A pesar de los malos

“Ay mijo… ¿Tú no crees que sería mejor dejar esa protestadera para que no sigan matando a los muchachos?

Publicado en: Opinión

24/06/2017 09:13 AM

Por:

Fabricio Ojeda

Periodista

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

“Mijo, ¿y  es verdad que este tipo, el tal (¿cómo es que se llama?) Maduro ese, va a poner una constituyente? ¿Tú crees, mijito, que con eso arreglarán a Venezuela?”.

La abuela Toribia está viviendo la “ñapa”. Lleva ya siete años en eso, desde que un agresivo linfoma en la garganta la mandó para terapia intensiva, primero, y una neumonía que la agarró débil por las quimioterapias la puso –según los médicos- con el 1% de posibilidades de sobrevivir.

Pero sobrevivió, y por ahí sigue “echando vainas” todavía, viendo morir a muchos que teóricamente se irían después que ella, sobre todo esa gente joven que está cayendo en las calles bajo las balas y bombas de la dictadura madurista.

“¿Tú crees, mijo?”, pregunta angustiada, cada vez que se entera de un nuevo asesinato, de que no se consiguen las medicinas de las que depende, de los precios de la cada vez más prohibitiva comida.

“No abuela, eso no servirá. Al contrario, empeorará todo, pues solo se trata de un truco del régimen para mantenerse en el poder, contra el 90% de la población, e instaurar definitivamente el comunismo que terminará de destruir al país y empobrecernos aún más a los venezolanos”, le responde su nieto predilecto, bachiller esperando ingresar a la universidad, quien alza la voz para que Toribia, cada día más sorda, le oiga sin repreguntar.

“Ay mijo… ¿Tú no crees que sería mejor dejar esa protestadera para que no sigan matando a los muchachos? ¿Esperar las elecciones para presidente, como era antes, para cambiar a este gobierno?

Los achaques de sus 72 años no le impiden estar pendiente de todo, preguntar por todo, opinar sobre todo. No le imposibilitan notar los rostros preocupados de sus hijos, sus nietos, de mucha de la gente que conoce. No la abstraen de la tragedia que sufre el país.

Tampoco obstaculizan la confusión que le generan los comentarios de su primo Aníbal, fanático fundamentalista de la manoseada “izquierda”, desde el día cuando consiguió un cargo que le ha permitido sortear las dificultades que afectan a los demás mortales (harina y esas cosas) adulando a cuanto jefe ha pasado por el ministerio desde hace 18 años.

“Chávez vive”, responde Aníbal cuando alguien intenta abrirle los ojos con argumentos convincentes que no lo convencen a él de que vamos por mal, muy mal camino.

De la familia, solo Toribia escucha sus razones y a veces llega hasta dudar de que este de verdad sea un gobierno totalitario, autoritario, corrupto, ineficiente, inmoral, forajido y antidemocrático.

-Aníbal me dijo que la constituyente es la solución. ¿Será verdad, mijito?

-No abuela. ¿Hasta cuándo seguirá creyéndole a esa gente?

Afuera se oyen tiros.

Mataron a otro muchacho. En el video se ve claro cuando un supuesto guardia nacional “bolivariano” (pobre Bolívar), le mete un tiro en el pecho y luego le hace otros dos disparos a quemarropa.

Después se informó que no fue un efectivo de la desprestigiada GNB, sino de la ahora en deterioro fuerza aérea (así, con minúsculas) venezolana.

Profesional de la enfermería. 22 años. Otra vida truncada.

“Aníbal me dice que la culpa es de la oposición, porque manda a la gente a manifestar”.

Entonces hay que explicarle a la abuela que los venezolanos que dejan la vida en las calles no protestan porque los mandan.

Lo hacen porque ya están hartos de un gobierno embustero, asesino, despótico, saqueador, que ha sumergido al grueso de la población a la miseria más indigna que han sufrido los habitantes de esta, a pesar de todo, tierra de gracia.

Con las reservas petroleras más grandes del planeta.

Con los jóvenes más preparados y “resteados” del mundo.

Un  paraíso al que Dios dotó de todo, pero le falta “de todo” tras casi dos décadas de dominio castrochavista.

Y Toribia trata de entender, de adaptarse  a las nuevas realidades, luego de pasar años acostumbrándose a la alternabilidad democrática que alguna vez imperó en Venezuela.

Pero el mundo no solo es de Toribia, aunque muchos homenajes se merece.

Es de todos.

Y debemos reconstruir a Venezuela.

Con la ayuda de los buenos.

A pesar de los malos.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Mercedes Montero: Compra de lealtades

24 de junio de 2017

OEA Países manipulación

Compartir el post “Mercedes Montero: Compra de lealtades”

