Publicado en OPINIONES, REPORTAJES

¿Puede el Consejo de Defensa Nacional resolver controversias entre poderes?; por José I. Hernández

 

Por José Ignacio Hernández G. | 31 de marzo, 2017

 

Fotografía de Vicepresidencia de la República

Fotografía de Vicepresidencia de la República

En el medio de un acto público realizado en la tarde del 31 de marzo de 2017, el Presidente Nicolás Maduro se pronunció sobre el conflicto derivado de las sentencias Nro. 155 y 156 de la Sala Constitucional y las declaraciones de la Fiscal General de la República.

En tal sentido, se informó que para “resolver el impasse que ha surgido entre el Ministerio Público y el Tribunal Supremo de Justicia” se convocó al Consejo de Seguridad de la Nación  “para deliberar y sacar una resolución que fortalezca la Constitución venezolana y le dé paz y tranquilidad a Venezuela”. Se citó, en tal sentido, al artículo 323 de la Constitución.

¿Y esto qué significa? No es muy fácil entender este anuncio, pues el Consejo de Seguridad de la Nación solo actúa en materias de la defensa integral de la Nación, sin que le corresponda dirimir “controversias” entre el Ministerio Público y el Tribunal.

En efecto, de  acuerdo con el artículo 323 de la Constitución y la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación, el Consejo de Defensa de la Nación es el máximo órgano de consulta en tres materias: (i)  los asuntos relacionados con la defensa integral de la Nación; (ii) la soberanía nacional y (iii) la integridad del espacio geográfico.

Para ello, y de acuerdo con el artículo 3 de esa Ley, la defensa integral de la Nación es la protección de la “independencia, la libertad, la democracia, la soberanía, la integridad territorial y el desarrollo integral de la Nación”. Aun cuando la defensa integral es responsabilidad de todo el Estado –e incluso, según la Ley, de la sociedad- predomina en su ejecución el Poder Militar. Así lo dispone el artículo 20 de la Ley, de acuerdo con el cual la “Fuerza Armada Nacional constituye uno de los elementos fundamentales para la defensa integral de la Nación”.

Este Consejo es un órgano de consulta. Esto es, que su función es dar su opinión sobre medidas para proteger la seguridad integral, pero no le corresponde adoptar ninguna decisión en concreto.

De acuerdo con la Constitución, conforman el Consejo el Presidente de la República; el Vicepresidente Ejecutivo; el Presidente de la Asamblea Nacional; el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia; el Presidente del Consejo Moral Republicano y los Ministros de los sectores de la defensa, la seguridad interior, las relaciones exteriores y la planificación.

Como puede verse, no hay ninguna relación entre las funciones del Consejo de Seguridad de la Nación y la crisis derivada de las recientes sentencias de la Sala Constitucional. Tampoco es responsabilidad de ese Consejo resolver “conflictos” entre órganos del Poder Público, ni mucho menos le compete pronunciarse sobre las declaraciones de la Fiscal.

Por lo tanto, como dije, no queda muy claro para qué se convocó ese Consejo. Una posibilidad es que quiera procurarse cierto entendimiento entre la Asamblea Nacional y el Tribunal Supremo de Justicia. Otra posibilidad es que se trate de negociar con la Fiscal. Pero la Fiscal no forma parte del Consejo: solo forma parte el Presidente del Consejo Moral Republicano, que actualmente es el Defensor del Pueblo.

Por el contrario, podría insistirse en la tesis –asumida por la Sala- de que hay un “estado de conmoción” por el intento de la Asamblea de promover la intervención de organismos extranjeros al solicitar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana.

De lo que sí estoy seguro es que, sea cual fuere el resultado de esa reunión, comentaré aquí sus implicaciones.

Publicado en Sin categoría

COMUNICADO URGENTE: VENAMERICA – VENEUROPA.

