Pronóstico del Terror: Chavismo recibirá una “pela” en Caracas según encuesta Variaanzas

Rate This

La desconfianza en la MUD y el rechazo al régimen se dan la mano en cifras. Los venezolanos al borde de la decepción, aunque atribuyen la crisis nacional a las autoridades gubernamentales e insisten en la necesidad de un cambio, no se ven en total acuerdo con los actores políticos de oposición.

Así, lo refleja la encuesta de Varianzas en septiembre de 2017, con una muestra de 600 entrevistas a hombres y mujeres, mayores de 18 años de edad, de los que un 76,7% considera que el rumbo del régimen de Nicolás Maduro va por mal camino. Un número bastante elevado, en comparación con el 7,7% de encuestados, el cual cree que el mandatario nacional va por buen camino.

Para la mayoría de los ciudadanos entrevistados por Varianzas, Maduro es el principal problema en el país. Por ello, un 75,2% espera que este salga antes de 2019 del poder, aunque un 22,0% espera que culmine su mandato y un 2,8% no sabe.

A pesar del escenario crítico que atraviesa el país, sumido en inflación, escasez y delincuencia a raíz de erradas decisiones políticas, ha crecido el porcentaje de quienes expresan que Maduro debe continuar su gestión hasta 2019.

De acuerdo a una encuesta similar de Varianzas en septiembre de 2016, un 17% creía que Maduro debía seguir en la presidencia. En la actualidad, ha subido a 22%.

Un porcentaje cercano, de 20,3% es el que manifiesta su confianza hacia la MUD. El 70,7% dice sentir desconfianza en torno a la coalición opositora, la cual atraviesa un período complicado en cuanto a la opinión popular, luego de retomar acercamientos con el régimen y dirigirse a unas elecciones regionales, con el impulso de cuatro meses de intensas protestas.

Números en Caracas

En el escenario caraqueño, el estudio de opinión reveló que la posición política opositora en la ciudad de Caracas, se ubica en un 54,3%, mientras que la posición chavista se fija en 21% y la independiente en 24,7%.

En comparación con el año 2016, la posición chavista se redujo de 23,7% a 21%, mientras que la independiente creció de 20,6% a 24,7% y la opositora bajó de 55,7% a 54,3%.

En relación a la evaluación de la gestión del alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, se establece un 11,1% de rechazo por parte del chavismo, que le califica de “pésima”. A un 49,1% de los encuestados opositores, también le resulta “pésima” esta administración.

Solo el 1,6% del chavismo, asegura que el gobierno de Rodríguez es excelente y el 0,8%, simplemente no sabe que responder. Desde hace mucho, el municipio Libertador de Caracas dejó de ser bastión del chavismo.

La intención de voto en este municipio, es comandada por el electorado independiente, el que se ubica en 37,5%. El opositor, de acuerdo con la MUD, se establece en 28,7% mientras que el electorado psuvista mantiene un 21,5%.

Al comparar a los posibles candidatos de la Unidad Democrática, Antonio Ecarri y Tomás Guanipa, el dirigente de Acción Democrática (AD), Ecarri lidera con 46% la intención de voto para primarias. Guanipa, por su parte, se queda con el 38,7%. Solo el 4% de los consultados no elegiría a ninguno de los dos.

De medirse contra el chavista Rodríguez, el candidato adeco obtendría una alta posibilidad de victoria. Actualmente, presenta una aceptación de 53,2%. La intención de voto para el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez se ubica en 21,7%.

Simpatía política

La falta de empatía que sienten los venezolanos con sus representantes políticos es cada vez más evidente, y así lo reflejan al momento de ser cuestionados sobre los diversos partidos en Venezuela.

El Psuv, que atraviesa su peor momento, evidencia una aceptación de 16,2%. La cifra, que parece elevada, cuando es comparada con las obtenidas por las toldas opositoras -de forma individual-, logra distanciarse considerablemente.

AD, pese a que obtuvo la mayoría de las candidaturas opositoras en primarias para las gobernaciones, logró un 8% de simpatía política. Seguidamente, se perfila Primero Justicia como el segundo partido opositor con mayor aceptación, aunque con solo un 7,8%.

Voluntad Popular obtuvo 6%, mientras la Alianza del Lápiz 3,5%, Un Nuevo Tiempo 2,2%, Avanzada Progresista 0,8%, y sorpresivamente el independentismo logró un 55,5%.

Ningún partido opositor se muestra realmente fortalecido. Con diferencias de 2 ó 3% de aceptación por parte del electorado, los encuestados por Varianzas dejaron ver que el juego no es posible en solitario.

Estados de ánimo

Los estados de ánimo de la población, influyen notoriamente en el crecimiento o en la caída de sus autoridades. Con una mayoría de 74%, la población describe con palabras negativas su estado de ánimo con respecto a la situación en Venezuela. Un alto 25% dice sentirse decepcionado, mientras que el 23% se siente molesto, el 14% pesimista y el 13% triste.

El incremento de las familias venezolanas comiendo de la basura, así como la alta tasa de mortalidad por falta de medicamentos se han convertido en realidades ineludibles. El 62,2% de los entrevistados por Varianzas, aceptó conocer a personas que comen de la basura y un 43,7% dijo si conocer a personas que han muerto por no encontrar sus medicinas.

Un 47,6% de la población chavista de los consultados dijo que si conocía a venezolanos que comían de la basura y un 28,6% reconoció que las personas en Venezuela mueren por falta de medicamentos, y que estas han sido cercanas.

El 57,9% de los chavistas encuestados negó conocer a personas que mueran por falta de medicamentos y el 39,7% aseguró que no conocía a nadie que comiera de la basura.

Sobre la alimentación diaria de los venezolanos consultados, el 53,7% dijo que comía tres veces al día. Un alarmante 37,5% manifestó que come dos veces al día y el 6,7% solo una vez al día.

