El Hundimiento | Por Antonio Sanchez García

Foto: Vladimir Marcano15/02/2018 10:00 AM

Antonio Sánchez García

Historiador y Filósofo de la Universidad de Chile y la Universidad Libre de Berlín Occidental. Docente en Chile, Venezuela y Alemania. Investigador del Max Planck Institut en Starnberg, Alemania. En twitter es @sangarccs

¿Qué impide que un régimen oprobioso, inútil, abusivo, mutilador y que no obedece a otra razón de existir que a la desaforada ambición y crueldad de unas pandillas de forajidos, se sostenga a pesar y en contra de la voluntad general – tanto nacional como internacionalmente – de exigir que desaparezca cuanto antes y dé paso a la reconstrucción de una sociedad violada, ultrajada, secuestrada por sus responsables? ¿Qué sostiene este asalto de la barbarie, del cual no se puede encontrar una sola ventaja, un solo beneficio para el país? ¿Qué lo ha desfondado material, ética y moralmente, convirtiéndolo en un despojo de lo que un día fuera: una democracia próspera, progresista, liberadora, solidaria? ¿A qué honduras de la infamia y el envilecimiento ha debido llegar para que no haya gobierno probo y decente alguno en el Hemisferio que acepte recibir de huésped a quien lo reprime, maltrata y envilece?

La respuesta no está lejos de quienes, en las altas esferas de gobierno en América Latina, en los Estados Unidos y en Europa señalan que el problema de la gobernanza de Venezuela escapó del ámbito propiamente político para invadir el ámbito de lo propiamente delictivo, criminal, hamponil. Por primera vez en la historia de Occidente, desde el asalto al Poder por las pandillas nazis de Adolfo Hitler, un país cae en manos de organizaciones mafiosas de narcotraficantes, lavadores de dinero, ladrones de alzada y altos empujes que se han hecho con el control de las riquezas nacionales, PDVSA, el Arco Minero, terroristas y delincuentes quienes, brotando de sus profundidades, se han alzado hasta las máximas instancias del Poder y establecen una suerte de asedio, de secuestro, de indebida apropiación de una sociedad entera. Los venezolanos estamos secuestrados bajo la complacencia y alcahuetería de las fuerzas uniformadas. Tan pandillescas, como todas las otras mafias que controlan el Estado y manejan el gobierno.

Venezuela, hoy por hoy, es reinada por las mafias. El internacionalismo proletario, ideológico pretexto de la injerencia global impuesta por los regímenes comunistas, ha dado paso al internacionalismo gangsteril, mafioso. Que luego del derrumbe de la Unión Soviética y la implantación del salvaje capitalismo de Estado en China ha dado paso a mafias rusas y mafias chinas. El estercolero dejado tras suyo luego de la implosión de los socialismos sino soviéticos.

Si hace un siglo el asalto al aparato de Estado ruso por los bolcheviques abrió paso a la instauración de la llamada “dictadura proletaria”, el copamiento del aparato de Estado venezolano por el golpismo militarista ha dado paso a la instauración de la “dictadura de las mafias”. Es la profunda diferencia que existe entre la dictadura de partido único, militar y autocrático cubano, con esta dictadura mafiosa. Aquella pertenece al pasado siglo, en donde se ha quedado anclada. Ésta, su despojo, apunta a una nueva forma de control político social: devastar el tejido institucional, corromper hasta la médula a las fuerzas armadas para convertirlas también a ellas en pandillas narcotraficantes y ladronas, y acomodar a sus disidencias – siempre relativas, siempre dispuestas a acomodarse en los entramados mafiosos y delictivos del poder, siempre prontas a claudicar y sumarse al pandemónium pandillesco – en una suerte de administración compartida. Tal fenómeno no es un atributo propio de los socialismo, sino de los fascismo. Como lo estableciera el gran sociólogo alemán Theodor Adorno. Al final de su siniestra historia, también el nazismo hitleriano se había convertido en un amasijo de pandillas. Ni clases sociales, ni emporios empresariales, ni oligarquías nobiliarias: Alemania se convirtió en el casino en donde las grandes mafias se disputaban la posesión del planeta.

Es la profunda diferencia que existe entre la dictadura comisarial de las Fuerzas Armadas chilenas – restauradoras y reconstituyentes – y esta dictadura narcoterrorista – devastadora y terminal. Una diferencia del cielo a la tierra que sólo la trasnochada politiquería de los partidos hegemónicos de la MUD se niega a ver. Sobre todo en su rechazo a dejar el Poder, como Augusto Pinochet, de buen o mal grado, aceptara entregar a la decisión democrática de su pueblo. Lo que la pandillocracia no puede tolerar es dejar el Poder, abandonar el campo y permitir que la anormalidad, que se ha convertido en norma, sea desplazada por el orden inmanente al Estado de Derecho. Son veintiséis años de esfuerzos por asaltar el Poder y ya dieciocho por alterar radicalmente el funcionamiento de la sociedad, hasta desarticularla y reducirle al nivel primario de su barbarie. En Venezuela ya es normal, incluso lógico, que la gente se muera de hambre o de mengua, carezca de los medios esenciales de sobrevivencia, haya vuelto a la economía del trueque y la fuerza incontrarrestable de la necesidad haya puesto a valer al dólar como la única referencia económica válida. Sube el dólar, sube automáticamente el precio de los bienes de consumo. Incluso de manera inmediata y automática. Antes de que Ud. alcance la caja, los artículos que ha escogido ya tienen otro precio. La economía venezolana ha sido literalmente arrasada. Sin consideración de las vidas que se lleva por delante. Decena de infantes están muriendo semanalmente en los hospitales públicos venezolanos. Al gobernante que acaba de ser declarado Persona Non Grata en Lima esos niños muertos le traen sin cuidado.