LA PROTESTA MILITAR (II)

REMISIÓN:

De: Silvia Schanely de Suarez
Fecha: 30 de marzo de 2017, 18:26
Asunto: Rv: Comunicado de VenAmerica y VenEuropa ante el golpe de Estado Perpetudo por el TSJ venezolano

El Jueves, 30 de marzo, 2017 18:19:28, Silvia Schanely de Suarez <silvias592000> escribió:

Amigos, en ésta hora menguada no nos queda sino seguir denunciando el régimen dictatorial venezolano a nivel internacional.

Saludos,
Silvia

Comunicado_golpe_estado-.docx

Ver la entrada original

Publicado en OPINIONES

Jugar al terror por Saul Godoy

31 de marzo de 2017

 

Voy a utilizar el concepto de terror expresado por el Diccionario de la Existencia, dirigido por Andrés Ortíz-Osés y Patxi Lanceros (2006) dice: “sentimiento angustioso surgido de la combinación, inesperada y súbita, de lo sublime y lo siniestro” un concepto que como bien dicen sus autores corresponde a un plano eminentemente artístico, el estado de confusión que genera el terror en la persona es tal, que no puede responder coherentemente, racionalmente, a la situación creada, produciéndose en su lugar respuestas excesivas, alteradas, que pudieran hacerlo víctima de accidentes o de las circunstancias peligrosas creadas por la situación de terror, esto puede suceder tanto individual como colectivamente.
La sensación que crea el terror es que el mundo de la persona está dominado por fuerzas extrañas y fatídicas fuera de su control, sigue la definición describiendo el terror:“Adviértase, además, que al tratarse de un «sentimiento» (en el que, por definición, se desvanece la noción de la verdad en cuanto adecuación del pensamiento a la realidad),
éste puede ser debido a una alucinación, aun cuando tenga fundamentum in re”.
Fundamentum en re era una expresión medioeval que significa que el terror pudiera ser producto de un hecho real, por ejemplo, los violentos golpes sobre la puerta cerrada que nos separa del exterior y de ese alguien que quiere entrar a como dé lugar.
Cuando describen el sentimiento, dice el diccionario:
…este sentimiento se acerca más al lado de la angustia que al del miedo otemor…Dicho con cierta brevedad, y sin entrar en la jerga heideggeriana, podemos decir que el objeto del miedo es siempre algo determinado, algo que se nos presenta dentro del mundo, ya sea como una «cosa» que se resiste a ser meramente contemplada a distancia y en seguro, como un «útil» o instrumento que de pronto se revela amenazador y nocivo, o como otro hombre, como un «semejante» que no menos inopinadamente se enfrenta a nosotros. En cualquiera de estos casos, lo temible se halla dentro de un círculo cotidiano designificatividad, o sea de un «mundo a la mano», revelándose en él como algo que nos resulta adverso. Por utilizar una terminología cara a Carl Schmitt, y ampliamente difundida, podemos decir que lo temible es un inimicus, o sea un «no-amigo»: forma parte de mi mundo, y en este sentido lo acojo y entiendo, pero está contra mí.
Esta magnífica descriptiva del terror es fundamental para entender algo muy importante en la realidad que vive Venezuela, a medida que el régimen de Maduro se descompone y amenaza la seguridad de todos los venezolanos, los países vecinos y el orden hemisférico, este viraje hacia el terror, que claramente queda demostrado en la sentencia del TSJ otorgándole poderes extraordinarios al indocumentado e ilegítimo presidente Nicolás Maduro Moros, para que de manera inconstitucional, actúe sobre normativas que claramente están fuera de su jurisdicción y que incluyen las leyes civiles, penales y militares que rigen en el país, demuestra claramente que jugar al terror es una apuesta de doble dirección, Maduro y sus cómplices quieren aterrorizar porque ellos están aterrorizados.
El mundo se les vino abajo con las actuaciones del Sr. Almagro en la OEA, han quedado desnudos ante el mundo, ya no pueden justificar su pretendido respeto a la democracia, a la soberanía y la libre determinación de los pueblos, argumentos que ya son insostenibles ante el vacío que se les presenta a sus pies, el próximo paso simplemente es terminar de hundirse ante la mirada acusadora del mundo entero.
