¡EL HONOR NO SE DIVISA! “Periqueros y contrabandistas” por César Miguel Rondón

Estándar

El oficialismo, a través de todos sus medios, le da mucho despliegue, pretendiendo que esta sea la noticia del día, a unas declaraciones de Didalco Bolívar

Origen: ¡EL HONOR NO SE DIVISA! “Periqueros y contrabandistas” por César Miguel Rondón

Anuncios

JUAN PABLO GUANIPA ¡Más lucha y esperanza!

Estándar

30.06.16, 3:18 am / /

¡Heroico! No hay otro calificativo para la gesta de la semana pasada. El pueblo de Venezuela tomó la decisión de cambiar y no hay Consejo Nacional Electoral, ni gobierno, ni PSUV –que son lo mismo- que pueda con esa decisión. Muchos aprendizajes hemos sacado de esta jornada llena de sacrificios. En primer lugar, los obstáculos son para vencerlos. Siempre los tendremos en el curso de nuestra vida, pero no podemos perder ni un segundo pensando que no podremos. Por eso siempre hago uso de lasrecomendaciones que Wolfgang Romero nos da en su gaita de las hormigas: “trabajo, constancia, disciplina y dedicación, y aprendí de las hormigas que la fuerza está en la unión”. Tengo que decir que me conmovió la actitud del ciudadano común cuando iba a cualquier punto a validar. Hablo de los jóvenes, las mujeres, pero especialmente las personas de la tercera y cuarta edad así como las personas con alguna discapacidad. Todos se sentían obligados a sortear las dificultades y a lograr su cometido. Pasaron por sol, cansancio, estar de pie, trasladarse de una ciudad a otra, hicieron lo que fuera para alcanzar su objetivo. Esto tiene que servir de muestra a quienes piensan que pueden hacer con este país lo que les da la gana.

En segundo lugar, aunque ya sintamos que está completamente demostrado, no podemos olvidar la actitud y acciones de esa gente que dirige el gobierno, el partido, el CNE y las instituciones en general. Aquellos que se califican como humanistas y que con los hechos prostituyen su palabra. ¿Qué criterio sano pudo tener el CNE para colocar máquinas donde había pocos validantes y no colocarlas donde hubo muchos? ¿Por qué en Catatumboubicaron 3 máquinas para validar 100 personas y en San Francisco, Lagunillas, Lossada, La Cañada, Machiques, Rosario, Mara, donde en total se validaban más de 50 mil firmas no pusieron ninguna? ¿Qué atribución le da la Constitución o la ley a este ente partidizado para obstruir y hasta impedir el derecho de los ciudadanos a validar su firma y activar el revocatorio? ¿Con qué derecho las irresponsables rectoras humillaron a la población, sometiéndola a interminables colas sin que pudieran validar sus firmas? Desde Primero Justicia hemos interpuesto ante el Ministerio Público una denuncia en contra de los ciudadanos Marisela González y Alejandro Salas, funcionarios del CNE y en contra de Enrique Parra y Jenny Cedeño, militantes del PSUV y agentes de Francisco Arias Cárdena, por haber cometido graves irregularidades y sometido al pueblo a situaciones vergonzantes para ejercer un derecho constitucional.

En tercer lugar, debemos estar preparados para lo que viene. El ilegitimo CNE se está tomando un mes para revisar la validación ya culminada. Es totalmente absurdo que luego de que las personas acudieron a los centros de validación, mostraron su cédula, se hizo constar que aparecían en el sistema como validantes y colocaron sus huellas en las máquinas respectivas, venga ahora el CNE a decir que deben concatenar las huellas recogidas con su base de datos. Eso es tan absurdo como que vayamos a una elección y el ente comicial se tome un mes para decidirse cada voto fue válido. Así que desde ya estamos exigiendo que esa fase irracional sea reducida y se active inmediatamente la siguiente fase que es la realmente constitucional: la recolección de firmas correspondientes al 20% de los electores inscritos en el registro civil y electoral. Insistimos con el CNE en que tienen que ser un factor de facilitación y no de obstrucción de este derecho ciudadano. Pero hagan lo que hagan, los ciudadanos lograremos ese 20% y al CNE no le quedará más remedio que fijar la fecha del revocatorio y este año tendremos un nuevo presidente de la república. Lo que viene después es el compromiso de todos para reconstruir esta patria y convertirla en un lugar de oportunidades. Venezuela merece el cambio.