Si el problema no es político, sino policial, la principal responsabilidad por este ruptura de todas las instancias del poder recae, naturalmente, sobre las fuerzas armadas. Son en Venezuela, como en todas las sociedades dotadas de aparatos de Estado y sujetas a la vigencia de un Estado de Derecho, la válvula de seguridad encargada de garantizar que la vida colectiva no retrocaiga en la más absoluta barbarie. Y de dichas fuerzas, su Estado Mayor y su oficialidad, que cuenta con más generales que todos los países miembros de la OTAN en su conjunto. Es un hecho irrebatible que son ellas y principalmente ellas el principal sostén y uno de los principales beneficiarios de este régimen de barbarie dictatorial que nos agobia.

Cabe la pregunta esencial para acercarse a la circunstancia política: dado que al parecer no existen las fuerzas endógenas para terminar por desmoronar este corrompido y tenebroso edificio, ¿quién lo desmoronará? ¿Cómo enfrentar un tumor canceroso de la gravedad del que afecta al conjunto de las fuerzas armadas, dado que pase lo que pase seguirían en poder de las armas de la descoyuntada república? El próximo gobierno asentado por las fuerzas capaces de imponerlo y respaldarlo ¿hará tabla rasa con ellas, mandará a la cárcel a los culpables y mandará a su casa a los inocentes, si los hubiere? Una vez comprobada la práctica inviabilidad de esta Venezuela mafiosa, ¿cuál es la Venezuela posible? ¿Quién y con qué fuerzas podrá hacerse a la tarea de su reconstrucción?

Nos enfrentamos a un caso históricamente inédito en nuestra región. Es el derrumbe de doscientos años de historia. Volvemos al reino de las incertidumbres, que con patéticos reclamos le dirigiera el Libertador a los cielos: “La América es ingobernable para nosotros; el que sirve una revolución ara en el mar; la única cosa que se puede hacer en América es emigrar; este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas; devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos; si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, éste sería el último período de la América.”

Bolívar fue injusto: confundió Venezuela con la América entera. La que se ha hecho ingobernable, está en manos de tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas, devorada por todos los crímenes y extinguida por la ferocidad, es su Patria, Venezuela. Cuatro millones han seguido su consejo y han emigrado. Pero la situación es aún más grave de cómo se la pintaba al general Flores, a quien le recomendaba con toda sinceridad: “Mi consejo a Vd. como amigo es que en cuanto Vd. se vea próximo a declinar, se precipite Vd. mismo y deje el puesto con honor y espontáneamente: nadie se muere de hambre en tierra.”

¿Se precipitaría Nicolás Maduro, él mismo, y dejaría el puesto con honor y espontáneamente como se lo recomendaba Simón Bolívar al general Flores? Ningún gobernante de la América caída en brazos de la anarquía y la disgregación se caracterizaba por la absoluta ausencia de honor. No ha lugar para el optimismo.

Anuncios

VENEZUELA, LA GUARIDA DEL TERRORISMO EN AMÉRICA

ForoLibertad / febrero 16, 2018 / Venezuela, la guarida del terrorismo en América</CLASS=”PANEL”>

Por @ReyesRamses de @Rumbo_Libertad

No es un secreto que durante el régimen de Hugo Chávez como el de su sucesor Nicolás Maduro el Estado venezolano ha protegido y financiado grupos extremistas que usan el terror y la violencia para evitar que se consume un mundo de libertades, sin restricciones ni censuras, despreciando así los valores clásicos de occidente.

Estos grupos, al igual que la dictadura cubana, han ejercido mando y control de las fuerzas armadas venezolanas, desde las FARC y el ELN hasta Hezbolá ocupan importantes puestos en el ejército venezolano, lo que ha permitido no solo ejercer control sobre la población venezolana, sino además desarrollar rutas con consentimiento chavista para movilizarse desde Venezuela hacia toda América; el régimen chavista ha entregado pasaportes a diversos miembros de estos grupos terroristas para que no puedan ser detectados en las fronteras de los distintos países que visitan, ya sea para establecer bases de operaciones o como escala para dirigirse a los Estados Unidos.

Recientemente se pudo comprobar que miembros del grupo terrorista ELN distribuían alimentos a la población en los estados fronterizos con Colombia, los mismos que entrega la dictadura de Nicolás Maduro a través de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), lo que permite corroborar que este grupo terrorista al igual que lo viene haciendo las FARC, ejercen control del cien por ciento de las fronteras venezolanas, pasando incluso por encima de las fuerzas armadas nacionales. Estos grupos son quienes reciben mayor parte del dinero producto de la extorsión y controlan el narcotráfico en la frontera con Colombia, actividad delictiva que acostumbraban realizar las fuerzas armadas venezolanas, las cuales están ahora al final de la cadena de mando, por lo que reciben muy poco del botín, aunque lo suficiente para seguir subordinados.

Por otra parte no solo la narcoguerrilla colombiana ha encontrado un fuerte aliado comarcal y financiero en Venezuela, sino que también el extremismo islámico encontró un “ubicación geográfica privilegiada” para establecer una red de circulación que le permite movilizarse libremente por todo el continente americano en la búsqueda de dinero sucio para solventar sus atentados y su actividad militar en Medio Oriente.