La crisis social y económica afecta a todos por igual. Tanto los alimentos como las medicinas, esenciales para la vida humana, son casi un lujo en Venezuela. La población, intenta sobrevivir día a día en búsqueda de estas necesidades básicas, mientras se mantiene esperanzada con una solución.

Escenarios presidenciales

Aun con el conflicto socio-político tan envolvente, la mayoría de los ciudadanos venezolanos esperan una opción electoral y de presentarse las elecciones presidenciales en Venezuela, estos estarían plenamente dispuestos a asistir.

En cuanto a la intención de voto para la Presidencia de la República, la posible candidatura de Henry Ramos Allup obtuvo una aceptación de 35,8% en la encuesta de Varianzas. Julio Borges, por su parte, logró un 13,7% mientras el candidato del Psuv se quedó con el 20,3%.

Si Ramos Allup quedará como el candidato de la MUD, el 45,3% de los consultados por Varianzas, le daría su voto por encima del 22,7% que votaría por el candidato del Psuv.

Anuncios

Un drama en ciernes

Pinterest

Los trágicos acontecimientos recientemente ocurridos en EEUU , las islas del Caribe y México, son una advertencia de la naturaleza, producto en algunos casos tal vez del calentamiento global y en otros fenómenos recurrentes del desplazamiento de la corteza terrestre. Sin embargo, sea cual fuere el caso, generan enormes pérdidas materiales y ocasionan numerosas muertes.

En nuestro país tenemos, aparentemente un ciclo, con lapsos variables años, de más de 100 años hasta de solo 46 años, en el de 1812, en los que la tierra tiembla con furor y ha ocasionado grandes daños a nuestra ciudad capital, Caracas.

Es imposible prever cuando va a ocurrir un sismo, lo que si se sabe es que a medida qua pasa el tiempo, se incrementa la posibilidad de ocurrencia y las posibilidades de que sea mayor.

Los principales sismos que han sacudido a Caracas fueron en 1641, 1766, 1812, 1900 y 1967.

El terremoto de 1812 fue el que más daño causó, destruyó a Caracas, San Felipe, Barquisimeto y Mérida. El último de gran magnitud fue en 1967, cuando se celebraba el cuatricentenario de la fundación de Caracas. Ese sismo, que duró 35 segundos, dejó más de 300 muertos, numerosos heridos e inmensas pérdidas materiales.

Lo que suele matar a la gente en eventos de esta naturaleza es la mala construcción de las edificaciones y la ignorancia de la gente sobre qué hacer en esas circunstancias. Hace algunos años la Universidad de Columbia hizo un estudio sobre las medidas que debían adoptarse en Caracas para evitar pérdidas humanas en caso de ocurrir un nuevo terremoto. El arquitecto venezolano, Carlos Gomez de Llerena ha intentado, numerosas veces de hacerse escuchar por las autoridades, tanto nacionales como municipales, sobre las medidas de prevención que deben adoptarse, con base en el estudio de la universidad norteamericana. Una de las zonas más complicadas, según ese estudio, es Petare.

Hoy habría que agregarle las condiciones como se han construido apresuradamente algunas viviendas en la capital y en el litoral central, esperando que los constructores hayan aplicado debidamente las normas anti sísmicas recomendadas.

Creemos que una oportuna campaña informativa de qué hacer en caso de un nuevo e inevitable terremoto debe iniciarse lo antes posible, así como tomar las medidas necesarias para crear espacios en los barrios más congestionados, en los que puedan aterrizar helicópteros en misión de salvamento.

Estamos a tiempo para evitar una tragedia de dimensiones incalculables, pero para ello debemos dejar de lado la diatriba política y unir en una sola política la información y las medidas auxiliares requeridas para reducir las pérdidas humanas.

Las entrañas de lo real

Sociedad

ROGER VILAIN
Escrito por ROGER VILAIN

Es curioso, pero mientras más grande menos aprende la gente. O eso parece. Tienen razón los escritores: a veces la realidad se aleja de lo real para darse de frente con lo ficticio. Vaya certeza la de esta gente.

La otra vez andaba cabizbajo y opté por lo de siempre, es decir, darle pataditas a lo que me aplasta como quien en plena calle regala puntapiés a una lata vacía de Coca-Cola, sólo para olvidarme un rato del puto día más sus espinas, y pensar, y marear la perdiz a mi manera.

Pero en fin, decía arriba que ciertos aprendizajes son inversamente proporcionales a la edad y no creo que me equivoque. Después de tantos cabezazos contra la pared he visto la luz, o sea que por fin doy en el blanco si se trata de mover el foco, de tensar el arco para intentar poner la flecha donde pongo el ojo. No sé si me explico pero el asunto viene por ahí. Somos víctimas de la realidad, no cabe duda, por lo que más vale jugar las cartas al respecto.

Jugar las cartas al respecto implica aprender algo sencillo: si la realidad no es como la pintan es mejor colorearla de modos diferentes, cosa que me llevó una punta de años vislumbrar pero eureka, heme aquí, sentado ante una mesa de café, tabaco en mano frente al lienzo inmaculado de la tarde que me saca la lengua, me mira con extrañeza, mientras rebusco ángulos mezclando azules con aguamarinas en esto de vivir la vida. Y así.

No me lo vas a creer, pero te juro que es verdad. La otra vez pateaba con desdén la lata de los días y apareció ahí, de cuerpo entero, con sombrero negro, con bastón, con bigotito corto, con las piernas arqueadas. El cine mudo del día a día hacía otra de las suyas: Chaplin en pleno bulevar, a las cuatro de la tarde. Charles Chaplin, el mismo que vistió y calzó. O su doble, o algún fanático dado a deambular por estos lares. Ve tú  a saber. Nadie, excepto yo, se dio cuenta de semejante escena, de modo que el perfomance, o como diablos se diga, resultó un platillo que devoré a mi manera, que terminó siendo plena y absolutamente para mí. Chaplin  a tres metros, como recién salido de El gran dictador, como asomado desde sus Tiempos modernos. Tienen razón los escritores, esos tipos extraños y caraduras que ven un cinco cuando tienes enfrente un cuatro. Lo vi desaparecer entre la gente mientras se alejaba poco a poco, lentísimo, adentrándose en la calle Foch.