Lamentable pero cierto. En la última jornada de la 47 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) fue descartada la presentación de una resolución sobre la crisis política que afecta a Venezuela desde hace un largo tiempo y se ha recrudecido desde hace 82 días con protestas diarias que han dejado un saldo hasta ahora de 78 jóvenes asesinados por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), sin contar las muertes por hambre, desnutrición, enfermedades que otrora (cuando Venezuela tenia gobiernos verdaderamente democráticos) habían desaparecido, falta de medicinas, inflación apabullante, desempleo debido al cierre masivo de empresas privadas y quiebra y destrucción de las empresas públicas, destacando Petróleos de Venezuela (PDVSA) y todo el complejo industrial de Guayana, región de Venezuela en la que está ubicado el Arco Minero del Orinoco, al cual lo tienen en la mira los grandes intereses de empresas trasnacionales que sumadas al saqueo de las arcas de la nación por parte de los personeros del régimen y de los Castro que son en realidad los que gobiernan en Venezuela hacen una montaña de intereses que confirman el dicho que los países tienen intereses pero no amigos.
OEA batalla por la dignidad y la libertad
La excusa ahora es que no se pudo lograr un “grupo de contacto” , el cual no se logrará hasta que suceda una de estas dos cosas
a) El pueblo venezolano luchará hasta sacar a los Castro de Venezuela, lo cual de paso traería como agregado la liberación de Cuba
b) El rigor de la maldad desplegada por el castrismo sobre el pueblo venezolano es de tal magnitud que se pretende llegar a una “salida negociada” cuyo significado real es que Venezuela pase a ser una extensión de Cuba o esté supeditada a los designios desde la isla. De suceder lo antes mencionado serán dos, los pueblos que vivan bajo la tiranía castrista. Luego será todo el hemisferio el que será azotado y saqueado por la tiranía más antigua del planeta, igual o muy parecida a la de Corea del Norte.
¿Por qué no se logró el “grupo de contacto” propuesto por México, que contaba con el respaldo de 19 países más? Sencillamente porque el saqueo del que ha sido objeto Venezuela ha servido para comprar lealtades.
CARICOM en venta
Veamos: Hay 20 países que están a favor de dictar una resolución sobre la crisis que afecta a Venezuela, Hay ocho (8) países que se abstuvieron y cinco (5) países en contra de la resolución. Es lógico, necesario y deseable que entre los países existan intereses comunes, relaciones comerciales, intercambios culturales, relaciones diplomáticas, pero es algo muy diferente que la relación sea la “donación, regalo, inversión” en un país siempre y cuando ese país receptor este obligado a rendir su voluntad y apoyar al país “donante” cualquiera que sea la naturaleza de lo que exija a cambio. Lamentablemente en el caso de la Venezuela castrocomunista de Chávez las relaciones “comerciales y diplomáticas” fueron establecidas como parte de un proyecto ideológico cuyo objetivo es la toma del poder a nivel mundial. El logro de este propósito pasaba por la destrucción de Venezuela para financiar la posterior esclavitud del hemisferio occidental como primera instancia.
Protestas heroicas Venezuela
El sacudón de Venezuela le está resultando a los castrocomunistas y sus adláteres de otros países el equivalente a una piedra en el zapato. ¿Por qué? Porque aunque los castristas no lo crean los seres humanos cualquiera que sea su ideología política tienen una reserva moral que llegado el momento los obliga no solo a decir, sino también a actuar para enderezar las torceduras del camino, hacer que los organismos internacionales vuelvan a retomar el respeto por su misión como le está sucediendo a la OEA, que en esta ocasión ha tenido que reconocer aunque sea expresada en lenguaje diplomático que su intervención para resolver el conflicto venezolano al que tiene como obligación resolver ha quedado en la nada.. El castrismo sigue demostrando su naturaleza delincuencial, al dejar muy en claro que el robo al erario venezolano solo ha servido para atentar contra la moral de unos pueblos a los que se les quiere comprar la decencia.

Mercedes Montero foto1
Mercedes Montero
Columnista de Opinión
mechemon99@yahoo.co.uk / @Mechemon

Pedro Corzo titula: El Castrismo, entre Obama y Trump

Sábado, 24 de junio de 2017

24 de junio de 2017

Trump Castro y Obama 7

Compartir el post “Pedro Corzo titula: El Castrismo, entre Obama y Trump”

El cambio de política en proceso de implementación del gobierno del presidente Donald Trump hacia la dictadura castrista, ha generado numerosas expectativas y como era de esperar entre los cubanos se han exacerbado las pasiones, en particular, entre quienes respaldaron las medidas que favorecían al totalitarismo que dispuso el presidente Barack Obama.

Fue tan espectacular el impacto del restablecimiento de relaciones diplomáticas y el relajamiento de las restricciones a Cuba por el presidente Obama, que gobiernos y dirigentes políticos distantes del castrismo se aproximaron a ese régimen en la suposición, al parecer, que los cambios políticos y económicos en la isla serían inmediatos.

Más complejo e incomprensible fue que algunos opositores y disidentes de intramuros y extramuros pensaron que el cambio de Washington influiría favorablemente en los Castro, quienes en base a los mismos accederían a implementar cambios radicales en la finca que han explotado por más de 58 años.

Trump sobre Cuba
Lamentablemente todos se equivocaron. El castrismo no hace concesiones sino es objeto de presiones. La maquinaria del poder está engrasada y ajustada para recibir y no para dar, de ahí que muchos de los que creyeron que la primavera de la libertad rompería con el deshielo, estén apoyando el cambio de vía del presidente Trump.

La ruptura de relaciones entre Estados Unidos y Cuba fue una decisión de la Casa Blanca, el restablecimiento de las embajadas fue también su iniciativa, y las subsiguientes concesiones económicas y políticas también fueron una medida del ejecutivo estadounidense, lo que permite apreciar una vez más que cada país actúa en base a sus intereses y a las interpretaciones que del contexto hagan sus dirigentes.

Barack Obama, decidió ignorar la cruda realidad de la isla, y trató a sus gobernantes como si hubiesen sido electos por el pueblo. No quiso ver ni escuchar las golpizas y arrestos que allí se producen, incluidas las que ocurrieron después de su discurso en La Habana. Su objetivo de cambiar la política con Cuba no tomaba en cuenta el escenario, en consecuencia la obcecación por imponer una nueva ruta, implicó concesiones que a la larga favorecían a la nomenclatura, en particular al aparato militar, y no al pueblo como proclamaba la declaración oficial.

Obama y Castro 7760009
El presidente Obama eligió desconocer que Cuba está regida por una dinastía, que ese gobierno viola sistemática y permanentemente los derechos humanos y que el pueblo está sumido en la pobreza por las restricciones y la ineficiencia económica de un sistema fracasado.

Washington y La Habana representan modelos ideológicos, políticos y sociales totalmente opuestos, sin que eso signifique que sus respectivos pueblos sean enemigos, como han sido sus líderes por décadas, a pesar que el régimen castrista instrumentó una política de estado contra la nación estadounidense y todo lo que esta representa. Mientras, en la isla se auspició el odio a Estados Unidos, la Casa Blanca se limitó a favorecer el derrocamiento del totalitarismo insular.

Los que creen que las dictaduras deben aislarse del mundo democrático, tal y como se hizo con Sudáfrica durante el régimen de apartheid, lo más probable es que apoyen las disposiciones de Donald Trump, todavía más, hay quienes opinan que las medidas debieron ser más severas porque el país está bajo el control de una dictadura militar, otros, los partidarios de las concesiones y los intercambios que no son tales, rechazaran las exigencias al totalitarismo y seguirán considerando responsables de los problemas de Cuba no a su gobierno, sino a quienes se le oponen o rechazan.

No obstante, más allá de las decisiones de los últimos dos mandatarios estadounidenses, corresponde a los cubanos comprometidos con el establecimiento en la isla de una sociedad democrática trabajar por ese objetivo con independencia de los que se haga en Washington, porque aunque son indiscutibles los beneficios que implican tener de aliado en la causa a Estados Unidos, la responsabilidad de acabar con la dinastía de los castro recae sobre los cubanos.

pedro-corzo-2017
Pedro Corzo (*)
@PedroCorzo43
* Periodista y Director del Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo

Juan Diego Humpierres titula hoy: Jóvenes Heroicos

24 de junio de 2017

Venezuela un SOS de su juventud

Compartir el post “Juan Diego Humpierres titula hoy: Jóvenes Heroicos”

“Estar preparados para la guerra es uno de los medios
más eficaces para conservar la paz”.