Se hace imposible para el régimen chavista negar los nexos con Hezbolá y lo que esto implica, el narcotráfico, el lavado de dinero y el tráfico de armas es la principal fuentes de financiamiento de este grupo como del Estado venezolano, lo que los hace los socios perfectos, además del desprecio hacia los valores occidentales, cosa en la que coinciden el extremismo islámico y la doctrina comunista. Tareck El Aissami, vicepresidente de la dictadura venezolana, acusado de narcotráfico internacional por los EEUU y al cual  la Eurocámara pidió que se le extendiera sanciones recientemente, es el delegado de Hezbollah en Venezuela y su principal ficha en el continente americano, llegó a desempeñar el actual cargo como vicepresidente tras acuerdos entre el grupo terrorista y el PSUV.

El Aissami desde sus inicios en la Universidad de los Andes guardaba estrecha relación con grupos extremistas y la narcoguerrilla, posteriormente con el ascenso al poder a través del chavismo fue encargado de la Oficina Nacional de Identificación y Extranjería de Venezuela, desde donde entregó decenas de pasaportes venezolanos a miembros de grupos terroristas. Hoy Hezbolá lo impulsa en su prensa oficial como el próximo ¨Presidente de Venezuela¨, calificándolo de “hombre fuerte en las sombras”.

Todo esto converge con los objetivos geopolíticos del chavismo denominado la “Patria Grande”, mediante el Foro de Sao Paulo, la nueva Internacional comunista que critica al Estado de Israel pero no condena el terrorismo de Hamas, y que además asegura que el crecimiento del extremismo Islámico se debe a los ataques de Estados Unidos y de la OTAN. Sin duda se ha creado una red de contención latinoamericana por parte de grupos de la nueva izquierda que han alcanzado el poder en las últimas dos décadas, con el fin de proteger y financiar al terrorismo, lo que deja en evidencia que estos han estado vinculados al extremismo, a la guerrilla y el narcotráfico desde su gestación hasta su ascenso al poder.
Ante la realidad, es evidente que la dictadura en Venezuela no solo representa un peligro para los venezolanos, sino también para la paz y seguridad de la región, del mundo, por lo que no solo es un derecho de las naciones intervenir sino un deber, con el fin de velar por la integridad del continente a través de unas Operaciones de Paz.

Luis Carvajal: “Chiripero” presiona a la MUD para ir a un matadero electoral

Inicio > Opinión > Luis Carvajal: “Chiripero” presiona a la MUD para ir a un matadero electoral

Emisora Costa del Sol FM 15-02-2018 Opinión0 Comments

“Quienes piensan que: “sí votamos ganamos”, se olvidan de la máxima que reza, que “El que vive de ilusiones muere de desengaño; y de eso, tenemos ya mucha experiencia en Venezuela”

El llamado “Chiripero” liderado por Avanzada Progresista de Henri Falcón, Ex- Gobernador del Estado Lara y el secretario General del MAS, Felipe Mujica; y un grupo de organizaciones políticas, quienes  vienen teniendo una posición, que a decir de Carvajal; “es un tanto romántica, porque los mismos, no le garantiza triunfo a la Alternativa Democrática, sino, todo lo contrario, más frustración y miseria, porque es del conocimiento público, que es el régimen Cubano, que impera en Venezuela; y mantiene, no sólo todos los controles del sistema electoral nacional, sino, de toda la nación, incluyendo las decisiones presidenciales”.

Dijo el Periodista: “Es tanto así, que el propio Maduro solicitó este 14 de febrero, prolongar el registro electoral en el exterior, hasta el el 25 del presente mes , lo cual, no garantiza, que casi cuatro millones de emigrantes venezolanos, que ha significado la diáspora nacional, asuma su derecho a elegir, por el cierre de embajadas en la mayoría de los países del continente planetario.

Sentenció Carvajal: “El argumento de siempre que dice: “No le dejaremos espacios a quienes no lo merecen”, no tiene asidero por ahora, porque este régimen se ha caracterizado por la mentira, evidenciada en las diferentes ediciones del cacareado diálogo de acuerdo. Le mintieron hasta al Papa, a quien ahora le solicitan indulgencia y mediación, Autorizan a personeros para deliberar sin cualidad para decir, porque, quienes rigen el poder en Venezuela, es el G2 Cubano, y su orientación es la no ceder y dar garantía para una elecciones justas y libres”.

Manifestó: “Hay que consolidar la premisa fundamental que garantice unas elecciones limpias en Venezuela, establecida por las declaraciones del Grupo de Lima, donde se recoge que el proceso electoral en Venezuela, debe tener un tiempo necesario para ser prepara en un contexto real, con la observancia internacional adecuada.

Argumentó: “Quienes están apresurados para salir de la crisis venezolana, deben plantearle a sus aleados del régimen, que deben darle garantía a los venezolanos para que no mueran por la carencia de medicamentos y alimentos, Ellos saben que el régimen no  ha querido abrir un canal humanitario en el país, para mantener el conocido: “El síndrome de Estocolmo”, macabra estrategia que le garantiza una política clientelar y populista para controlar el poder, que  es en  última y primera  instancia  su objetivo final.