En esta mesa leo o escribo, pienso, miro pasar la vida entre bocanada y bocanada. Hay que ver, me digo, somos víctimas de la realidad más veces de las que deberíamos, y para cuando reaccionamos ya es tiempo de coger los peroles y palmarla, estirar la pata, plop, adiós luz que te apagaste. Tengo un amigo que vive sus ratos como le da la gana, y no te rías porque el caso no es naranja que se desconche facilona. Vivir-la-vida-como-le-da-la-gana es un arte complicado y arriesgado que exige talento, disposición y cojones. Nada menos.

En eso ando, con subidas y bajadas. Muerdo el polvo y sigo, que algo termina quedando como sostuvo el filósofo. Somos víctimas de la realidad, claro, y lo que soy yo le alzo el vestido aunque sea por dármelas de qué sé yo, aunque sea por joder. A ver cómo me sale el óleo. A ver.


Roger Vilain  –  @rvilain1

JESÚS CASTILLO|Parlay electoral

25 de Septiembre de 2017

Al inicio formal de la campaña electoral para elegir gobernadores en las elecciones del 15 de octubre de 2017, el panorama político electoral se encuentra a favor de los candidatos de la Mesa de la Unidad Democrática, representada en la oposición, lo cual ocurre, a diferencia de una elección “regular”, no por los rasgos de los candidatos o porque tengan la mejor propuesta, ni siquiera porque emocionen al elector sino  porque capitalizan el rechazo que tiene el colectivo a los candidatos vinculados al presidente o a su partido.

Si hubiese que apostar en “Parlay”, quienes arriesgan mucho apostarían a los candidatos del gobierno. En el estado Zulia, el comando Zamora 200 que apoya a la reelección del Gobernador Arias Cárdenas está claro que solo cuenta con una intención de voto equivalente al 30%, en su mejor escenario, lo que le obliga, durante estas tres semanas, a seguir vendiendo la idea de que Guanipa será inhabilitado o que el CNE, por estar en manos del gobierno, puede hacer ganar elecciones a pesar de no contar con la preferencia, promover las divisiones internas y comprar voluntades a cambio de dádivas y promesas futuras. El comando de Arias sabe que si la abstención es alta en el estado Zulia podrían colarse y ganar, sería el “gran parlay”. El comando de campaña del candidato Juan Pablo Guanipa debe concentrar todos los esfuerzos en estimular el voto espontáneo del elector que manifiesta estar en contra del gobierno nacional, que el caso del estado Zulia es de 76%, y enviar el mensaje de quien no salga a votar el 15 de octubre le estará regalando su voto a Arias.

Es bastante peligroso para Guanipa vender triunfalismo y alta ventaja, eso podría desactivar el compromiso de salir a votar. De ser muy alta la abstención Guanipa podría vivir un revés político, a pesar de contar con amplio apoyo popular, dado a que Arias es gobernador en ejercicio y está consciente de que debe jugársela toda sin escatimar recursos, teniendo en cuenta que diversos sectores lo apoyan abiertamente y hay otros que lo hacen con mucha prudencia, pero que no dejan de ser importantes sobre todo en los sectores empresariales del estado.

Guanipa debe diseñar un discurso que emocione y conecte a los electores opositores, dado a que el que ha empleado le hace falta motivación, necesita sacar lágrimas, conectarse con los jóvenes, con las mujeres, con los adultos, su discurso debe tener elementos que planteen las mejoras a lo que no funciona, de recordar quien es el aliado de la crisis y que, por ejemplo “con Guanipa se le devolverá la gobernación a la gente”. Asimismo, debe enviar un mensaje a los 70 mil empleados de la gobernación, a los policías, a los maestros, a los médicos, él necesita el voto de todos en los 21 municipios del estado Zulia.

Mientras que Arias debe concentrarse en enseñar las obras positivas que hizo, debe motivar a su militancia, a sus aliados, a los sectores populares y concentrar su fuerza electoral en los municipios en donde cuente con mayor apoyo a la par de minimizar la ventaja que le sacará Guanipa en el Municipio Maracaibo lo cual puede sellar la diferencia. Guanipa y Arias no pueden descuidar su estructura electoral de miembros de mesa, testigos, movilizadores, no pueden dejar de tener al final de la noche las acta de votación, aunque hoy pareciera que Guanipa cuenta con todos los elementos para vencer al gobernador Arias Cárdenas, podría ser sorprendido en caso de fallar sus estructuras y electores. A ambos candidatos les hace falta voces femeninas que defiendan sus propuestas. A pesar de la crisis y la situación actual, muchos están haciendo las apuestas del parlay; mientras que los expertos señalan que se gana todo o se pierde todo. Cómo lo dijo Anabell Ston “Los grandes jugadores saben que un favorito puede ser vencido si venden la sensación de que las apuestas no van dirigidas al favorito”.

 

@castillomolleda|articulosjesuscastillomolleda@gmail.com

S.H. Jesús Castillo Molleda (Profesor Universitario, Emprendedor, Politólogo, Coach Político, Locutor)

EFREN GUTIÉRREZ|Las empresas donde mejor se trabaja en USA

25 de Septiembre de 2017

Las revistas Fortune y Forbes, publican cada año, un ranking de las empresas donde mejor se trabaja (Best companies to Work For) en los Estados Unidos, tomando en cuenta una serie de parámetros como: compensaciones, más días no trabajados pagados, diversidad racial e igualdad de género. En el caso de Fortune, el estudio es propio. En el de Forbes, es tomado del elaborado por la empresa especializada en personal, Glassdoor.