George Washington

George Washington

Determinar la forma precisa del final de este drama histórico, sería una imprecisión mayúscula.
Estoy convencido que entramos en cuenta regresiva, pero esto puede no ser sinónimo de inmediatez.
Desmantelar la podredumbre infecciosa en la cual hemos transitado, será una tarea de alta cirugía, en donde los hallazgos de malignidad pueden sorprendernos aún más de lo que hemos presenciado.
La represión que se vive, es el síntoma de un Estado forajido, con rasgos similares a las dictaduras más crueles que han tapizado la historia, con dos componentes adicionales: el terrorismo y el narcotráfico.
Estas condiciones hacen del panorama un agujero oscuro, que no precisa por ahora luz aparente; digo aparente, porque si hay una verdadera luz latiendo con consciencia, que es la voluntad popular en la calle, que ya perdió el miedo y que está dispuesta a sostener la lucha.
Sin embargo, faltan fichas para terminar de desmantelar esta demencia asesina del desgobierno.
Cómplices bien pagados
La hipocresía internacional seguirá en su conducta corrompida, los militares tarifados con precios inimaginables no darán un paso al frente jamás, los enchufados doble moral seguirán mamando la teta insaciablemente, hasta la última gota, los políticos de oficio pactaran bajo sus intereses, los círculos armados mantendrán luz verde para asesinar a su antojo.
La pregunta precisa es: ¿Podrán estos jóvenes heroicos tener la fuerza para sacudir de forma definitiva este régimen?; la verdad no me atrevo a dar respuesta alguna; pero sí hacer un llamado de conciencia a todos aquellos que aún miran hacia los lados, como si el asunto no es con ellos y siguen siendo cómplices de este holocausto de casi dos décadas.
Dejar en orfandad a estos chicos valientes, es un acto de cobardía absoluta, quedarse a mirar como los asesinan, es ser cómplices de este capítulo infame de la historia.
En la segunda guerra mundial, el mundo permaneció mudo frente a los trenes que iban a los campos de exterminio, hoy muchos siguen en sus ventanas mirando como la crueldad hace de las suyas. Es un derecho no participar en el campo de batalla, pero es un pecado capital seguir sosteniendo esta indolencia.
David Vallenilla heido de muerte
Si la sociedad civil entera no plasma su coraje en decir ¡Basta!, la guerra sumará más víctimas y la lucha podría convertirse en crónica.
Un llamado a los medios de comunicación, a la banca, al sector comercial y económico, al sector público que también padece de esta agonía, a que se sumen y terminen de dar un paso al frente; esos jóvenes podrían ser sus hijos.
Dejemos nuestras cuotas y parcelas a un lado, es un pacto de consciencia urgente.
El luto de cada familia requiere ser honrado y jamás olvidado; hoy hay un rostro de una Venezuela limpia, con ganas, con sueños, con ilusiones, pero sobre todo con agallas.
No dejemos a nuestros jóvenes heroicos huérfanos
Juan Diego 2014Juan Diego Humpierres
Abogado
Master en Psicología Jurídica de Familia
Master en Psicopatología y Psicoterapia
Diplomado en Negociación y Mediación

juandiegocd@yahoo.com
@juandiegomotiva

¿Qué hacer cuando sentimos el agua al cuello?

JUNIO 24TH, 2017 MARGARITA BELLORIN CARABALLO

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

¿Qué hacer cuando sentimos el agua al cuello?OPINIÓN

SIGA LEYENDO
La sonrisa de los Papas
Maduro: Esta noche revelaré “planes” de la “derecha” para los próximos días
Consecomercio revela que en 17 meses se perdieron 1 millón de empleos

Muchas veces cuando pensamos que todo está perdido, debido a que estamos tan embotados que no encontramos la solución para resolver eso que nos atañe y nos tiene de mal humor que muchas veces esa sensación de rabia e impotencia la volcamos sobre otras personas que no tienen nada que ver con ello.

Lo mejor sería tomarnos un tiempo y romper con la actividad que estamos haciendo para lograr disociarnos, haciendo algo que realmente nos guste y que nos pueda ayudar a conectarnos con la solución a ese problema que nos tiene perturbado.

Si! Hacer algo diferente cuando estamos enfrascados en algo a lo cual no le vemos la salida, lo mejor es dejarlo por un lapso de tiempo corto e irnos por un café y reunirnos con gente que nos pueda aportar ideas nuevas.

Realmente es impresionante, lo bueno que puede resultar esto ya que te ayudara a refrescar tus ideas y ver dentro de ti surgir esa revelación que tú mismo encontrarás.

Haz la prueba y veras que lograras salir airoso con la cabeza en alto.

Así, como con una bella sonrisa que iluminara tu rostro y en consecuencia el camino por donde transites.

Recuerda, la solución está dentro de ti y solo con tu Actitud positiva puedes lograr las cosas.

Los Contactados III, por Martha Rosenthal

JUNIO 24TH, 2017 Martha Rosenthal MARTHA ROSENTHAL

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

Los Contactados III, por Martha RosenthalPARAPSICOLOGÍA

Foto Pixabay

SIGA LEYENDO
De París a New York
Planeta Clon
La daga extraterrestre

Por Martha Rosenthal
@agendamagica

Hace un tiempo les escribí sobre Los Contactados (I) y Los Contactados (II). Las respuestas a estos artículos fue muy numerosa, las inquietudes de los lectores muchísimas, pero siguen preguntando, algunos con expectativas y otros con conocimientos inadecuados.

El contacto con seres de otras realidades es un tema sumamente delicado que vengo manejando desde hace veinticinco años en forma pública y algunos más en forma privada. En mi obra Emisarios Del Más Allá publicada hace más de diez años, ofrecí muchas explicaciones que permiten ―a quienes tienen interés― guiarse, orientarse a entender como ocurre este evento, pues no lo considero un fenómeno. Sin embargo, pasados los años, no he cesado de investigar, estudiar y evaluar este tema.

Las redes, maravillosa tecnología, nos permiten informarnos en tiempo real de sucesos de todo tipo. Pero como todo, tiene dos caras: la de quienes se leen un libro o dos y se hacen “expertos” y así aparecen a los ojos públicos. Y la de quienes de veras estudian, cuestionan, indagan y buscan experiencias validadas por expertos, se convierten en verdaderos maestros de este tema delicadísimo.