Concluyó Carvajal: “Quienes piensan que: “sí votamos ganamos”, se olvidan de la máxima que reza, que “El que vive de ilusiones muere de desengaño; y de eso, tenemos ya mucha experiencia en Venezuela”

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Invasión ¿sí o no? (15-02-2018)

Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Invasión ¿sí o no? (15-02-2018)

Fran Tovar 15-02-2018 El pizarrón Opinión0 Comments

¿Se aproxima una intervención militar en Venezuela? Estamos de acuerdo con el analista William Serafino en que el panorama plantea más preguntas que respuestas. Según Serafino “La saturación informativa alrededor de los últimos movimientos (militares y diplomáticos) del frente externo contra Venezuela dibuja un panorama que, hasta los momentos, plantea más preguntas que respuestas inmediatas e inminentes. Sin embargo, algunos hitos políticos recientes, como la gira del secretario de Estado de EEUU Rex Tillerson por países líderes del Grupo de Lima y la implosión de la Mesa de Diálogo en República Dominicana, lo segundo consecuencia de lo primero, dan cuenta de un nuevo curso de acciones para elevar a Venezuela a la categoría de conflicto internacional; el tan ansiado punto de no retorno donde el acoso geopolítico disuelva las fronteras de la política (interna) y rebase el ya endeble derecho internacional” (“Los planes del Comando Sur y el rompecabezas de la guerra contra Venezuela”, en Misión Verdad).

La misma aprehensión en torno a la posible intervención militar la muestra el argentino Carlos Aznares: “No se trata de dramatizar, exagerar o esbozar conspiraciones apocalípticas, pero cada una de las piezas que el Imperio está moviendo en el tablero latinoamericano apunta a establecer un escenario de intervención militar contra Venezuela bolivariana. Podrá ser tercerizada o de forma directa con las falsas excusas del “humanitarismo”, pero la situación adquiere cada vez más gravedad si se tiene en cuenta que todo este andamiaje belicista podría estar orientado a impedir que el pueblo chavista vuelva a proporcionar una contundente paliza electoral al poder oligárquico en abril” (“Venezuela Bolivariana, el punto máximo de la confrontación antiimperialista”, en Resumen Latinoamericano, 13/02/18). Dentro de la misma línea está el Fiscal General de Venezuela, Tarek William Saab: “Desde Colombia, y así lo denuncio como presidente del Poder Ciudadano y Fiscal General de la República, se está planeando nada más y nada menos que reeditar épocas ya canceladas en la historia de la humanidad, como es el bombardeo militar, la invasión militar, como es la ocupación a sangre y fuego de un país pacífico como Venezuela”.

Ahora bien, nos repreguntamos ¿es inminente una invasión a Venezuela? Los planes existen desde hace tiempo, sin duda, y por supuesto la evidente agudización de la lucha de clases en el continente aumenta la probabilidad de una acción semejante. Pero es erróneo pensar que hay ya una decisión tomada en ese sentido o que una aventura tan riesgosa y de desarrollo tan impredecible cuenta con unanimidad en el seno de la derecha continental.

La clave acaso nos las da el comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, general Alberto Mejía, quien negó que haya un plan para invadir y bombardear Venezuela, tras la denuncia de Saab. Lo que más nos llama la atención son las razones de esta negativa: “Tenemos tantos problemas en nuestro país que estamos dedicados y focalizados. Solo nos interesa solucionar los problemas del pueblo colombiano”.

Claro, poco después el mismo general Mejía aseveró que la guerrilla del ELN está utilizando a ciudadanos venezolanos en sus atentados, a quienes recluta tras llegar al país “huyendo de la crisis”. Mejías afirmó que  “Hemos evidenciado, como en el caso que sucedió en la vía que de Pamplona conduce a Cúcuta (el domingo pasado), que dos personas con cédula venezolana murieron al tratar de poner una bomba. Están utilizando a estas personas que llegan al país, y el ELN los incorpora en sus filas”. Y también que no se ha podido capturar a los cabecillas del grupo guerrillero pues “se encuentran al otro lado de la frontera”. Esto le echa leña al fuego belicista.

Lo cierto es que la probabilidad inmediata de una intervención directa en Venezuela no se ve tan clara. Es seguro que no todos los factores que tendrían vela en el entierro de la intervención estarían de acuerdo con una decisión extrema como esa, ni en Estados Unidos ni en los países que se le subordinan. En el propio centro imperial una intervención desataría grandes contradicciones internas y la segura resistencia del pueblo venezolano despertaría en amplios sectores de ese país el fantasma de la guerra de Vietnam ¿Aceptaría de brazos cruzados el pueblo estadounidense, sobre todo los sectores de amplio espectro que se oponen de manera radical al gobierno extremista de Trump, más sacrificios humanos y materiales como los que acarrearía la invasión a un país suramericano y la apertura de un nuevo foco de conflicto añadido a los de Asia y el Medio Oriente?

De todas formas, y como siempre decimos, nada está escrito. En el Análisis de ayer nos preguntábamos: “¿Y si el extremismo de la ultraderecha fascista que se ha hecho del gobierno en Estados Unidos alberga tanto odio que es capaz de someter a su propio pueblo y/o a los de países aliados en aventuras criminales de destino incierto?”

El caso es que una intervención militar en Venezuela de cualquier tipo estaría lejos de ser algún placido paseo. Como asomó Roy Chaderton, “en el intento alocado de invadir nuestro país, cada esquina va a ser una trinchera y cada ventana, un espacio para un francotirador patriota”. Sobre todo porque nos estamos preparando para una guerra asimétrica. Recientemente presenciamos un ejercicio militar nuestro en el estado Guárico. El principal componente de la acción fue la Milicia Nacional Bolivariana, que ensayó tácticas de guerra de guerrillas, ocultándose en el monte y atacando a las tropas regulares invasoras.