Para 2017, las primeras cinco empresas del ranking de Fortune, fueron:  1) Google; 2) Wegmans Food Markets; 3) The Boston Consulting Group; 4) Baird; y, 5) Edward Jones. En el de Forbes-Glassdoor, estas fueron las cinco primeras:  1) Bain&Company; 2) Facebook; 3) Boston Consulting Group; 4) Google; y, 5) World Wide Web Technology.

Revisando el ranking de Fortune, tenemos que, por sexto año consecutivo, Google ha conseguido el primer lugar en la lista de las mejores empresas para trabajar. Esta empresa es famosa por los beneficios de lujo como comida gourmet gratuita, cortes de cabello y servicios de lavandería. Aumentó sus políticas de licencia a los padres. Por ejemplo, después de encontrar que las madres se iban a tasas más altas-el resultado fue una reducción del 50% en el desgaste de las madres que trabajan.

En Wegmans Food Markets (2),  cadena de comestibles familiar de 100 años de antigüedad,  los trabajadores tienen horarios flexibles y amplias oportunidades de promoción. Pero son las “pequeñas cosas las que hacen diferencia “, como tortas gratis en cumpleaños y chocolate caliente en el invierno para cualquier persona que trabaja fuera.

El Boston Consulting Group (3), constituye, junto con Google, los únicos presentes en los cinco primeros puestos de los dos rankings y en ambos en el tercer lugar. Los miembros de esta consultora mundial disfrutan de beneficios como: horarios flexibles, días libres y pagos por maternidad, paternidad o adopción, desayunos, snacks y bebidas gratis durante el día, clases de fitness, etc.

Baird – Banca Global de Inversión (4), obtiene altas calificaciones por una cultura de empresa que valora la integridad y el trabajo en equipo. En Baird, fundada en 1919 y de propiedad privada, dos tercios de los empleados son actualmente accionistas. Servicios en las oficinas: bebidas gratuitas durante el día, servicio de conserjería personal, servicio de paquetería / correo postal, venta de boletos con descuento, club de Fit, peluquería, lavandería en seco, cajero automático bancario, servicio de viajes personales, limpieza de zapatos, cafetería, servicio completo restaurante / catering, joyería, servicio completo de impresión / copias…

Edward Jones (5) es una sociedad, propiedad de los hombres y mujeres que trabajan allí. Los asociados trabajan juntos, se ayudan mutuamente y todos comparten las recompensas financieras.  Entre los beneficios están: Almuerzo subvencionado en un  51%, concursos semanales de entradas para eventos deportivos, conciertos, musicales, obras de teatro,  ferias, etc. y  programas para dejar de fumar y de pérdida de peso.

Por el lado del ranking Forbes-Glassdoor, cuya lista encabeza Bain&Company, la cual es conocida por su secreto y difícil proceso de contratación. Sólo uno de cada 10 candidatos MBA que solicitan ser contratados, lo logran, de acuerdo con The Wall Street Journal.  Un consultor gana alrededor de $ 138.000 por año en promedio, mientras que el personal de apoyo, tales como asistentes ejecutivos ganan alrededor de $ 67.000 al año, de acuerdo con los datos de Glassdoor.

En Facebook (2) los empleados generalmente se sienten positivos al trabajar en esa empresa, alabando su cultura abierta y sus ventajas. Un ingeniero de software típico gana alrededor de $ 126.000 por año, mientras que los científicos ganan alrededor de $ 138.000 anualmente.

De Boston Consulting Group (3) y de Google (4) ya hablamos cuando comentamos el ranking Fortune. La número 5 es, World Wide Technology, la cual trabaja en la integración de sistemas, o vinculando los sistemas informáticos. En cuanto sus empleados, éstos elogian sus beneficios y su equilibrio entre trabajo y vida privada. Los ingenieros de red senior ganan alrededor de $ 123,767 al año, mientras que los gerentes de proyectos ganan aproximadamente $ 81,000.

La sabiduría convencional sostiene que si sólo pagamos a los trabajadores lo suficiente, serán productivos. Sin embargo, puede haber más. Investigaciones recientes indican que existe un vínculo entre la felicidad de los empleados y su productividad en el trabajo. Algunas empresas están tomando nota – y ya están viendo la recompensa.

Un estudio reciente de economistas de la Universidad de Warwick encontró que la felicidad llevó a un aumento del 12% en la productividad, mientras que los trabajadores infelices demostraron ser un 10% menos productivos. Como dice el equipo de investigación, “encontramos que la felicidad humana tiene efectos causales grandes y positivos sobre la productividad.” Y, un lugar donde se trabaja mejor, ayuda a incrementar esa felicidad.

Asimismo, mejorar la calidad en el ambiente de trabajo y las remuneraciones, contribuyen a disminuir el problema de la inequidad social y a crear sociedades más justas.

Todas las empresas, tanto privadas como públicas, de todos los países, deberían aprender de las empresas de los Estados Unidos que encabezan esos rankings y realizar un benchmarking o copia de las mejores prácticas en el manejo del personal, lo cual seguramente, las hará más productivas y competitivas a nivel global.

 

@efrengut|Economista|efrenguti@gmail.com

SIN ANESTESIA|Presagio de lo que está por venir

25 de Septiembre de 2017

La abrumadora situación que sufre el pueblo de Venezuela cada día se hace más difícil para subsistir para sobrevivir que es como gran parte del pueblo califica el día a día del venezolano para poder obtener alimentos, medicinas y para cubrir otras necesidades básicas que se han convertido en un viacrucis para el común de la gente, hasta el punto de llegar a comer de la basura por tantas carencias de muchos.

Ante este duro panorama, solo la gente se pregunta cuanto más se podrá mejorar la situación o cuanto más podrá empeorar, los escenarios son múltiples, pero nada positivos, la situación económica en estos últimos meses pareciera que se pondrá peor, los precios de los productos y alimentos aumentan a diario con lo cual este fin de año promete ser más crítico que el año pasado.