Nada agrada más a un contactado que refrendarle que lo está haciendo bien y en buena lid, llevarle a un ascenso frecuencial que le permita continuar creciendo e instándolo a elevar su frecuencia desde el permanente trabajo interno. De la misma manera, nada hay que más moleste a otros, que señalarles errores harto evidentes pero que les bajan dos escalones en su calidad de contactados e insistirles en que deben mejorar su escala frecuencial, también desde el trabajo interno. Hubo quien en una oportunidad me dijo ¿“y eso pa que”?

Cuando alguien que desea ser evaluado me trae un texto lleno de horrores, ya no errores, con responsabilidad e inmenso amor se lo hago saber, aun sabiendo la furia que esto acarreara. Un ejemplo de algo que me fuera enviado es alegar que se ha canalizado un contenido donde hablan de un elemental de la naturaleza, conocidos habitantes de la segunda dimensión, pero en esa errada canalización lo atribuyen a la tercera.

En otro caso señalan en otra desacertada canalización que los ángeles pertenecen a la tercera dimensión cuando vastos estudios nos hablan de su estadía entre quinta y séptima. Hace poco me enviaron desde otro país para su evaluación, un supuesto contacto que refería que el 29 de un mes específico sería el momento del fin del mundo, cuando bien sabemos que no es usual más no imposible que den fechas ni nombres. Y en otra se habla de una estrella de cinco puntas, etc.

Por cierto, uno de los significados esotéricos de la estrella de cinco puntas o pentáculo o pentagrama, es el hombre y el diablo, el bien y el mal, que observado desde otro ángulo semeja a un hombre siendo el vértice superior su cabeza y los brazos y piernas extendidas y separadas. Modelo que tomó Le Corbousier en su Modulor. En la magia Wicca, representa los elementos. Pero una estrella cósmica, esas que a diario vemos brillar intensamente en la bóveda celeste, tienen forma de globos, como el sol, etc. Evidentemente, un Maestro no dicta errores sino conocimiento de alta luz. Son muchos los ejemplos que puedo ofrecerles.

Y así por el estilo, la revisión de material “canalizado” que me es enviado, debe hacerse con sumo cuidado y seriedad para garantizar que es de total seriedad y validez. Tal como lo explico en mi obra antes citada, la metodología es diversa, el léxico usado es muy semejante, pero lo más importante del contacto es el contenido y veracidad del mensaje.

¿Puede ocurrir que un contactado de altísimo nivel descienda de este y contacte seres de menor frecuencia? Naturalmente que sí. Mantener el nivel frecuencial en forma estable no es fácil, requiere un sostenido trabajo interno, nutrir sus emociones a elevados niveles, una alimentación sana y un entorno acertado.

Entre más nivel y más alta la dimensión mayor es la acción de la frecuencia, por ello la insistencia del trabajo interno y el establecimiento de contacto a dimensiones superiores.

¿Y eso se logra? Voluntad e intención, sólo así. Reconocerse, aceptarse, trabajar el ser interno, respetar los talentos y reevaluar los errores. Allí, la soberbia, la ira, las emociones no cónsonas, deben ser erradicadas porque no tienen espacio en un verdadero contactado.

Podría pensarse que serlo es evolucionar hacia la perfección, pues…quizá sólo sea tener la extraordinaria oportunidad de ser instruidos por quienes ya pasaron todo lo que nosotros estamos viviendo ahora, siempre y cuando se desee ser alumno permanente y no maestro súbito.

Para que se efectúe el contacto, siempre habrá un anillo de Maestros instruyéndolo en todo momento, uno es el principal, pero siempre son diferentes los Maestros que los acompañan en cada paso del proceso según el escalón en el que estén. La función de ellos es guiar, orientar, alentar, motivar y estar a nuestro lado. La belleza del proceso es el autodescubrimiento. No debemos olvidarlo.

De nuevo los invito a aclarar inquietudes escribiéndome por ceinpla.org@gmail.com

Pompeyo Márquez

JUNIO 24TH, 2017 ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

Pompeyo MárquezOPINIÓN

SIGA LEYENDO
¿Qué le dirías a los represores?
El mensaje esperanzador que envió Laureano Márquez a toda Venezuela
MUD convoca gran trancazo este viernes tras muerte de David Vallenilla

Hace cuarenta y cinco años, en pleno gobierno de Salvador Allende y la Unidad Popular, Tomás Amadeo Vasconi, a cargo de la sección de Ideología y Cultura del Centro de Estudios Socio Económicos de la Universidad de Chile, en Santiago, nos invitó a Marco Aurelio García y a mí a conocer al líder máximo de la izquierda venezolana. Nos recibió en el Lobby del Hotel Carrera, a pocos pasos de La Moneda, en donde se decidía el destino de Chile y de América Latina tras un proyecto que el visitante venía a conocer de primera mano. Era un hombre joven, en la plenitud de su madurez – tenía cincuenta años – que aunaba una impactante reciedumbre con una dulzura en el trato, una generosidad en sus palabras, una inmensa sabiduría y una humildad que contrastaba con la importancia que sabíamos poseía.

Nos cautivó. Era el primer venezolano que conocía, un hombre que sabíamos había presenciado todos los grandes acontecimientos históricos del siglo, había vivido diez años de clandestinidad enfrentándose a la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, había presidido el Partido Comunista de Venezuela, ocuparía un asiento en el senado de su país y era el modelo del militante bolchevique, perfectamente descrito por Bertolt Brecht como uno de esos escasos imprescindibles : “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”.

Nosotros, fervorosos militantes de la ultraizquierda chilena, de cerebro y corazón marxistas leninistas, guevaristas convencidos de que el proyecto de la Unidad Popular de avanzar democráticamente hacia “un socialismo con rostro humano”, legalista y pacífico, fracasaría inevitablemente si no pasaba a la fase superior del enfrentamiento armado y la guerra popular, debimos rendirnos a la evidencia de la sabiduría con el que el gran líder se refería al proceso y nos pedía humildad, prudencia y sobre todo respeto por el único factor que podía llevar a buen término los cambios hacia una profundización de la democracia chilena y el logro de mayor justicia e igualdad en esa sociedad profundamente clasista, aristocratizante y autoritaria, como la chilena. La última palabra descansaba en el pueblo, no en las vanguardias.