Como dijo Chávez el 29 de febrero de 2004: “Bastante historia hay aquí, bastante heroísmo hay aquí… ¿Y saben una cosa? ¡Bastante pueblo hay aquí! ¿Y saben otra cosa? ¡Bastantes cojones hay aquí para defender esta tierra! ¡Para defender esta patria de cualquier intruso que pretenda venir a humillar la dignidad de esta tierra sagrada, de la Venezuela de todos nosotros! ¡Carajo!”. Eso lo saben muy bien los gringos, por supuesto.

Si nos presionaran para dar un pronóstico, diríamos que es más fácil que en Venezuela la Revolución se estabilice y se prolongue, que se produzca una intervención directa del imperialismo… por ahora.

La inactividad de la oposición venezolana: síntoma de su tragedia

POLÍTICA COLUMNISTAS OPINIÓN

La oportunidad es única y el venezolano exige urgencia. Pero mientras, no se ha presentado una ruta clara para enfrentar el próximo fraude electoral

Orlando AvendañoBy Orlando Avendaño Last updated Feb 15, 2018

710

Share

La dirigencia de la oposición parece no responder ante los tiempos difíciles y únicos en los que se encuentra Venezuela. (Archivo)

Es un momento histórico. La comunidad internacional presiona como nunca. Justo este 13 de febrero el Grupo de Lima —es decir, más de13 importantes naciones de la región—, se reunieron para acordar el rechazo a la convocatoria de elecciones ilegales por parte del régimen chavista de Venezuela. Y, en lo que fue una acción inédita y decisiva, retirar la invitación de Nicolás Maduro a la VIII Cumbre de las Américas.

Todos estos recientes movimientos están de alguna forma vinculados a las manifestaciones callejeras que dominaron la agenda entre abril y julio del año pasado en Venezuela. En medio de esas protestas, cuando Nicolás Maduro asesinaba venezolanos por día, fue que se convocó a la ilegal Asamblea Nacional Constituyente; también cuando impusieron las primeras sanciones; que la comunidad internacional, entera, empezó a prestar atención al país que por años marginó.

Sin embargo, ahora, cuando se comienzan a ver los verdaderos logros del sacrificio de cientos de jóvenes; en un momento decisivo, donde países de la región han aplicado una tenaza de sanciones y Maduro, en medio de su torpeza, pretende avanzar con la destrucción institucional del país, las calles de Venezuela parecen cada vez más desiertas, producto del mayor éxodo de su historia; y de la ausencia de un elemento fundamental.

No se puede decir que el venezolano está dormido. No. Está, en cambio, padeciendo. Sufre los estragos de un sistema criminal decidido a abolir cada espacio de la vida cívica; pero, al mismo tiempo, soporta el desamparo de un liderazgo, necesario y vital, para dirigir su lucha por la libertad.

La Mesa de la Unidad Democrática ya no representa nada, pero estorba

Las protestas del año pasado iniciaron por diferentes razones. Una, sin duda, fue que varios jóvenes, de la esperanzadora generación del 2007, prefirieron dar la espalda a sus partidos para demostrar a la ciudadanía que sí había un liderazgo dispuesto a arriesgarse junto a la gente en las calles.

En ese momento se difundieron las emocionantes imágenes del diputado Freddy Guevara devolviendo bombas lacrimógenas o de Carlos Paparoni siendo agredido por la Guardia Nacional Bolivariana.

NTN24 Venezuela

@NTN24ve

Diputado @CarlosPaparoni devuelve la bomba lacrimógena a la PNB y la GNB en la autopista Fajardo http://bit.ly/2ni5877

17:31 – 6 abr. 2017

Información y privacidad de Twitter Ads

En aquellos días era bastante claro que esa era la ruta: las manifestaciones en las calles para presionar al régimen de Maduro hasta lograr un acontecimiento. Era una ruta difícil y con un costo altísimo. Pero era la única posible, que se izaba sobre el delirio electoral, constitucional e institucional.

Sin embargo, en medio de esa coyuntura el régimen ofreció un cebo y volvió a imponerse el inútil desvarío electoral. La dirigencia compró el libreto al chavismo y decidió participar en las áridas elecciones regionales de octubre del año pasado —lo inconcebible de aquella decisión fue que se tomó justo después del mayor fraude de la historia contemporánea de Venezuela: el de la Asamblea Nacional Constituyente—.

Para ese momento ya había quedado claro que la generación de 2007 se había marchitado. Terminó mimetizada con la demagogia de la política vieja, tan responsable del drama actual. De repente empezamos a ver a diputados, que días atrás andaban recibiendo perdigones a la calle, amenazando al ciudadano. Diciendo que si la gente no votaba, “no existía”.

Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Jose Manuel Olivares

@joseolivaresm

Cuando tengas dudas pregúntate: ¿A quién le conviene que yo no vote?

18:25 – 23 sept. 2017

Información y privacidad de Twitter Ads

Con el fraude de la regionales quedaron en evidencia los estafadores. La gente votó y la dictadura ganó. Los electores en las colas le permitieron al régimen simular la estafa con la que se regaló a sí mismo la mayoría de las gobernaciones del país.

El resto, cuatro, se las adjudicó al partido presuntamente opositor Acción Democrática —y una a Primero Justicia que luego volvió a arrebatar—.

Pero luego se concretó la capitulación final que exhibió al mismo tiempo, a los colaboradores. Los cuatro gobernadores de Acción Democrática no solo celebraron su triunfo en medio de un fraude inaceptable. También se juramentaron ante la ilegal Asamblea Nacional Constituyente. En ese momento se generó un quiebre definitivo —y necesario—.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

C.C@CarreroCarolina

AdiosMUDqTeApagaste 😉 que Acción Democrática que? Si , se juramentaron 4 Gobernadores Opositores y Guanipa que Se JO Da #YoDefiendoALaANC

19:51 – 23 oct. 2017

Información y privacidad de Twitter Ads

Ya la Mesa de la Unidad Democrática venía desgastada. Cuando decidieron darle la espalda a más de siete millones de venezolanos al ignorar los resultados del plebiscito del dieciséis de julio —desconocimiento de la Constituyente, designar nuevos poderes y conformar Gobierno de transición—  definieron lo que vendría.