@JuanPGuanipa|juanpguanipa@gmail.com

EFRAÍN RINCÓN|Las colas del cambio

Estándar

30.06.16, 3:19 am / /

La voluntad de cambio de los venezolanos es indoblegable; ni las escaramuza ni los chantajes de la mafia gobernante pueden detener la firme decisión de Venezuela para transitar el camino del cambio. La semana pasada, el país se movilizó para validar las firmas de la activación de referéndum revocatorio contra el mandato del presidente Maduro. Fueron largas colas de ciudadanos que esperaron con heroísmo y madurez cívica el turno para materializar su derecho constitucional. No importó el inclemente sol, la lluvia, el calor y los abusos de militares y funcionarios del CNE, para que más de 400.000 venezolanos validáramos firmas históricas que anuncian la liberación de nuestro país.

Lo que debió ser una jornada institucional, facilitada por el Poder Electoral, se convirtió en una verdadera pesadilla para los firmantes. Lo primero que debemos recordar es que las rectoras del CNE invalidaron más de 600.000 firmas, sin justificación alguna pero, además, tardaron casi dos meses para aprobar la fase de validación, lo cual fue posible gracias a la presión popular y movilización de los partidos democráticos que hacen vida activa en la MUD.

La fase de validación puso al descubierto, una vez más, la falta de autonomía del CNE, su total parcialidad a favor del régimen y su caradurismo inmoral, al colocar todo tipo de trabas para impedir que los firmantes cumplieran con un derecho consagrado en la constitución. Redujeron al mínimo los puntos de validación; por ejemplo, en el segundo municipio más poblado del Zulia, como es San Francisco, no colocaron punto alguno; en Maracaibo sólo colocaron un punto para atender los firmantes de acá y los municipios circunvecinos (San Francisco, Urdaneta y Lossada); a los firmantes de Perijá los enviaron a Casigua El Cubo; y los de Ciudad Ojeda debieron trasladarse a Cabimas o Bachaquero. El número de captahuellas resultó insuficiente, con el agravante que aplicaron la operación morrocoy desde el primer hasta el último día del proceso; antes de las 4 p.m. cerraban las puertas de los centros, sin importar las largas colas de gente esperando validar su firma. Se burlaron hasta el cansancio del estoicismo y dignidad de los electores que sólo aspiramos concretar un mejor futuro para el país y nuestras familias.

A pesar de las maldades maquinadas por el inefable estratega oficialista, Jorge Rodríguez, y la vergonzosa sumisión e irresponsabilidad de las malévolas damas del CNE, el pueblo venezolano ratifico su voluntad de cambio. Lo logramos, a pesar de la virulencia de un régimen en fase terminal pero peligroso aún porque están herido de muerte. Eso es lo que cuenta, proclamar al mundo que si se puede; que no hay obstáculo por grande que sea que vulnere la férrea disposición de los venezolanos para rescatar un país que nos pertenece a todos.

Esa victoria que tanto nos costó debe inspirarnos para continuar luchando por el cambio. Mantengamos presente que todavía no finalizan los abusos y arbitrariedades; ellos están dispuestos hacer lo que sea, por improbable que parezca, para seguir atornillados a un poder ilegítimo que le provee de riquezas y comodidades, a costa del hambre y la miseria de nuestra gente. Que nada nos amilane porque defendemos la libertad y la verdad, porque estamos llamados a escribir con valor e hidalguía las páginas de una nueva historia de Venezuela. Nunca olvidemos que tenemos la fuerza y la razón suficientes para salir airosos, por difíciles que sean las circunstancias.

Ahora nos corresponde organizarnos y presionar para que el referéndum revocatorio sea realidad. Presionar con firmeza para que el CNE respete el cronograma y, dentro de pocos días, recojamos el 20% de las firmas de electores inscritos en el Registro Electoral, para que este mismo año celebremos el referéndum y desalojemos a Maduro de Miraflores a través del poder soberano de los votos de millones y millones de venezolanos amantes de la libertad.