Temía que los demonios se desataran y Chile viviera una tragedia como la española. Tenía un profundo conocimientos de las reales circunstancias de la sociedad chilena, clasista, apasionada y dogmática, fiel a sus tradiciones históricas y poseedora de dos partidos obreros marxistas profundamente enraizados en su historia. En Chile, nos dijo como en un murmullo, no caben veleidades emocionales ni comportamientos ultraístas, viscerales. Chile no es Cuba, tampoco es Venezuela y mucho menos la Unión Soviética. Cuiden lo que tienen que nosotros sabemos lo que son las tiranías. He luchado toda mi vida contra las tiranías y sé cuánto sufre un pueblo cuando es esclavizado. Vale infinitamente más una mala democracia que la más perfecta de las dictaduras.

Quedamos profundamente impactados. Pues no esperábamos que un hombre que había asistido al XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, presenciando talvez como el único latinoamericano el desvelamiento de los crímenes de Stalin, que había hecho de su lucha por el socialismo en Venezuela un motivo irrenunciable de vida, un imprescindible, tuviera tan alto nivel de comprensión de los fenómenos históricos y que siendo un revolucionario integral, un hombre debido a su pueblo en carne y espíritu por el que había arriesgado su vida, fuera el demócrata más consecuente que nos tocada conocer. Fue el primero y tal vez el único pensador verdaderamente marxista y verdaderamente democrático que conociera.

Se cumplieron sus temores. Lo que me llevó a tener que partir al destierro luego de algunos meses de clandestinidad bajo la bota del horror militar chileno. Ni siquiera imaginé que ese país absolutamente desconocido del que provenía el gran hombre que acababa de conocer sería finalmente mi país y de que él se convertiría en mi padre espiritual. Pues con todo el respeto y el amor que se merece mi padre, si Dios me hubiera dado la oportunidad de escoger, en una segunda vida, un padre, hubiera escogido sin dudarlo dos veces a Pompeyo Márquez. Sería injusto desconocer a otros grandes venezolanos que he conocido y amado – para mi Ricardo Zuloaga fue mi segundo padre venezolano – pero la vida me permitió compartir con Pompeyo la actividad y la reflexión políticas, la educación sentimental de participar en primera línea en la lucha contra un gobierno despótico que, usurpando las que fueran nuestras ideas y creencias como coartada para sus verdaderos propósitos de violación y saqueos, nos ocupara todas las horas de vigilia. Hasta el día de hoy.

Pompeyo, ha sido para mí como seguramente para muchísimos venezolanos, un verdadero padre y maestro. El hombre más justo y bondadoso que me fuera dado en vida la inmensa fortuna de conocer. Piadoso, contenido, tolerante, profundamente liberal en el más honroso sentido del término y justo como resulta inmensamente difícil serlo en un mundo plagado de injusticias. No creo que nadie, en su larga vida casi centenaria, le haya oído una mala palabra, un juicio malévolo, un comentario innoble. Alimenté el sueño de que si las circunstancias nos permitían un gobierno de transición, él lo presidiera. Hubiera sido un padre perfecto para una nación sumida en la orfandad. Pues Pompeyo llevó la representación de su nombre hasta sus últimos límites: fue el más grande tribuno de la política venezolana. Un hombre que miraba con indulgencia las desbordadas pasiones de quienes él tanto amara. Y siempre vi una mirada compasiva y comprensiva ante nuestros desbordes pasionales.

Puedo decir con orgullo que fue mi compañero, nuestro compañero. Respaldamos y acompañamos a Antonio Ledezma, por quien él sintiera una profunda admiración,  con un grupo de honorables venezolanos, que debo recordar en este momento de dolor compartido: Fernando Gerbasi, Agustín Berrios, Omar Estacio, Milos Alcalay, Trino Márquez, Helen Fernández, Aníbal Franquiz, Juan Páez Ávila, Américo Martín, Carlos Blanco Garnica, Gonzalo García Ordóñez, Gustavo Orlando López. E hicimos de nuestros habituales encuentros de asesoría una ocasión para el cultivo de la amistad y el conocimiento. Era una inagotable fuente de sabiduría, de quien se podían esperar los más certeros, atinados y luminosos análisis.

Algún día, en momentos de intimidad, me confesó que le faltarían años para arrepentirse de los errores cometidos. Se refería, entre muchos otros,  a su participación en las guerrillas del PCV contra Rómulo Betancourt y Raúl Leoni. Y que su máxima aspiración era luchar hasta su último aliento contra “la dictadura militar cívica con tendencias totalitarias” – fue su definición del régimen desde el comienzo mismo de nuestra lucha contra Hugo Chávez y el chavismo, al día siguiente del asalto al poder por el teniente coronel golpista – y morir en una Venezuela liberada.

Tuvo una maravillosa familia, Tania, Natasha, Iván y Luz María, hijos tenidos de su matrimonio con Socorro Negretti, su esposa de toda la vida hasta su muerte en 1998. Dios le permitió luego la fortuna de darle a Yajaira Araujo, una bella, bondadosa y esforzada esposa, amiga y compañera, que lo acompañó en ese difícil y atribulado tránsito de la vejez con amor, dedicación total y cariño infinito. Sufrió lo indecible por las muertes de quienes bien pudieran haber sido sus bisnietos, pero sentía que en ellos revivía lo mejor, lo más bello y grande de la Venezuela en que naciera, en la que luchara y a la que le dedicara su vida entera, sin pedir a cambio más que el logro de su felicidad plena.

Ha fallecido uno de los más ilustres venezolanos de la historia de la República. Amado Pompeyo, descansa en paz.

¿Qué le dirías a los represores?

JUNIO 24TH, 2017 CARLOS BALLADARES

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

¿Qué le dirías a los represores?OPINIÓN

SIGA LEYENDO
El atentado contra Betancourt y sus ramificaciones
Pompeyo Márquez
El mensaje esperanzador que envió Laureano Márquez a toda Venezuela

El viernes 19 de mayo en la puerta Tamanaco de la UCV, un grupo de profesores de esta casa de estudios le dictó clases a los miembros de la GNB (que les impedían el paso) y a un conjunto de alumnos. La imagen tiene cierta belleza: un profesor solitario en medio de la calle entre los soldados (con sus armaduras, cascos y escudos en perfecta alineación) de un lado y del otro: los estudiantes sentados en el piso. La palabra como protagonista frente a la violencia potencial, pero también el acto de las mentes posiblemente abiertas o por abrir debido al diálogo de las ideas.