Se pone de moda más que nunca la ropa usada para sustituir los estrenos y el pedirle a Dios el poder contar por lo menos con algo para la cena de fin de año, que por el camino que vamos esta pareciera ser otra navidad triste para el soberano que lucha por un futuro que parece lejano e incierto.

El gobierno continuó con su política comunista de controles, la radicalización será el método a utilizar a pesar de que la esperanza de muchos está centrada en el próximo proceso electoral, pero solo queda esperar hasta que punto el gobierno respetará esos resultados, a cuantos líderes políticos opositores apresará o montará expedientes para inhabilitarlos y con ello permitir la permanencia en el poder de los bagres a cuesta de la ilegalidad y las trampas.

Con lo cual todo parece indicar que no tarda mucho en renacer el sentimiento de protestas y descontento contra el gobierno, que no hace nada por contribuir a la solución de los venezolanos y que cada día se encuentra más rechazado y debilitado ante la opinión pública y ante la comunidad internacional por su talante comunista dictatorial.

La agudización de la crisis es inminente, solo el accionar de la MUD las acciones de la oposición en el respaldo a las acciones de la comunidad organizada que forma la resistencia son los elementos que contribuirán a obtener soluciones a largo plazo que contribuyan a un cambio de gobierno y de modelo que contribuya a salir del fondo de esta crisis que generó el huracán comunista en estos 18 años.

 

Germán Paredes|@germanparedesr|Germanparedes9@gmail.com

Gustavo Tarre Briceño: La comisión de la verdad

thumbnailgustavotarrebriceño

Las “comisiones de la verdad” se han convertido en una práctica corriente en países que han vivido períodos de violencia y transiciones democráticas. Buscan afrontar la impunidad, romper el ciclo de violencia y de violación de los derechos humanos y lograr establecer, de manera objetiva e imparcial, qué fue lo que realmente ocurrió en un determinado lapso histórico. Todo ello para propiciar una reconciliación auténtica, basada en recomendaciones de políticas que buscan identificar y atender las causas de los abusos y de las violaciones con el fin de prevenir su futura repetición.

Históricamente, las comisiones de la verdad se han creado durante períodos de cambio político, cuando se derrumban regímenes dictatoriales o con la finalidad de ayudar a la resolución de un conflicto armado. No suele ocurrir que sea el régimen autoritario y represivo el que la promueva.

La característica más importante de una verdadera comisión de la verdad debe ser su absoluta imparcialidad. A estos efectos, sus miembros deben estar totalmente alejados de toda parcialidad o influencia política, así como gozar de una intachable honorabilidad y reputación moral y profesional. Los procedimientos para las investigaciones deben ser absolutamente transparentes y no pretender sustituir a los tribunales de justicia. No les corresponde establecer responsabilidades penales individuales y sus actuaciones solo pueden servir como elementos de juicio para los procesos judiciales

En Venezuela, la mal llamada e ilegítima asamblea nacional constituyente ha creado una “comisión para la verdad, la justicia y la tranquilidad pública”; una suerte de tribunal de inquisición, con amplios poderes de investigación y atribuciones sancionatorias.

Este mamotreto, que desvirtúa la esencia de las comisiones de la verdad, es totalmente inaceptable y merece un rechazo general que aún no ha ocurrido. No olvidamos los muy acertados comentarios del Observatorio Venezolano de la Justicia que dirige la profesora Laura Louza y otras valiosas opiniones de organizaciones no gubernamentales como Transparencia Venezuela que, con legítima indignación, han señalado que más que una comisión de la verdad es una comisión de la venganza que busca perseguir a la oposición política y a quienes se atreven a pensar distinto.

¿Quiénes integran este adefesio? Empecemos por señalar que su presidente es

Delcy Rodríguez. Está integrado por el defensor del pueblo, el fiscal general, tres miembros de la ANC, tres de organizaciones de víctimas de la violencia política 1999-2017, un miembro de una organización venezolana de derechos humanos; dos personas designadas por su “competencia profesional, integridad y ética”, y tres diputados de la Asamblea Nacional en representación de la “derecha”.

Muy correctamente, la Asamblea Nacional se negó a participar en esta parodia. Las más prestigiosas organizaciones de derechos humanos no fueron ni siquiera consultadas y solo las “víctimas” afines al gobierno fueron tomadas en cuenta. En resumen, los 14 miembros de la comisión son militantes o declarados simpatizantes del PSUV.

La presidente de la ANC y de la comisión anunció que esta abordará varias investigaciones, entre ellas: los planes desestabilizadores promovidos por Julio Borges contra el sistema socioeconómico y financiero del país; la violencia y el terror que generaron grupos de choque opositores durante los últimos meses, dirigidos por el diputado Freddy Guevara; y la presunta red de corrupción y extorsión encabezada por la fiscal general Luisa Ortega Díaz y por su esposo. No hay ninguna intención de investigar los asesinatos de cientos de manifestantes ni los miles de heridos en las calles de las ciudades venezolanas, ni la tortura sistemática, ni las detenciones arbitrarias, ni los juicios por tribunales militares, ni el saqueo de los dineros públicos, ni las violaciones de la libertad de expresión.

¿Engaña a alguien esta payasada? No lo creo, pero sí pienso que el repudio a esta manipulación espuria, a este patético mamarracho, debe ser mucho más sonoro y contundente, antes de que empiece a “establecer verdades” y a imponer “la tranquilidad pública”. Nadie con un átomo de respeto por sí mismo puede participar en actividades promovidas o auspiciadas por una comisión de odio y de venganza.

La Patilla

UNIVERSIDAD: ¡ÚLTIMA TRINCHERA!


¡Hasta cuándo!