Ellos quieren atemorizarnos y convencernos que de nada valdrán los esfuerzos acometidos para alcanzar el propósito que nos une a más del 80% de los venezolanos. Repito una vez más, ellos quieren desmotivarnos, desmoralizarnos y desmovilizarnos para lograr mantenerse en el poder y destruir completamente nuestra amada nación. Pero ellos aún no nos conocen de verdad. Ellos subestiman la fortaleza y la reciedumbre de un pueblo que se cansó de esperar, de sufrir y ser humillado por una guarida de delincuentes y forajidos. El régimen pretende manipularnos con la idea que el referéndum es un invento de un puñado de golpistas, cuando es una aspiración que sale de lo más profundo del alma de la inmensa mayoría de los venezolanos.

Es la fuerza que nos mantiene vivos y que nos anima a dar todo cuanto podamos para salir de esta mafia que en mal momento gobernó a Venezuela. Ellos no quieren referéndum; harán todo cuanto puedan y mucho más para impedirlo; pero el referéndum no es una dispensa del régimen, es nuestro derecho y vamos a conquistarlo en paz, democracia y libertad.

Como dirían los mexicanos, que nada nos achicopale porque vamos a vencer, vamos a salir triunfantes de esta dura prueba, porque el futuro y la grandeza de un país libre es nuestro mayor compromiso. Si se pudo, si se puede, si podremos querido pueblo venezolano. Dios nos bendiga sin límites.

@EfrainRincon17|Profesor titular de LUZ

Espada de Damocles

Estándar
PolíticaVenezuela  Jun 30, 2016

la-espada-de-Damocles

El régimen alega que la OEA engavetó el Informe Almagro, y dice que se cubrirá de telarañas. Con él coinciden comentaristas dedicados a dividir y desanimar al electorado democrático.

Apenas miran la punta del iceberg diplomático. La OEA jamás tuvo intención de suspender o “castigar” a Venezuela. El voto para poner el Informe sobre la mesa hemisférica fue apenas un escarceo que midió fuerzas más allá de la propia OEA.

Veinte naciones con casi 880 millones de habitantes lo validaron como documento oficial. El régimen solo logró 3 votos fuera del ALBA (República Dominicana, Haití y El Salvador) para impedirlo.

Los 11 votos negativos vienen de países que suman apenas 61 millones de personas. Incluyen cinco islas caribeñas cuya población total equivale a la heroica Nueva Esparta: Dos de ellas con menos población que la isla de Coche.

La OEA debió quedar de mediadora institucional para equilibrar los intentos de la UNASUR, pero tiene el rechazo a ultranza del régimen.

Con igual resolución, una oposición democrática reforzada y legitimada repudia a cierto mandadero que por decencia debería retirarse; y mantiene inmutables y no negociables el revocatorio y la libertad de los presos políticos. No acepta que le impongan “mediadores” sin su beneplácito.

La UNASUR es hoy un club muy distinto del que nombró al actual trío mediador. Nueve de sus doce miembros votaron para incorporar el lapidario Informe Almagro. La canciller inmediatamente voló a Surinam, quizás pidiendo cuentas al polémico Bouterse por voltearse.

Allí solo le quedan dos incondicionales: Correa, con el sol a la espalda, y Morales. El Canciller brasilero Serra ya puso lupa a la “imparcialidad” de Ernesto Samper – muy diestro arbitrando sin principios éticos y entre carteles.

Si Zapatero se retira, la UNASUR podría nombrar reemplazos aceptables a las dos partes; y la democracia hoy tiene allí más músculo que en la propia OEA, y mucho más que en la ONU, para donde el régimen quisiera llevar las cosas. ¿Se atreverán los enchufados a repudiar a una UNASUR que ya no sea tan dócil?

El testimonio de la Secretaría General permanece vigente y latente como poderoso elemento probatorio en cualquier proceso diplomático o judicial, incluso en La Haya. Es una espada de Damocles que pende cada vez más cerca de altos capitostes del régimen.

Si eluden revocatorio, liberación y negociación, esa letal arma por ahora enfundada en una gaveta puede salir a espantarles como testimonio decisivo en un eventual juicio interno o externo … o como valiosa ficha en manos de una oposición “magnánima”.


Antonio A. Herrera-Vaillant  –  @herreravaillant


ElColumnero.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.