No quiero perder la esperanza del milagro de la conversión. No quiero pensar que los que empuñan las armas en contra del pueblo, se han convertido en una especie de máquinas que no logran empatía alguna con el que sufre sus agresiones. Ante esta terrible posibilidad algunos repiten el mito: “no son venezolanos”, como si nuestro gentilicio nos hiciera inmunes a la maldad, al daño del semejante y del compatriota. Lo primero que les diría a los policías y soldados es que los considero seres humanos y venezolanos. Y esta doble condición les permite como personas saber distinguir entre el bien y el mal, y después como venezolanos el reconocer que padecemos el deterioro de las condiciones de vida y la pérdida de las libertades. Sin duda nuestras policías se han corrompido y mucho, pero debemos recordarles que en su familia siempre hubo una figura (tiendo a pensar en las mujeres: madres, abuelas, etc.) que les enseñó que ser gente decente era algo bueno. Y sé muy bien que el venezolano tiene muy arraigado en su cultura política la valoración del sufragio universal, por lo cual la denuncia de la pérdida de este derecho no creo que los deje indiferentes.

En estos tiempos se ha escuchado hasta la saciedad, que las personas que trabajan para el Estado deben obedecer a la dictadura porque tienen que llevar comida a su casa. Es por ello que lo segundo que les diría es el reconocer su amor y sacrificio por sus familias, pero que deben pensar en las familias de los que reprimen. Y algo más importante: si aman realmente a sus hijos, esposas (la mayoría son hombres) y padres, piensen que defender el deterioro del país irremediablemente dañará a sus seres queridos. De nada valdrá obtener un poco más de ingresos hoy en un país con tan alta inflación y destrucción de su economía, por solo resaltar el nivel de vida y no las libertades políticas. ¿Qué país le están dejando a sus hijos?

Un tercer argumento es que el odio no prescribe. ¡No hagan algo que después tengan que arrepentirse! ¡No actúen de una forma en que sus familias se sientan avergonzados de ustedes! No piensen solo en el presente, imaginen cómo serán juzgados en el futuro, porque incluso podrán ser juzgados no solo por sus familiares, sino también por una sociedad que ya cambió. Son muchos los que fueron abandonados por los que hoy les dan órdenes, y después dirán que ustedes actuaron por propia iniciativa. La Constitución es clara: las responsabilidades son individuales, el argumento que afirma: “yo seguía órdenes superiores” no los ayudará. Piensen cuando todo esto termine, trasládense a ese futuro y pregunten a su yo del mañana: “¿Valió la pena hacer el mal, violar las leyes, los derechos humanos y negar lo bueno que me enseñaron los seres queridos que me formaron?”

Y por último, les haré recordar la ilusión de los niños cuando se les pregunta: ¿Qué quieren ser de grandes? Te responden: policía. ¿Por qué? Porque ustedes son vistos como héroes que combaten la delincuencia y protegen al débil. Ahora ustedes están haciendo lo contrario, defienden al malandro corrupto que no quiere hacer elecciones limpias y justas para quedarse siempre en el poder, y atacan ¡Y ROBAN! Al que protesta pacíficamente. ¿Cómo serán vistos por los niños y las nuevas generaciones? Simplemente no serán vistos, porque cuando pasen frente a las personas éstas les volverán el rostro. ¿Quieren eso o quieren ser héroes? ¿se imaginan que un nuevo tiempo naciera con la decisión de ustedes de apoyar las libertades y el respeto a la Constitución? Hay ejemplos de ello y me refiero a 1958 y la década de los sesenta, cuando los militares fueron los protectores de la democracia y los defensores de la Patria frente al invasor cubano.

Muchos dicen que necesitamos el milagro final para que termine nuestro padecer como nación. Pues no es uno solo sino varios milagros, uno por cada persona que se dedica a negar el presente. San Pablo fue el mejor ejemplo de cómo un gran enemigo se convirtió en el mayor divulgador de un bien, pues a él le rezo para que interceda ante los que se niegan a escuchar el clamor de un pueblo que quiere libertad con prosperidad. Venezuela tiene derecho a vivir en la modernidad, no podemos ser la excepción.

@profeballa

El atentado contra Betancourt y sus ramificaciones

JUNIO 24TH, 2017 EDGARD J. GONZÁLEZ

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

El atentado contra Betancourt y sus ramificacionesOPINIÓN

SIGA LEYENDO
¿Qué le dirías a los represores?
Gobernador de Mérida asegura que prensa regional alienta la violencia
La trampajaula constituyente

Hacen hoy exactamente 57 años, el 24 de junio de 1960, ocurrió un intento de magnicidioa través de la explosión de una poderosa carga de dinamita y termita, colocada dentro de un vehículo Oldsmobile 54, estacionado en el canal derecho de la avenida de acceso al Paseo Los Próceres, en Caracas, donde se celebraría un desfile militar para conmemorar la batalla de Carabobo y el día del Ejército. Aquel viernes el presidente Rómulo Betancourt salió desde la quinta “Los Núñez” en Altamira, en el segundo de tres vehículos Cadillac negros que conformaban la caravana, y en aquella limousina, manejada por el chofer oficial Azael Valero,  le acompañaban su Jefe de la casa Militar, el Coronel Ramón Armas Pérez, en el asiento delantero, a la derecha del conductor. El Ministro de la Defensa General Josué López Henríquez y su esposa, iban con Betancourt en el asiento trasero. Cerca de las 9.30 am ya estaba la caravana circulando por el inicio del Paseo Los Próceres, hacia el tramo central donde se producen los desfiles militares (y otras actividades, como competencias de vehículos a alta velocidad), para lo cual tiene gradas de concreto, y partes techadas, destinadas a albergar a los asistentes más importantes. Fue diseñado para servir como sede de desfiles militares y espectáculos de masas, algo similar a las funciones de los Coliseos en el imperio romano.