El juego del terror en que está embarcándose el chavismo es un viaje sin retorno, una alegoría sería, se están pegando un tiro en la sien, de la manera más cobarde y con una audiencia de millones, atentos a como hacen un reguero de sangre y violencia sin sentido.
El problema que tiene Maduro es quien lo va a seguir, porque lo que viene no es fácil, ya el pueblo de Venezuela está curtido en el maltrato y el oprobio que el gobierno lo ha sometido por casi dos décadas, no es un pueblo fácil y dócil, está hambreado, tiene mil y una necesidades producto de un acorralamiento del gobierno de todas sus clamoreses, de tantas promesas incumplidas, de espectaculares fracasos, de corrupción voraz y sin medida, de una dosis extrema de violencia diaria que ya lo ha hecho inmune a las escenas más atroces que las mentes torcidas del chavismo hayan sido capaces de imaginar y ejecutar en su contra, el pueblo sólo está pendiente de las lujosas camionetas con escoltas que cruzan las ciudades llevando a sus verdugos de un lado a otro, de sus mansiones repletas de dinero y comida, de sus cómplices uniformados escoltando convoyes de comida sólo para los odiados CLAP, haciendo el negocio de sus vidas con el hambre de los venezolanos.
Las alarmas de cualquier persona medianamente racional se han debido haber encendido, cuando ve la gente en la calle comiendo basura, incluso a militares, cuando unos niños degüellan de manera salvaje a unos Guardias Nacionales en una de las avenidas más importantes de la capital, cuando ve pacientes terminales en sillas de rueda protestando por la falta de medicinas frente al arruinado Seguro Social, cuando las panaderías del país son tomadas por delincuentes para saquearlas.
El gobierno de Maduro está tan acabado que se mantiene a punta de amenazas, de mentiras, de trampas, de cadenas de televisión predicando un país potencia que todos sabemos es una alucinación de un moribundo, infiltró a la oposición para que jugaran a su favor pero se vieron obligados a cantar el juego de traiciones debido a las inconsistencias de sus contrapartes, que a estas alturas ya no deben saber de qué lado están.
Ya no sabe qué hacer para mantener a esa parte de las FFAA corruptas, interesados en mantenerlo en el poder, ya no le sirve darles la mayor tajada del presupuesto, que sabe, no tienen el dinero para honrar, ni siquiera le está funcionando la infausta Compañía Anónima Militares de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg) y su filial SPS que es la carnada que les lanzó al Alto Mando y a través de la cual compra y vende insumos para PDVSA, en operaciones a contado en Europa, Rusia, Panamá, Islas Vírgenes y Houston cuyo rastro de papeles y digital, está siendo seguido por no menos de siete servicios de inteligencia financiera, con un sustancial registro de operaciones de dudoso origen y con un listado de generales y oficiales incursos en delitos de blanqueo de dinero en los cinco continentes.
El gobierno chavista de Maduro está acabado, saben que es imposible convertir a Venezuela en una nueva Cuba, Raúl Castro ya no sabe qué hacer con tan pesado fardo que se ha convertido su pupilo en Miraflores, los gobiernos de Bolivia, Nicaragua y Ecuador ya están sintiendo los efectos de haber apostado a perdedor, y no les queda otra sino aguantar el chaparrón que les viene.
El delincuente disfrazado de magistrado, Michael Moreno, presidente del secuestrado TSJ, le ordena al indocumentado e ilegítimo presidente Nicolás Maduro Moros, que juegue la carta del terror, justo en el peor momento para la sobrevivencia del chavismo, y el alucinado presidente anuncia hostilidades en contra de la OEA, en medio de la peor debacle histórica del país, este sería el primer gobierno de la era moderna en Venezuela que le declara la guerra a su propio pueblo.
Esta es sólo la puesta en escena de lo que viene en los próximos días, tal como dice la maldición china: “Espero que vivas en tiempos interesantes”, no me perdería este desenlace por nada en el mundo. – saulgodoy@gmail.com

Publicado por Sigatoka Negra TV en 14:00

Publicado en OPINIONES, REPORTAJES

¿Qué implicaciones tienen las declaraciones de Luisa Ortega Díaz?; por José Ignacio Hernández G.