Universidad: ¡última trinchera!
La grave crisis de la educación en Venezuela es una de las grandes preocupaciones que nos aquejan. No abarcaré toda la problemática ni mucho menos todos los niveles del sistema educativo, solo me referiré a algunos aspectos de la educación superior en la cual me he desempeñado como gerente en la Universidad de Carabobo desde hace más de tres lustros. En efecto, desde director de la escuela de Derecho, pasando por el decanato de su facultad primogénita (la de Ciencias Jurídicas y Políticas) y ahora, ocupando el cargo de secretario. La Secretaría de las universidades de acuerdo a la Ley son las encargadas de certificar los documentos que de ellas emanan. Pudiéramos decir que casi todos los documentos que emite la Universidad pasan por las manos del secretario.
Hago esta introducción para que se entienda que no escribiré sobre especulaciones, sino con pleno conocimiento de causa. Es decir, relataré lo que he vivido, no solo como gerente sino también como docente, pues estoy activo en mis horas de clases desde hace casi treinta años. La Universidad de ayer no se parece en nada a la que tenemos hoy. Sus carencias y dificultades cada día se multiplican. Gerenciar la Universidad del pasado -cuando en Venezuela se invertía en la educación- no es ni la sombra a esta Universidad de guerra. Hoy, literalmente: sobrevivimos. Son muchas las causas para decir esto. Desde lo económico hasta cualquier otro motivo que ustedes se puedan imaginar. A pesar de la gravedad existente, nuestros trabajadores están allí, llenos de preocupaciones al igual que los estudiantes. Todos sabemos que estamos muy mal pero lamentablemente nos quedamos solo en la preocupación y no logramos avanzar, por lo que hemos retrocedido. Las constantes luchas son para exigir salarios o becas dignas, que sinceramente están muy lejos de la dignidad en el trato que merecen trabajadores y estudiantes.
Hoy imposible pensar que un profesor haga sus estudios de cuarto o quinto nivel en una institución de Europa, eso es impensable el euro o el dólar al cambio, son inaccesibles. Antes, que los profesores viajaran, era lo común durante los años sabáticos o planes conjuntos. Mis profesores, casi todos, hicieron sus maestrías o doctorados en Italia, Inglaterra, Francia o España. Estudié Derecho. Daba gusto escuchar una exposición de mis maestros recién llegados de cursar estudios en el exterior, nos traían exquisitas enseñanzas. Criterios con experiencias vividas en el primer mundo. Con dolor lo digo: esa Universidad ya desapareció. Hoy nuestros colegas profesores estudian en la misma universidad, aunque son de buena calidad esos estudios, no es lo recomendable, porque se produce lo que los colombianos llaman “la promiscuidad académica”. Lo interesante del postgrado es  realizarlo en otras universidades y si es posible en otros países.
Universidad, herida de muerte.-
 
La Universidad venezolana si se mantiene bajo el mismo esquema, está condenada a morir. Lo escribo con angustia. El desvelo de sus autoridades no puede ser la de mendigar le asignen presupuesto para poder mantenerlas abiertas. Eso es lo que a diario hacemos. Suena feo, pero debo decirlo. La mayoría de los salones tienen los aires acondicionados dañados, las oficinas prácticamente igual, a oscuras o con poca iluminación, las becas de los estudiantes son miserables, quince mil o dieciocho mil dependiendo del tipo de beca. ¿Sabrá el régimen cuánto cuesta alquilar un cuarto, o el pasaje en autobús, sin pensar en un cachito, una empanada, un sándwich, un jugo o cualquier otra chuchería? La respuesta es: sí lo sabe, pero ellos, el régimen, insiste en su propósito de destruir la moral burguesa. Para ellos -el régimen-, quienes estudian y se superan son burgueses y, en consecuencia su moral deben destruir.
Hablar del sueldo de los trabajadores, solo para mencionar el de los profesores es hasta vergonzoso. Claro que da pena si lo comparamos con lo que gana un docente en los países donde valoran la educación. Al cambio amigos míos, un profesor universitario en Venezuela no gana ni siquiera un dólar diario.
Todos los días hablo con mis alumnos, con los empleados, obreros y profesores, también lo discutimos en las reuniones de autoridades. Concluimos en que hay que asumir la verdadera lucha, no solo para defender la UC, mantenerla abierta y reimpulsarla, sino para rescatar la democracia en Venezuela.
He hablado muchísimo con mi rectora y amiga Jessy Divo de Romero, a quien la historia reconocerá como una ciudadana ejemplar, honesta, universitaria que dedica el tiempo que sea necesario para mantenernos unidos (a las autoridades). Solo así ha sido posible que la UC continúe activa. Nuestra UC se mantiene funcionando por ella, por su dedicación y por su permanente  acercamiento con los distintos gremios. Su regio, decente y convincente discurso, ha hecho posible lo que para otros quizá era irrealizable. A ella, nuestra rectora, mi respeto y admiración. Pues bien, en esas conversaciones siempre el tema que sale al tapete es la falta de recursos, la renuncia de trabajadores y la deserción estudiantil. Esos aspectos, al igual que los constantes hurtos, falta de transporte, deficiencia proteica para el comedor, reparación de la infraestructura, falla de los servicios públicos como el agua o la luz eléctrica; ya parecen una letanía pero son problemas que debemos atender constantemente.
Desde luego, una Universidad en esas condiciones difícilmente puede ser productiva; y eso para no tardar en explicar los mecanismos para la reposición de material que cada vez son más engorrosos. Lo son, porque la UC, por ser una institución pública, debe regirse por procesos de contratación que están regulados en la Ley de contrataciones y, tal como está el costo de la vida, con una inflación exorbitante, hasta para comprar una caja de papel bond hay que hacer un llamado a licitación. En definitiva amigos, la gerencia de esta Universidad es una tarea cuesta arriba. A eso, también hay que sumarle las rendiciones periódicas de cuentas a la auditoria interna y luego a la Contraloría General de la República. De cada bolívar que ingresa a las arcas universitarias debe explicarse cuál será su destino final. Eso está muy bien, si los recursos fueran suficientes y no viviéramos agobiados por la inflación. El presupuesto que hoy nos dan para adquirir un  producto tiene una vigencia a lo sumo de tres días, esto quiere decir que, cuando se abre el proceso de contratación, el precio ha variado y por bastante.
Universidad, cuna de libertades.-
Hemos venido diciendo que la Universidad hay que reinventarla, pero es menester decir también que ninguna modificación que le hagamos podrá subsistir bajo este sistema político que padece el país. Mientras estemos en dictadura, quizá seguiremos administrando nuestra alma mater con los parámetros que nos impone una especie de economía de guerra, pero sin embargo urge cambiar nuestro comportamiento personal. Me explico. Si queremos salvar la Universidad y transmitir nuestro reflejo hacia el país, cada miembro de la comunidad universitaria debe convertirse en un líder para los cambios. Ustedes se preguntarán ¿cómo es eso? Muy sencillo: cumplir con nuestros deberes laborales y estudiantiles hasta convertir a la Universidad en nuestra trinchera de lucha para vencer la indiferencia ciudadana, para alertar el peligro que acecha no solo al alma mater sino también al país de continuar este régimen de oprobio que ha empobrecido al pueblo venezolano.
La Universidad no se rinde.-
 