Betancourt fue parte de la generación estudiantil del año 1928, enfrentada a la dictadura cerril de Juan Vicente Gómez, camada que sufrió persecución, cárcel y destierro, incluso con López Contreras, el sucesor del gomecismo, aunque permitió los tímidos inicios de la transición, que se amplió gracias a la bonhomía de Medina Angarita, también militar, pero menos comprometido que su directo antecesor con el cerrado esquema militar y andino que pretendía eternizarse en el poder, desde la muerte del “bagre” en diciembre del 35. La transición estaba programada para seguir ocurriendo en cámara lenta, oficialismo y oposición habían logrado un candidato presidencial de común acuerdo, Diógenes Escalante, que supuestamente estaría dispuesto a satisfacer las exigencias de ambos bandos, pero el cisne negro de su sorpresivo desequilibrio mental (seguramente de vieja data, pero oculto, porque las funciones diplomáticas de Escalante le mantenían lejos de Venezuela y del escrutinio cotidiano), generó una modificación crucial en el tablero de juego, y los jóvenes de la oficialidad militar y de las organizaciones políticas aprovecharon el vacío que produjo la “súbita” locura del candidato de consenso, para dar un golpe y tomar el poder, rompiendo bruscamente con los esquemas que privilegiaban al generalato y al procerato derivados de las tradicionales montoneras que regían en el país desde 1830, los “acreedores y buitres” que pasaban factura por sus servicios a la paaaatria, secuelas de la guerra de Independencia.

Durante el trienio Oct 45 Feb 48 la Junta cívico-militar presidida por Betancourt logró producir un clima de distensión política -en las antípodas de la falta de libertades vigente durante el gomecismo y la primera etapa de transición-, que a su vez preparó el terreno para el plato fuerte de superar el sistema electoral indirecto y excluyente, para establecer elecciones libres, universales, directas y transparentes, en las que participarían todos los mayores de 18 años y, por primera vez, las mujeres. Por supuesto que siendo el partido AD el principal gestor de esos trascendentales cambios, y Betancourt su abanderado y promotor, el candidato adeco llevaba eso en su favor, y Rómulo Gallegos, el más prestigioso escritor venezolano del momento, fue electo presidente por la absoluta mayoría de los nuevos y alborozados electores. Pero a la oficialidad golpista le quedó el gusto por el mando, y no veían con buenos ojos tener que regresar a sus cuarteles y a sus funciones exclusivamente militares, mientras los civiles se hacían cargo del país, su democratización, su crecimiento económico, su movilidad social en sentido vertical, buscando beneficiar a todos los sectores. El patrioterismo ofrece diversas maneras de justificar un zarpazo armado, y los militares lo integran a sus discursos para maquillar su vuelta a las andadas, su adicción al poder. Con apenas nueve meses en la presidencia, Gallegos fue derrocado y empujado al exilio, al comenzar la anterior dictadura militar, que duró desde noviembre del 48 hasta enero del 58. Nueve años y dos meses de prepotencia basada en la amenaza de las armas, desarrollismo compulsivo que además de construir calles, avenidas, autopistas y edificios, dejaba comisiones de cada contrato, apretaba el cerrojo a quienes se atrevían a pensar distinto, perseguía, encarcelaba, torturaba, enviaba al exilio o al cementerio a los más inconvenientes, formando parte del Club de dictadores latinoamericanos (Perón, Rojas Pinilla, Somoza, Batista, Duvalier, Stroessner, Trujillo) que eran la contribución del subcontinente a la parte más obtusa de la guerra fría. Venezuela vio crecer su infraestructura en inversa proporción al disfrute de las libertades y la honestidad en la administración de los dineros públicos. A los rencores del gomecismo se suman los del perezjimenismo, desplazados factores que seguían intentando retomar el poder perdido, por cualquier vía, prefiriendo los métodos de la violencia y el inmediatismo (a los que luego se agregarían los encandilados por la falsa épica revolucionaria de Fidel Castro, los ortodoxos del comunismo -ya denunciado en sus excesos criminales, por Nikita Jrushoven el Congreso de 1956– y los “cabezacalientes” de AD, que se separarían para formar el MIR y luego jugar a los guerrilleros rurales y urbanos, en su patético afán de imponerle al pueblo el colectivismo igualitarista que sólo ha provocado enormes tragedias doquiera ha sido implementado). Gomecistas, perezjimenistas y comunistas fueron los tres factores que -por separado, pero en paralelo- le pusieron enormes trabas a la democratización de Venezuela.

Los equipos usados por los complotados para detonar a distancia los 65 kilos de explosivos que escondía el verde oldsmobile modelo 54, eran modernos para la época, el modus operandi había sido probado con vehículos y víctimas humanas, pero por aumentar sus márgenes de seguridad, ubicándose lo más lejos posible del punto cero de la explosión, elevaron el margen de error humano, por depender de imprecisas señales visuales y gestuales. Segundos marcaron la diferencia, que proyectó la porción más destructiva de la onda explosiva sobre la mitad delantera de la limousina presidencial (lo demuestran las abolladuras en la puerta y el guardafango delanteros derechos). Uno o dos segundos más tarde los mayores daños le habrían ocurrido a la mitad posterior del vehículo, invirtiendo el saldo de un muerto y un heridoen el asiento delantero, trasladando las bajas a los ocupantes del asiento trasero. El Coronel Armas recibió el mayor impacto de la onda explosiva, por ser quien estaba a menor distancia del carro-bomba, falleció en el acto. El conductor sufrió graves heridas, quemaduras que abarcaron bastante superficie epidérmica. El Ministro y su esposa salieron casi totalmente ilesos, el Presidente tuvo además de quemaduras en manos y cara, lesiones en el ojo y el tímpano derechos, y un corte en el labio inferior. Las lesiones en oído y boca le dificultaron por un tiempo la expresión oral, sin embargo esa misma noche dio una rueda de prensa, y al otro día se dirigió al país en cadena nacional de radio y TV, para demostrar que estaba vivo y lúcido, en total capacidad para seguir cumpliendo las funciones de su alto cargo.