En agosto del año pasado, cuando la MUD, arrastrada por Henry Ramos Allup —el líder de Acción Democrática— se aventuró en una carreta sin frenos al despeñadero electoral, la coordinadora del movimiento Vente Venezuela, María Corina Machado, decidió apartarse. Es una de las líderes con mayor influencia en el país. En ese momento abandonó a la Mesa de la Unidad Democrática.

Posteriormente, cuando se juramentaron los cómplices gobernadores de Acción Democrática, el líder y excandidato presidencial, Henrique Capriles Radonski, también se apartó de la Mesa de la Unidad Democrática. Dijo en ese momento que no se volvería a reunir mientras estuviese Ramos Allup.

Ahora en las ruedas de prensa de la Unidad se ven las mismos tristes rostros. Todos, rechazados y denostados en el país: Julio Borges, Manuel Rosales, Henry Ramos Allup, Henri Falcón, Timoteo Zambrano, Enrique Márquez —dirigentes de los partidos Un Nuevo Tiempo, Avanzada Progresista, Acción Democrática; fuerzas políticas que ya han sido denunciadas por presuntamente colaborar con el chavismo—.

En cambio, los semblantes que antes aparecían y que generaban más confianza, no están. Los dirigentes que quedan, y tienen algo de decoro, entienden que no les conviene posar junto a los alevosos. Los otros, o han tenido que asumir el exilio —para desde tierras lejanas criticar con firmeza a la Mesa de la Unidad Democrática—, o han dejado claro su antipatía con el curso de esa dirigencia.

Ya los rostros de Freddy Guevara, María Corina Machado, Antonio Ledezma, David Smolansky y Capriles, no están. Tampoco de los que siguen en el país y continúan formando parte de la Unidad, como Delsa Solórzano, Lilian Tintori o Juan Carlos Mejía. Sus apariciones son esporádicas, porque han sido sustituidos por Omar Barboza o algún funesto gobernador de Acción Democrática.

Rafael Iribarren: Presidenciales adelantadas,huida hacia adelante

Inicio > Documentos > Rafael Iribarren: Presidenciales adelantadas,huida hacia adelante

Emisora Costa del Sol FM 15-02-2018 Documentos, Opinión0 Comments

Ia PARTE / IV.-

.- La derrota en Dominicana.

En Dominicana resultó derrotada  la maniobra maestra  madurista para que alguna oposición  se involucrara en legitimar el adelanto de las elecciones presidenciales; al CNE actual y a la ANC. Enmarcada  en un posible golpe parlamentario; según, posible; en y contra la AN. Fue una derrota absoluta en cuanto forzó  al madurismo  a descartar ese “Plan A” que Jorge Rodríguez garantizaba; e intentó implementar desde sus primeras manipulaciones sobre el diálogo en el 2017. Tan fracaso fue; que aún cerradas definitivamente las negociaciones; sin ningún resultado; el madurismo mantuvo y aún mantiene la manipulación mediática de que siguen abiertas.

En la hipótesis de que había un diálogo serio: Para que hubiera resultados concretos; era el madurismo quién; en tal caso; tenía que hacer las concesiones. Y concretamente en lo electoral; que era  el punto clave para la oposición. Un CNE equilibrado, designado por la AN; un calendario electoral consensuado; observación internacional de la ONU; y el Plan República solo con presencia  externa en los centros electorales. Obviamente; y pese al acta que firmó el 2 de diciembre;  el madurismo no iba nunca a ceder en ninguno de esos aspectos,  base de su discrecional manejo de lo electoral; de  la implementación  del fraude ilimitado con que “ganó”; salvo en dos ocasiones;  desde el 2004; No iba a ceder. No podía, ceder, en nada concreto sobre lo electoral. Que por su parte, era lo medular; lo que le daba sentido a la presencia de la oposición en la mesa de negociaciones.

.- El “Plan A” madurista en Dominicana: el golpe parlamentario en y contra la AN.

El madurismo promovió  el diálogo porque, desde el 2017, estaba siendo puesto, y terminó y continuará  contra la pared. Cada vez más aislado; y  amenazado internacionalmente.  Entrampado en su  propia conformación como bloque de poder; y su estrategia para mantenerse indefinidamente en él. En su corrupción, incapacidad y parálisis. Y en la caótica  e inercial crisis nacional total que causa: que lo rebasa, se le revierte y arrastra.

Del diálogo esperaba; concreta y urgentemente; primero, lo propio electoral; el reconocimiento del CNE y la ANC;  y luego, legitimados éstos; lograr lo que la AN oposicionista le ha negado o condicionado; el aval constitucional en todo lo referente a los convenios internacionales. Competencia que habría pasado a la ANC mediante su legitimación por la misma AN.  Armó su “Plan A” de lograr que una mayoría de parlamentarios; los chavistas; con una parte de la oposición que “se pasara”; reconociera la ANC y de hecho le transfiriera, entre otras;  las  competencias constitucionales que la CRBV le asigna a la AN relativa a cualquier convenio en que los intereses de la nación resulten comprometidos.