Sin miedo tenemos que defender las ideas, sin miedo hay que alzar nuestra voz libertaria: en los salones, en los laboratorios, en el transporte, en los pasillos y en las comunidades donde residamos. No nos detengamos en pensar que no hay condiciones mínimas para el trabajo o para el estudio, lo que tenemos que tener es agallas y talento para esgrimir nuestras ideas, que trasciendan más allá de los espacios universitarios. Tenemos que estar muy claros que el principal enemigo de los regímenes de talante dictatorial son los universitarios. Somos los llamados a recuperar el país.
No perdamos más tiempo. ¡Es ahora o nunca! Que nadie falte a clases, que nadie falte a sus puestos de trabajo, solo así, recuperaremos y transformaremos nuestra UC y desde allí conquistaremos la libertad venezolana. Todavía podemos decir que el único espacio con indicio republicano lo tenemos en nuestras universidades. ¡A estudiar y a luchar!
Pablo Aure   @pabloaure

“Las imágenes que salen en la portada, no son de responsabilidad del autor del escrito”

Oswaldo Álvarez Paz: Honradez integral

Oswaldo Álvarez Paz @osalpaz
Oswaldo Álvarez Paz @osalpaz

 

Todas las actividades de la vida necesitan de honradez total para que sus consecuencias sean realmente positivas. Normalmente confundimos honradez con honestidad y esta última denominación queda reservada para los que no roban ni estafan, para quienes en el ejercicio de funciones públicas o privadas, políticas, profesionales o de cualquier naturaleza, mantienen una línea impecable de conducta. Para algunos son ejemplo a seguir, pero para otros son unos idiotas que desaprovechan oportunidades para superarse o acumular riqueza material y poder en el sentido más amplio de la expresión.

Planteadas las cosas en estos términos, bastante abreviados por cierto, la dirección política del país necesita una dosis extrema de honradez  tanto por parte del oficialismo como de quienes se han convertido en voceros del enorme sentimiento democrático de la nación. Los primeros están claramente identificados por sus estrafalarios comentarios, juicios descabellados, mentiras, disimulos y diarios escándalos derivados de su probada ineficacia y de la alta dosis de corrupción que marca sus ejecutorias. El mundo entero reacciona frente a ellos motivado por la creciente convicción de la presencia protagónica que en Venezuela tienen las estructuras operativas del narcotráfico y del terrorismo. Las alarmas suenan tanto en el continente americano como en el resto del planeta. Las consecuencias son progresivas y crecientes. Se ven y se sienten.

Con relación a los segundos, me refiero a los voceros de la democracia, la exigencia es urgente. No sólo con relación al dinero, a los fondos para financiar sus movimientos y actividades, cuyo origen y destino tiene que ser transparente, sino también a la sinceridad de sus declaraciones y a la claridad que reclama la confianza nacional que necesitan. Me sumo a quienes piden poner punto final al “secretismo”, a esa concepción politiquera según la cual las conveniencias tácticas, incluso estratégicas, pueden servir para sobrevivir, para cuidar espacios o conquistar nuevos, para mantener una relativa “estabilidad” que pudiera ser buena dentro del electoralismo que empaña la visión de algunos de los más importantes voceros. Por supuesto que esas conductas pueden servir para beneficio de personas o grupos, pero nos alejan del objetivo final de cambio profundo por el que tanto sacrificio se ha acumulado.

No me refiero exclusivamente a la próxima elección de gobernadores a realizarse el 15 de octubre. Para ese día las cartas están sobre la mesa. Las consecuencias se verán de inmediato y cada quien deberá asumir la responsabilidad que le corresponde. Pero con relación a los participantes y a los candidatos a gobernadores, con contadas excepciones, veo las campañas en un estilo tradicional y populista preocupante. Pocos mensajes de fondo sobre el cambio, sobre la descentralización, sobre la construcción de una verdadera Federación integrada por Estados y Municipios autónomos. Pocas o ninguna mención a Cuba, al problema de la droga o al terrorismo. No siento convicción en la lucha para poner punto final al centralismo presidencialista. Demasiado de más de lo mismo, aunque quizás un poco mejor.

Lunes, 25 de septiembre de 2017

oalvarezpaz@gmail.com

@osalpaz

La Patilla

Trump y Castro pueden salvar a Venezuela

Tras meses de enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, las protestas de calle de la oposición en Venezuela se han calmado, pero la crisis económica y política está lejos de terminar. La Asamblea Nacional Constituyente elegida de manera fraudulenta está redactando una nueva constitución que subordinará al sistema judicial y a los organismos legislativos al poder ejecutivo. El resultado será una nueva dictadura en Latinoamérica, la primera en décadas.