 

Por José Ignacio Hernández G. | 31 de marzo, 2017

 

blg_jose_ignacio_h_fiscal_general_declaraciones_640416

En la presentación del Informe anual 2016, la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, indicó que era un deber “histórico e ineludible” referirse a las sentencias N° 155 y 156 de la Sala Constitucional. Para la Fiscal, esas sentencias evidencian “varias violaciones” de la Constitución, lo que constituye “una ruptura del orden constitucional”.  Entre otras propuestas, apoyó la búsqueda de mecanismos institucionales y democráticos que permitan rescatar la calidad de vida de los venezolanos.

No puedo estar más de acuerdo con esas declaraciones, como expliqué en Prodavinci. Las sentencias mencionadas culminan un golpe de Estado, esto es, el desconocimiento de la Constitución de 199 y su derogatoria de facto. Pues a partir de esas sentencias, la Constitución es la Sala Constitucional.

Ahora bien, ¿qué consecuencias generan esas declaraciones?

Más allá de su impacto político –que no me corresponde a mi evaluar- hay varios impactos jurídicos. La Fiscalía ejerce, de acuerdo con el numeral 3 del artículo 285 constitucional, la competencia de “ordenar y dirigir la investigación penal de la perpetración de los hechos punibles”. La ruptura del orden constitucional, o lo que es igual, el golpe de Estado, compromete la responsabilidad penal de quienes llevaron a esa situación, todo lo cual justifica el inicio de una investigación por parte de la Fiscalía, pues ella ejerce la acción penal, de conformidad con el numeral 4 del citado artículo 285.

Todas esas competencias están ratificadas en el artículo 16 de la Ley Orgánica del Ministerio Público. Ese artículo, en su numeral 1, atribuye además a la Fiscalía la competencia con base en la Fiscal emitió las declaraciones que comento: “velar por el efectivo cumplimiento de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

Además, la Fiscalía forma parte del Poder Ciudadano. Con lo cual, la Fiscal puede solicitar al Consejo Moral Republicano (conformado por la Contraloría y la Defensoría del Pueblo) a que igualmente inicie la correspondiente investigación relacionada con las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con los artículos 10 y 11 de la Ley Orgánica del Poder Ciudadano.

En resumen, son muchas las acciones legales que puede y debe emprender la Fiscalía a raíz de estas declaraciones. Acciones enmarcadas en el artículo 333 de la Constitución, conforme al cual, cuando esa Constitución perdiere ilegítimamente vigencia “todo ciudadano investido o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”. 

Habrá que esperar, entonces, si la Fiscal actúa de acuerdo con lo que he explicado.

  • Share via Facebook
  • Share via Google
  • Share via Twitter
  • Share via LinkedIn

LEA TAMBIÉN:(X)

comunidad-internacional

¿Qué esperar de la Comunidad Internacional luego de la sentencia 156 del TSJ?; por Mariano de Alba

Leer más

José Ignacio Hernández G. José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Publicado en OPINIONES

Lea la opinión de tres abogados constitucionalistas sobre la sentencia 156 del TSJ

 

Por #MonitorProDaVinci | 30 de marzo, 2017

 

El 29 de marzo de 2017, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicio publicó la sentencia número 156 en la que “advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho”. Prodavinci consultó la opinión de tres abogados constitucionalistas acerca de esta sentencia.