Aunque era ancho el abanico de enemigos de Betancourt, desde el primer instante él tuvo la certeza de que este atentado -trágico pero sin lograr su objetivo esencial- fue patrocinado por el déspota “chapita” (por la excesiva cantidad de medallas que adornaban su chaqueta militar), lo cual fue corroborado en tiempo récord por las investigaciones que comenzaron por la placa del carro-bomba, prestado a uno de los complotados, Manuel Yánez Bustamante, quien una vez detenido delató al resto de la banda. Los militares Eduardo y Ángel Morales Luengo, trajeron desde República Dominicana los equipos de transmisión remota, Luis Cabrera Sifontes fue el encargado de hacer detonar la carga, a la señal del sombrero de Yánez. Todo fue planificado en Madrid, en la residencia de Napoleón Graziani, un grupo de perezjimenistas, respaldados por la primitiva dictadura quisqueyana, contra la cual había actuado Betancourt, solidario con los opositores a chapita Trujillo. En este crimen se juntaron el hambre y las ganas de comer, dos pandillas vinculadas a dictaduras, una ya derrocada, otra a punto de colapsar, como lo vaticinó certeramente el propio Betancourt: “No me cabe la menor duda de que en el atentado de ayer tiene metida la mano ensangrentada la dictadura dominicana, pero esa dictadura vive su hora pre agónica, son los postreros coletazos de un animal prehistórico incompatible con el siglo XX”. La dictadura de Trujillo fue condenada por la mayoría de los países de la OEA, y desde entonces adoptaron la “Doctrina Betancourt”, que compromete a los países miembros a repudiar todo régimen que se aparte del ejercicio democrático y el respeto a los Derechos Humanos, razones que luego justificaron la expulsión de Cuba (esos principios han sido muy prostituidos, hoy prevalece la doble moral de los levantabrazos, comprados con dólares y petróleo barato, recursos que son propiedad del pueblo sometido por la pandilla que reparte a esos esquiroles para que incumplan sus deberes y den la espalda a las mayorías reprimidas que luchan por recuperar su país, su democracia, sus libertades, su futuro). Once meses después del fallido atentado contra RB, chapita conoció en carne propia un genuino y exitoso atentado, y en el planeta hubo una alimaña menos.

Ahora paso a señalar los elementos de este episodio con los que estoy indirectamente vinculado; El malherido chofer de la limousina del presidente Betancourt fue trasladado al Hospital Periférico de Coche, donde mi madre fue una de las enfermeras que lo atendieron. En similares circunstancias que el Coronel Armas, por estar dentro del círculo de mayor efecto de la onda explosiva, el otro fallecido era un joven que caminaba cerca de la limousina presidencial, vivía en Arvelo, en una calle paralela a la calle donde yo vivía con mi madre y hermano, en la vecina Artigas, ambas urbanizaciones son contiguas. En Artigas, a menos de cien metros de nuestra casa, vivía una señora que era la madre de tres hijos del Coronel Armas (mucho después se mudaron a El Paraíso). En la única visita que hice -años 60- al edificio de la PTJ que estaba cerca de la Plaza Carabobo y mi recordado Liceo Andrés Bello, descubrí una sala dedicada a mostrar memorabilia de crímenes famosos, y allí vi una maqueta -sobre una mesa- reproduciendo a escala lo esencial del atentado en Los Próceres: La información escrita decía que “la bomba era tan poderosa que tenía un efecto mortal en un radio de 500 metros a la redonda”, lo cual entonces me pareció exagerado, y mantengo ese criterio, a la luz del saldo de apenas dos personas muertas y dos vehículos destrozados, en un día feriado con mucha gente dirigiéndose a ese lugar para presenciar el espectacular desfile militar, ajenos todos –excepto los sicarios confabulados– al peligro potencial del carro-bomba y un magnicidio fallido, para fortuna de Venezuela y Latinoamérica. En junio de 1960 la naciente democracia venezolana apenas tenía dos años y medio de edad, gateaba entre los formidables obstáculos puestos en su camino por los representantes de los totalitarismos que estábamos tratando de superar, dos férreas dictaduras que habíamos dejado atrás, y un proyecto disfrazado de redención proletaria comunal, derrotado en los años 60, pero reapareció disfrazado de ovejita populista, constituyentista y retrechera, puro aaaamor y paaaaz. En este desastre la culpa no es de la vaca, ni de la Constitución. Fumea por el PSUV, el TSJ, el CNE, la corrupción y el castromadurismo.

¡No es constituyente, es autodestrucción! por Leandro Rodríguez

opinion + 1

24 Junio, 2017

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Hablar de la ilegitimidad e inconstitucionalidad de la presunta “constituyente” es hacer leña del árbol caído, es mucho más útil prever sus atroces consecuencias en caso que se consume, esperemos por el bien de la república, de nuestros hijos, solo llegue a lo que es ¡una aberrante pretensión dictatorial!

Lo primero es darnos cuenta del objetivo primordial de la misma: atornillar a la actual clase gubernamental en el poder, protegerla de elecciones democráticas, universales, directas, secretas e inmunizarla de la oposición, así como de instituciones no partidizadas, toda vez que desde el mismo momento de su pretendida instalación (han dicho) irán contra los diputados de la Asamblea Nacional, la fiscal general de la República y de todo aquel o aquello que sea obstáculo a la tiranía.

En caso de darse la falsa “constituyente” tendríamos también que acostumbrarnos a los mismos personeros del gobierno que han oscurecido la política nacional las últimas dos décadas, ocupando cargos públicos como en un carrusel, donde cada vez “enchufan” a sus familiares y allegados, haciendo de las instituciones del Estado extremidades partidistas alcahuetas de todas las fechorías que hoy pública y notoriamente cometen a pesar de los controles que ofrece la actual carta magna ¡imagínense con una hecha a su medida!

Tendríamos que olvidarnos de políticas sociales reales, de las que realmente ayudan a superar la pobreza e independizan a sus beneficiarios, tendríamos que acostumbrarnos a las “misiones” cuyo único proceso es manipular electoralmente a los más necesitados, evitando superen la pobreza, esclavizándolos a exiguos estipendios o discriminantes financiamientos públicos, sin que sea permitido la superación personal ni familiar, todo debe ser bajo el conformista manto de lo “comunal”, nadie puede ansiar a la independencia económica.

Tendríamos que aceptar definitiva/permanente los controles y racionamientos, mismos que nos han arrastrado a la sobrevivencia indigna. Mientras que todas las naciones de la región (a excepción de Cuba) gozan de estabilidad y crecimiento económico, como resultado de gobiernos que apoyan y promueven a sus connacionales, aquí en Venezuela tendríamos que vivir haciendo lo que el gobierno nos diga qué, cómo, cuándo, cuánto y dónde hacer, lo mismo ocurrirá con nuestra alimentación, los Clap y el bachaqueo son el producto más representativo de la visión social que se plasmaría en la “nueva constitución”.

¡Seremos más pobres! Pregúntese ¿quién es su sano juicio invertiría en un país en retroceso? La nueva constitución espantaría definitivamente a los inversores, solamente quedaría el mismo grupo de cómplices internacionales que hoy saquean nuestras riquezas, destruyen nuestro ambiente y entregan recursos a un gobierno inauditable, la escasez e inflación de hoy serán un bonito recuerdo de cara a lo que viene sí se permite la nueva constitución madurista.

¡No es constituyente, es autodestrucción! por Leandro Rodríguez