El tercer punto del “Plan A” era en el calendario electoral del 2018; adelantar las presidenciales con el apoyo oposicionista.

El “Plan A” madurista; de Jorge Rodríguez lo frustró la sobria e inteligente actuación de los representantes de oposición; que soportaron las presiones  y el cínico y ventajista chantaje mediático a que fueron sometidos; y en lo sustancial no hicieron ninguna concesión.

.- Ante la derrota en Dominicana: El “Plan B”; la huida hacia adelante  de hacer ya las presidenciales.

El adelanto de las presidenciales a la cañona; pese a su ilegitimidad y los, costos políticos que le implican al madurismo; y sin justificación clara; decidido todavía sin cerrarse definitivamente las negociaciones; mide la profundidad de su crisis y  lo fuerte del impacto del fracaso de  su estrategia perfecta del “Plan A”  en Dominicana Las presidenciales  para ya; compulsivamente convocadas; al igual que lo fueron las del 30-O para la ANC; son una huida hacia adelante.

Tal adelanto de las presidenciales; el “Plan B”; desde un principio; ha estado referido a “la victoria perfecta” al “Plan de la Patria”: al “un solo gobierno”; al centralismo absoluto del Gobierno Comunal”: A la “radicalización anunciada” de la revolución. Anunciada repetidamente, Aunque nada permite ver las diferencias que; según habría;  entre lo que será o habrá después; según con Maduro reelecto; y lo que es y hay hoy; con Maduro presidente con los mismos poderes fácticos que tendrá entonces Y menos en ese respecto; a qué viene el compulsivo adelanto de las elecciones presidenciales. Y: “para ya”.

Puede que haya alguna reláfica  madurista sobre las diferencias entre que las presidenciales sean ahora; “ya”; a que sean en diciembre; dentro de solo 10 meses. Y según establece la CRBV; incluso el calendario publicado en  2017  por el CNE. Pero, y en tal caso, hasta ahora no se conoce ninguna justificación concreta.

.– Del estancamiento; “el llegadero” en que estamos; no salimos ni con el “ El Estado comunal” madurista; ni con el “nuevo Pacto de Punto Fijo” de las oposiciones.

En Venezuela “llegamos al llegadero”. Del punto en que estamos; no avanzaremos sino mediante fuertes y amplios impulsos; profundos; y de alcances históricos. Impulsos de calidades y conformación diferentes a todos los  que han habido a lo largo de toda nuestra historia republicana Impulsos históricos que apunten a una verdadera recomposición estructural; de cambio estructural de las relaciones y dinámicas de Poder. Sí; refundacional; reconstituyente. Porque vivimos el estancamiento total. Y porque lo que toca hacer es lo que nunca se hizo en nuestra historia.

Que; por una parte; el madurismo, que concentra todo el poder fáctico que hay en el país; todo: tenga permanentemente que estar  montando los teatros y falsos positivos continuados  que  monta; para justificarse y armar algún discurso. El del “dialogo”, el más reciente y perfecto. Que  le fracase; y quede en el aire, dando patadas de ahogado; porque los negociadores de oposición; simple, transparente y sobriamente; y sin retóricas; le hayan negado la concesión clave que necesitaban Y lo hayan dejado entrampado; contra la pared.

Y que por otra parte; “la oposición”; oposiciones realmente; con  la legitimidad constitucional, electoral que tiene; con un país en que de cada diez de ocho son antimaduristas; rechazan al gobierno. En el marco de la crisis total en que estamos; y con la solidaridad internacional sin precedentes. Que, sin embargo logre pasar de poner en evidencia el autoritarismo; de seguir denunciándolo protestando y resistiendo; sin tener la mínima capacidad de confrontación fáctica eficiente para frenar y revertir su discrecionalidad. Muestran, ambas situaciones del gobierno y la oposición el estancamiento en que estamos.

De este estancamiento no saldremos; mientras la dinámica política y politico-institucional este activada como lo está hasta ahora. Ni el “proyecto revolucionario” madurista; delirante y antihistórico; ni el neo-puntojifismo de las oposiciones; son viables ni siquiera marcos de referencia.

.- Esto  es el Estado Comunal: Imposible más radicalización; imposible más militarización.

El madurismo anuncia; amenaza realmente; con más radicalización. Y ciertamente su seguir en el Poder a como dé lugar; puede significar más muertos y presos; más restricciones a la vida, a la m,opvilidad de la gente; mas escasez y estancamiento; más desempleo y ausentismo escolar. Más éxodo., crisis humanitaria. Más expropiaciones, santamarías bajadas y carritos de empanadas y kioscos “en venta”. Puede incrementar cuantitativamente lo que estamos viviendo actualmente. Pero con ninguna radicaiización nos llevará más allá del llegadero y el acabose, al que nos trajo hasta ahora. Simple; cualitativamente no es posible más. Estamos en la radicalización madurista extrema; más; simplemente, no es posible.