A continuación compartimos sus respuestas.

opiniones640

Laura Louza, directora de Acceso a la Justicia:

“La sentencia 156/2017 es la estocada final del Tribunal Supremo de Justicia al parlamento venezolano, prácticamente en desaparición por obra ese propio Tribunal, cuya función constitucional esencial es resguardar la Constitución y nuestros derechos como ciudadanos, Artículo 334, pero que al violarla por atribuirse una competencia no prevista expresamente y trastocar la soberanía popular, pues evidentemente actúa de manera contraria a lo que es su mandato. La sentencia se dicta al día siguiente de la solicitud hecha por representantes de la Corporación Venezolana de Petróleo y en ella, se establece que la Sala Constitucional, o el órgano que ella determine, se sustituye en las funciones de la Asamblea Nacional, por estar la misma en desacato al no haber cumplido con las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, especialmente de la Sala Electoral, por no haber desincorporado o haberlo hecho, pero no de la manera que se le exigió, a los diputados de Amazonas. El efecto de la sentencia es disolver el Parlamento, una figura no prevista en la Constitución de la manera que se ejecuta, ni es competencia del Tribunal Supremo de Justicia, sino en todo caso del Presidente de la República, Artículo 240, sin que se den tampoco los supuestos para que éste lo haga y su consecuencia que sería ‘la convocatoria de elecciones, para una nueva legislatura dentro de los sesenta días continuos’, no es la que se establece en la sentencia, sino la sustitución —léase usurpación— de las funciones de la Asamblea Nacional por la Sala Constitucional, o el órgano que ella determine. Se trata sin duda de un golpe de Estado declarado por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia”.

Carlos Ayala Corao,  expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos

“Esta sentencia de facto es la consumación de la disolución o cierre jurídico de las competencias constitucionales de la AN, lo cual es una ruptura del orden constitucional que afecta gravemente el funcionamiento de la democracia. Además, configura un secuestro de la soberanía popular representativa de la AN que es la esencia de una democracia: el respeto a la voluntad popular”.

Enrique J. Sánchez Falcón, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Central de Venezuela:

“La sentencia número 156 debe ser asumida como la manifestación definitoria del régimen actualmente existente en nuestro país que desde ahora puede ser calificado, incontestablemente, de despótico. Ciertamente, las características del despotismo son: el ejercicio del poder como manifestación de voluntad de una persona o de un grupo de personas (i) con ausencia absoluta de límites en tal ejercicio (ii). Que la Sala Constitucional haya afirmado que ‘las competencia parlamentarias [serán] ejercidas por [esa] Sala o por el órgano que ella disponga’ equivale a afirmar que el poder político, en sustancia concentrado en el Ejecutivo y en el Legislativo, no estará a cargo de los representantes legítimos de la nación entera, sino en las personas de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y de los otros dos o tres sujetos que siempre los acompañan, verdaderos mandantes de los integrantes de la Sala Constitucional y quienes, como tales, no conocen de límites constitucionales”.

***

Publicado en EDITORIALES, OPINIONES

¿Y ahora qué?

 

MARZO 31ST, 2017 Analítica ANALÍTICA

¿Y ahora qué?

EL EDITORIAL

 

Muchos se hacen la pregunta, y tratan de entender, cómo saldremos del marasmo en el que estamos sumidos.

La verdad es que a la fecha no hay una respuesta clara, y más aún cuando constatamos que el gobierno en vez de flexibilizar su posición, ha decidido endurecerla.

Como prueba de ello está la inconstitucional decisión del Tribunal Supremo de Justicia, de otorgarle facultades legislativas al Presidente en materia penal, situación esta que en los anales históricos sólo tuvo Hitler. Y, como si esto no fuese ya un exabrupto jurídico y anti democrático, le agrega, como ñapa, la eliminación de la inmunidad parlamentaria, uno de los logros más importantes de la democracia representativa en el mundo.