Al haberse hecho de prácticamente el poder absoluto para gobernar a voluntad, Nicolás Maduro no ha perdido tiempo: ha encarcelado a los opositores políticos, ha usado la tortura y la represión en contra de los estudiantes y ha silenciado a los medios críticos que quedaban. A pesar del desastre humanitario que ocasionó que los ciudadanos de ese país perdieran en promedio hasta un diez por ciento de su peso, que se les dijera que se comieran a los conejos que tenían como mascotas y que cientos de miles huyeran al extranjero, el sucesor de Hugo Chávez se niega a abandonar el poder.

Otros países de la región y la oposición deben intensificar sus esfuerzos para encontrar la manera de salir del caos. Las negociaciones en República Dominicana entre los funcionarios del gobierno de Maduro y sus opositores no tendrán éxito por sí solas. El lunes pasado, el presidente Trump ofreció una cena a los presidentes de Brasil, Colombia, Panamá y a la vicepresidenta de Argentina en la que acordaron continuar trabajando juntos para resolver los problemas de Venezuela. Tal vez logren algo, si se incluye en la ecuación a otro país: Cuba.

Dada la animosidad de Trump hacia el régimen cubano en su discurso ante las Naciones Unidas, cuando dijo que Washington no levantaría las sanciones a La Habana sino hasta que esta hiciera reformas, esta alianza parece improbable. Sin embargo, ambos países tienen incentivos reales para trabajar juntos: solo los cubanos pueden hacer salir a Maduro y a sus secuaces del poder, y solo las inversiones, el turismo, el comercio y la buena voluntad de Estados Unidos pueden permitirle a Cuba aliviar sus serios problemas económicos. Si Raúl Castro se une al grupo que busca resolver la crisis venezolana, se podría llegar a un acuerdo, ahora o cuando la crisis empeore de nuevo.

Maduro se niega a dimitir. Aunque el gobierno ha programado elecciones regionales para mediados de octubre, el presidente no está dispuesto a convocar elecciones presidenciales el año próximo, porque sabe que las perdería. La presión internacional en Venezuela ha aumentado. Los países latinoamericanos han hecho fuertes declaraciones contra el régimen y Estados Unidos ha impuesto sanciones; la Unión Europea podría imponer sanciones económicas y limitar la entrega de visas en breve. No obstante, es poco probable que estas medidas por sí solas lleven el cambio a Venezuela, lo cual hace aún más atractiva la participación de dos actores antagonistas, Cuba y Estados Unidos.

¿Por qué deberían Washington y La Habana unir esfuerzos para sacar a Venezuela del desastre en el que está. Primero, en ocasiones Cuba ha sido clave en negociaciones de conflictos, más recientemente en el acuerdo de paz de Colombia.

Segundo, la única potencia externa con influencia real en Caracas es Cuba. Con más de 40.000 médicos, maestros, así como personal de inteligencia y seguridad provenientes de Cuba en Venezuela, el gobierno de La Habana goza de la absoluta confianza de Maduro, quien se apoya en él para su seguridad personal, para influir en sus aliados y controlar a sus rivales y adversarios. A cambio, a Cuba se le paga con dinero en efectivo por los recursos humanos que provee y con el suministro subsidiado, aunque decreciente, de petróleo para consumo interno, así como para reventa a otros países a un precio más elevado.

En pocas palabras, los cubanos son los únicos actores en este embrollo que pueden influir en Maduro y convencerlo de que se haga a un lado. Se debe persuadir a la oposición y a Estados Unidos para que le otorguen a Maduro y a sus compinches asilo seguro en La Habana. Esto motivaría la celebración de elecciones presidenciales en Venezuela y el proceso de reconciliación con una amnistía para todos los venezolanos.

¿Por qué los cubanos defenestrarían a un aliado como Maduro, pese a lo incómodo que es? Saben que, aunque ha sobrellevado la crisis más reciente, hay muchas otras por venir: el incumplimiento del pago de la deuda, el declive de la producción y los precios de petróleo, el descontento dentro de las fuerzas armadas. Cuba le ha apostado todo a otros países en el pasado y sabe bien que los resultados no han sido buenos.

Además, Cuba tiene un enorme problema justo al norte sin una solución visible: Donald Trump. Con su victoria electoral, La Habana perdió todos sus contactos en Washington. Las revisiones de Trump de las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama para normalizar las relaciones con La Habana son más un distractor para los legisladores cubano-estadounidenses que amenazas reales para Cuba, pero están logrando un efecto secundario: disuadir a las empresas estadounidenses y europeas de invertir en Cuba. Cuba quiere turistas estadounidenses, pero necesita certidumbre y continuidad para atraer inversiones que puedan hacer crecer su economía. Sin Trump, eso es poco probable.

¿Hay posibilidades de ganar en este dando y dando? ¿Ayudaría La Habana a sacar con cuidado a Maduro para facilitar el retorno de la democracia a Venezuela si Trump siguiera con una normalización al estilo Obama? ¿Que sucedería si países como Brasil, Canadá, Colombia y México remplazaran los subsidios de Maduro durante un tiempo y a las decenas de miles de soldados cubanos en Venezuela se les garantizara un retorno gradual y seguro a casa? Es difícil de decir, pero todos se beneficiarían de tal acuerdo y ninguna de las partes involucradas sufriría pérdidas excesivas.

Venezuela tiene mucho que ganar de una gran negociación que incluya a Cuba y a Estados Unidos, al igual que Cuba, Estados Unidos y el resto de América Latina. Por ahora, quizá parezca ingenuo pensar que Maduro y sus aliados vayan a aceptar un acuerdo en el que él deje el poder justo cuando parece que lo ha consolidado. Sin embargo, algunas veces ese es el mejor momento para llegar a un acuerdo. La situación de Venezuela es insostenible, y los cubanos, que han estado ahí desde siempre, lo saben. ¿Lo sabrá Trump?

Resultado de imagen para the new york times