Archivos del mes: 31 julio 2016

Contacto con El “Gato” Briceño Desde el Exilio: PSUV/ ANTRO DE COMPLICES Y DEFENSORES DE NARCOS

Origen: Contacto con El “Gato” Briceño Desde el Exilio: PSUV/ ANTRO DE COMPLICES Y DEFENSORES DE NARCOS

Hablemos del general Padrino – El Columnero

Origen: Hablemos del general Padrino – El Columnero

Informe Otálvora: Maduro se está quedando solo en su enfrentamiento con gobiernos vecinos – Somos News

Informe Otálvora: Maduro se está quedando solo en su enfrentamiento con gobiernos vecinos

Origen: Informe Otálvora: Maduro se está quedando solo en su enfrentamiento con gobiernos vecinos – Somos News

EL FUTURO DEL CHAVISMO | ABC DE LA SEMANA

Hoy el chavismo no sólo está en el gobierno o su entorno, también está en la oposición, una oposición de izquierda que no está de acuerdo con el gobierno de

Origen: EL FUTURO DEL CHAVISMO | ABC DE LA SEMANA

Entre cínicos, delincuentes y esclavistas

Han pasado varios días desde el regreso a Venezuela de los tres ex presidentes “mediadores” escogidos por Maduro para intentar engatusarnos con un …

Origen: Entre cínicos, delincuentes y esclavistas

El diván de Gladys Rodríguez | CaraotaDigital

Información Directo al Grano

Origen: El diván de Gladys Rodríguez | CaraotaDigital

Roger Noriega: Políticamente Nicolás Maduro está muerto | Factor MM

Cuando revelé en otoño de 2011 que el ex presidente de Venezuela Hugo Chávez padecía de cáncer terminal, mi propósito fue alertar al país a prepararse para un cambio trascendental. Hoy me permito h…

Origen: Roger Noriega: Políticamente Nicolás Maduro está muerto | Factor MM

OPINIONES Y ALGO MÁS.: LA SIMBOLOGIA QUE NOS ROBÓ EL CHAVISMO

Origen: OPINIONES Y ALGO MÁS.: LA SIMBOLOGIA QUE NOS ROBÓ EL CHAVISMO

DE HEREDERO A AHIJADO – www.atracoalpueblo.com

Una salida del poder implicaría quedar expuestos, sin protección ni inmunidad, a todas las investigaciones y sentencias por corrupción, extorsión, chantaje,

Origen: DE HEREDERO A AHIJADO – www.atracoalpueblo.com

YAJAIRA HERNÁNDEZ|La rebelión del hambre

El hambre fue la principal causa de protestas en Venezuela durante el primer semestre de este año, cuando el volumen de los reclamos populares alcanzó a cuatro manifestaciones de descontento cada cinco minutos.

Aunque parezca exagerada la estimación del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), la organización no gubernamental contabilizó al menos 3.507 protestas hasta junio, lo cual arroja un promedio de 19 pequeñas rebeliones diarias en toda la geografía nacional.

La cifra indica que los vecinos tomaron las calles para exigir derechos sociales y expresar su descontento por múltiples razones, especialmente el desabastecimiento y la escasez de alimentos, causas de enojo que exhiben un incremento del 90% entre las manifestaciones de inconformidad colectiva registradas el año pasado en el mismo lapso.

Ese comportamiento ciudadano se manifestó tan frecuentemente como una vez cada 75 minutos entre enero y junio de este año, cuando se reportaron 416 saqueos o intentos de saqueos, lo cual arroja un promedio de dos protestas de esta naturaleza por día.

Un escenario semejante revela la magnitud del descontento colectivo en un país donde, a duras penas, el salario mínimo alcanza para la comida de un día y donde más de la cuarta parte de los estudiantes abandona las escuelas por causa del hambre.

Los registros del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social traducen un incremento de 24% respecto a las protestas documentadas en los primeros seis meses del año pasado, cuando las manifestaciones de descontento se caracterizaron por ser populares, masivas, espontaneas y disparadas por la escasez de alimentos y las deficiencias de los servicios de agua potable y electricidad.

Pero las más frecuentes son las que tocan el estómago, en un contundente mentís a declaraciones oficialistas como las de un robusto Diosdado Cabello, quien se atrevió a asegurar que:  “Hambre se pasaba aquí en la Cuarta República, ahorita lo que hay es una situación que nuestro pueblo entiende perfectamente”.

Y lo entiende tan bien que no duda en expresar su desacuerdo a través de manifestaciones a las puertas de supermercados, panaderías, peleas por la compra de alimentos, saqueos, los cuales han destronado a los reclamos laborales del primer lugar en la conflictividad venezolana, según el OVCS.

Porque fue la desesperación por falta de comida la que disparó las cifras de los reclamos públicos en Venezuela. Pero también está disparando la deserción escolar y la desnutrición infantil.

Prueba de ello son los resultados de un estudio realizado en escuelas del estado Miranda, donde se encontró que el promedio de inasistencias en junio fue del 49%; que más de la mitad de los niños reconoció que al menos una vez a la semana se ha acostado sin comer; que más de la cuarta parte de los muchachos llegó a pasar un día a la semana ingiriendo sólo los alimentos de la escuela y que un 13% no asiste a clases cuando el plantel no tiene comida.

Un impacto que el muchacho siente en el estómago y plasma en dibujos, como lo revela un ensayo realizado por maestros de Caracas preocupados por la frecuencia con la cual sus alumnos se desmayaban en el aula.

El doloroso resultado muestra que muchos de los niños llegaron al colegio sin desayuno, algunos  pensaban que almorzarían pan, yuca o arepa, otros dibujaron mangos y plátanos, mientras un pequeño confesó que su alimentación consistía en arroz con frijoles.

Una realidad que se replica en las decenas de miles de recintos educativos repartidos a lo largo y ancho del territorio nacional, donde millones de niños están fracasando en el intento por educarse, producto de las deficiencias nutricionales que vienen acumulando en su día a día.

Las consecuencias eran de esperarse: un aumento inédito de la desnutrición en un país donde se vislumbra el más desolador de los futuros, de acuerdo con investigadores de la Escuela de Nutrición de la Universidad del Zulia, quienes sostienen que: “Estas deficiencias alteran el desarrollo intelectual y físico de los niños”.

Peor aún: “La  pobreza parece afectar al desarrollo del cerebro de los niños, dificultando el crecimiento de la materia gris y su rendimiento académico”.

Sobre esa base, habrá que estar de acuerdo con que la conflictividad social es la consecuencia lógica en un país donde arbitrariedad y la anarquía se hicieron Gobierno. Entonces comienza cobrar sentido la palabra de El Libertador: “Cuando la tiranía se hace Ley, la rebelión es un derecho”.

@YajaHernandez|Periodista|Profesora universitaria