Otra perla en la actitud antidemocrática del régimen ha sido la reacción ante la decisión mayoritaria de la OEA de analizar la situación actual de nuestro país y contemplar de qué manera puede esa organización ayudar a restablecer el orden constitucional y democrático, principalmente apoyando e impulsando unas negociaciones verdaderas y oportunas que permitan solucionar la grave crisis política, económica, y humanitaria que adolece hoy Venezuela.

Es evidente que las recientes decisiones del régimen constituyen lo que se suele denominar en el argot popular como una fuga hacia adelante. Sin embargo, esta no puede ser ni etern,a ni infinita, ya que al final de la vía lo único que hay es el abismo, por lo que más temprano que tarde y así no les guste tendrán que sentarse seriamente a dialogar y negociar una salida democrática y constitucional.

El tiempo se les agota y el margen de maniobra se reduce día a día. Esperamos que retorne la sinderesis y el amor a Venezuela y podamos superar esta difícil etapa de nuestra vida republicana en paz y armonía, y no tengamos que dilucidarla con sangre venezolana.

Publicado en OPINIONES

EEUU "CONDENÓ" A VENEZUELA

 

Redacción 3/31/2017 12:27:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest

EE.UU. condena que TSJ de Venezuela “usurpe poderes de la Asamblea Nacional”

El Gobierno de EE.UU. “condenó” la decisión de Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela de “usurpar los poderes de la Asamblea Nacional elegida democráticamente”, afirmó el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

“Esta ruptura de las normas democráticas y constitucionales daña en gran medida las instituciones democráticas de Venezuela y niega al pueblo venezolano el derecho de moldear el futuro de su país a través de sus representantes electos. Lo consideramos un grave revés para la democracia en Venezuela”, dijo el portavoz en un comunicado.

Toner subrayó que “las democracias del Hemisferio Occidental, reunidas esta semana en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), pidieron a Venezuela que respete sus instituciones democráticas mientras busca una solución negociada a sus crisis políticas, económicas y humanitarias”.

“Pedimos al Gobierno de Venezuela que permita a la Asamblea Nacional democráticamente elegida desempeñar sus funciones constitucionales, celebrar elecciones lo antes posible e inmediatamente liberar a todos los presos políticos”, reiteró el portavoz.

Además, Estados Unidos consideró que, “en lugar de socavar las instituciones democráticas de Venezuela, el Gobierno venezolano debe cumplir con los compromisos que asumió durante el diálogo de 2016, sus obligaciones con su propio pueblo y sus compromisos bajo la Carta Democrática Interamericana”.

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela decidió el miércoles que asumirá las competencias del Parlamento debido a la persistencia del “desacato”, un estatus que el Poder Judicial impuso a la Cámara por el incumplimiento de varias sentencias.

Hoy mismo, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, tachó de “autogolpe de Estado” la maniobra de la alta corte, y reiteró la necesidad de convocar de manera “urgente” un Consejo Permanente en el marco del artículo 20 de la Carta Democrática.

Almagro solicitó en un informe el 14 de marzo pasado la suspensión de Venezuela del ente si no convocaba elecciones generales en los 30 días siguientes, petición ante la que 14 países americanos, entre ellos los más grandes del continente, decidieron exigir al Gobierno de Nicolás Maduro un calendario electoral y la liberación de los “presos políticos” en una declaración conjunta.

Sin embargo, dicho paso ha sido insuficiente para activar el proceso de suspensión del país caribeño solicitado por el secretario general.

Esta misma semana, 20 países de los 35 Estados miembros (Cuba pertenece a la OEA pero no participa desde 1962), en una declaración conjunta se comprometen a concretar una hoja de ruta “en el menor plazo posible” para “apoyar el funcionamiento a la democracia y el respeto al Estado de Derecho” en Venezuela.

via @infolatam

Enviar este artículo a tus seguidores

LEA OTRO ARTICULO RELACIONADO CON ATRACOALPUEBLO.COM