 14) de febrero cuando la gente salió a las calles, en una ciudad donde no hay espacios públicos, a manifestar su descontento, su malestar. Y la forma en que el gobierno neutralizó las protestas fue utilizando a estos grupos de civiles armados, entre otras cosas, porque generan un terror que inmoviliza a quienes protestan. Cuando una persona es víctima de un funcionario policial o militar —esto lo ha verificado Provea—, la persona tiene la voluntad de denunciar al funcionario con nombre y apellido, porque sabe que esas situaciones podrían ser objeto de una investigación o porque sabe que hay una jerarquía.

rafael-uzcategui-por-gabriel-mendez-4

¿Cuál sería la diferencia entre las fuerzas del orden y estos grupos paramilitares que, si bien actúan bajo el amparo del Estado, no forman parte de ninguna institución policial o militar?

Si la persona es víctima de detenciones, abusos o robos por parte de estos colectivos armados, en el 95% de los casos, la gente ni siquiera te quiere contar lo que ocurrió. Para ellos está vedado el poder denunciar por el nivel de terror, porque entienden que es una situación incontrolada, que no responde a mecanismos institucionales. Los victimarios son vecinos o viven en comunidades aledañas y además tienen una base de datos creada a partir de los CLAP. Ahora es absolutamente evidente que los CLAP son un mecanismo de control. A la gente que cacerolea en sus edificios o que va a una manifestación, la excluyen de la lista de los CLAP.

¡Qué gran semejanza guardan estos mecanismos de control con los que hay en los Comités de Defensa de la Revolución en Cuba! Son mecanismos que sirven para controlar, delatar y reprimir. La dictadura que se instaura en Venezuela, de acuerdo a la caracterización que ustedes han hecho, tiene como modelo a la  dictadura comunista cubana. ¿O la comparación no cabe?

Sí, los mecanismos tienen una gran influencia cubana. Nosotros lo hemos venido documentando y denunciando. Afortunadamente, este modelo choca con la cultura venezolana, que tiene cosas buenas y malas. Aquí hay poca ideologización, pero mucha simulación y mucho relajo, para sumarse a esos mecanismos. No es casualidad que las denuncias provengan de regiones donde hay una pugna tenaz en la asignación de recursos. El caso de Lara es evidente. La pugna que hay entre el gobernador Henri Falcón y esta figura paralela que es Luis Reyes Reyes. Algo similar puede decirse de los casos de Mérida y Táchira, donde hay factores de oposición que han venido conquistando espacios en esas regiones.

¿Qué puede hacer una persona que es víctima de estos grupos paramilitares? ¿Dónde puede denunciar la violación de sus derechos? Lo previsible es la impunidad, porque estos grupos son afectos o cuentan con el apoyo del gobierno.

La experiencia en América Latina de la promoción de grupos paramilitares por parte del Estado ha degenerado, rápidamente, en grupos delincuenciales propiamente. Lo que ha aumentado los índices de violencia e inseguridad. Así que lo que se ha abierto es una caja de Pandora dentro de una situación grave, que de por sí ya era dramática. Estos grupos son incontrolables y tienen una agenda propia y los “beneficios” que han obtenido al controlar territorios y gozar de impunidad, no los van a ceder.

La experiencia también dice que estos grupos, una vez que tienen poder económico y control social, quieren poder político.

Y quiere más, nunca menos. Pero a escala regional hay jurisprudencia. La actuación de estos grupos se califica como una violación a los Derechos Humanos, entre otras cosas, porque su actuación es una extensión del poder represivo del Estado. En Colombia, por ejemplo, se han emitido sentencias, una de ellas es producto de la masacre de Mapiripán, donde el Estado es culpable por omisión, no sólo por haber amparado, sino por no haber actuado frente a las denuncias. Así que por omisión, el Defensor del Pueblo, en un futuro, puede ser responsabilizado por la actuación de los grupos paramilitares.

¿Cuál es su opinión del Defensor del Pueblo, Tarek William Saab?

Nunca dejó de ser un militante del PSUV. En algún momento intentó, sin éxito, que su identidad como defensor de Derechos Humanos estuviera al mismo nivel de su identidad como militante del PSUV. Tarek William Saab se formó en materia de Derechos Humanos viniendo a esta organización y cuando él fue designado, pensamos que él pudo haber jugado un papel muy importante dentro del chavismo de transición, pero ese papel lo está jugando la fiscal, Luisa Ortega Díaz. El más bien se ha convertido en el defensor de la dictadura, como lo hemos calificado. Provea es parte de las 100 organizaciones que estamos pidiendo su renuncia. No es el caso de Jorge Santisteban, que fue nombrado por Alberto Fujimori como Defensor del Pueblo en Perú. Ante los desmanes de la dictadura, Santisteban se puso del lado de la gente, del pueblo. Cuando los comparas, el abismo es infinito.