Siendo pertinente precisar que; en contra de la conseja bastante difundida; la crisis nacional profundizada y dimensionada por el madurismo; NO ES UNA ESTRATEGIA; no es su  estrategia para que; según; “estemos como los cubanos”; y gobernarnos como allá. Estamos peor que los cubanos; con más colas, escases, crisis humanitaria, inseguridad; frustración y arrechera; por la incapacidad la corrupción la piratería; la ignorancia y la improvisación; del madurismo, Del su régimen militrarizado Y porque todos los recursos de que dispone; de todo tipo; el bloque de aliados circunstanciales que es el gobierno madurista; por encima de todo; lo usa, para sostener su asociación interna; y mantenerse en el Poder

Cuantitativamente sí; pero cualitativamente el madurismo no puede militarizar más la gestión pública y el ejercicio del poder fáctico. Todo está en manos de militares. Tampoco puede seguir aumentando  la militarización exprés de decenas de miles de civiles que uniforma sin entrenamiento ninguno; y que pululan por todo el país. Siendo inimaginable; sin precedentes; el autoritarismo y el presidencialismo absolutos que ejerce Maduro; haciendo ostentación obscena de su manejo discrecional  de todos los poderes. Y de la exclusión de todo disidente o que simplemente no le sea incondicional. Esto es insoportable; para el país; incluida la mayoría del chavismo; incluida la mayoría de los empleados públicos. Incluida la mayoría de los militares.

.– Maduro: de la legitimidad chavista; a su propia legitimidad madurista.

Todavía los venezolanos no tenemos una explicación suficiente; sobre por qué fue a Maduro; y no a otros más previsibles; a quién Chávez impuso como su sucesor. Contra toda predicción; y  la oposición concreta de los altos mandos militares chavistas, cuyo rechazo formal; en bloque; se lo manifestaron en Fuerte Tiuna, en su última venida a Caracas.

Aceptado como candidato; por “disciplina” y lealtad; pese a su rechazo y al desconcierto generales;   temprano en el 2013; fue asumido y hecho ganar; fraude suficiente garantizado  en el CNE incluido; por todos los chavismos, todavía política y electoralmente  unidos. “Chávez vive; la lucha sigue”; con la imagen “panóptica” de su mirada omnipresente como consigna y emblema. Ya electo fue sostenido consistentemente; al principio, preventiva y luego; confrontativamente; contra las amenazas fácticas potenciales y las concreciones de desestabilización; desde los chavismos mismos que lo rechazaban; y que desde entonces, aún cada vez más rechazan. Fue sostenido; ostensiblemente por uno de los chavismos más rancios; MVR-200 de mucho antes del 92. Hasta mediados del 2014, cuando abruptamente destituyó a Rodríguez Torres; hasta el momento; clave juramentado ante el mismo Chávez; de su estabilización en el Poder.

Rodríguez Torres estuvo año y medio largo  en el MIPJ; durante los que Maduro pudo; cómodo; irse sacudiendo a las cúpulas chavistas; las propias de Chávez; primero, su alto generalato 4-Febrerista que pasó a retiro de un solo golpe; el 5 de julio del 2013 y luego,; en el 2014; secuencialmente a sus manos derechas civiles; multi-exministros de diez y doce años; de los que, para fines de ese año; el único sobreviviente; “dejado para después”; era Diosdado Cabello.

En neto hasta el 2015; ya con Padrino López en el CEOFAN; y luego como ministro; Maduro le debe todo; legitimidad permanencia y estabilidad en el Poder; destacadamente, legitimidad; su legitimidad concreta; a los chavismos que; determinantemente por una confusa e inconsistente lealtad a Chávez;  !a su memoria!; lo asumieron inicialmente pese a rechazarlo como lo rechazaban. Pero que, ya desde el inicio; febrero; del 2014; lo han venido confrontando e intentando desestabilizar. Y rechazándolo cada vez más abiertamente; hasta el punto actual, de que en su gran mayoría es anti-gobierno;  anti-madurista.

Chávez y el chavismo; ya son solo genealogía política para Maduro y el madurismo. Maduro hoy, es “el”, se considera, Maduro; y usa el Poder para construir el madurismo; su propio proyecto.. Haber-se; el; y, según; mantenido cuatro años; para cinco; en el poder ha sido su logro; “de él”, Ramonet dixit; sin mayor; sin casi ninguna;  deuda con los chavismos; excluidos y ninguneados; ya frustrados; desalentados; nostálgicos. A quienes solo queda el refunfuño. Hoy busca; necesita; su propia legitimidad;  que, según, él y Cilia; “se ha ganado”. Se trata de concretarla. Tiene la misión de ser lo que Chávez se propuso ser. ¿Con que culo se sienta la cucaracha?; y ¿con que culo pretendió propuso sin lograrlo; sino, hasta de Fidel; sobre todo y concretamente ahora que Raul se retira; y deja suelto el testigo del hermano.

IIa PARTE / IV

.- Una reelección ni “participativa” ni “protagónica”; sin ni siquiera postulación.

En su confrontación con los chavismos; y  para avanzar en la fundación y del madurismo como movimiento diferente; propio; no-chavista; con su propia legitimidad  y liderazgo único. Y en la perspectiva electoral; era clave bloquear cualquier posibilidad de candidatura chavista contra la suya y su reelección. Y no permitir en ninguna instancia ni espacio; ninguna, ni siquiera, “reflexión”; menos “consideración”; y, ni menos, menos, discusión; sobre su candidatura; sobre su reelección. Y ni mencionar, primarias. Su candidatura y reelección; fue un procesamiento y decisión, personal-matrimonial. Ni siquiera hubo ningún evento interno de postulación. Nada que ver ni con lo “participativo” o “protagónico”; ni con PSUV ni GPP. Ni siquiera con el “Movimiento de la Patria” que viene formando; suyo; madurismo puro; desde su “Ier Congreso” en 2016; el “IIo“ fue ahora mismo en 2018 y que; según;  es la base político-organizativa de su partido; igual suyo propio; “Soy Venezuela”; aliado del PSUV chavista; con el que tendrá su propia participación madurista en las presidenciales adelantadas del 22A

El adelanto compulsivo y atropellante; atropellado; de las elecciones presidenciales; más que contra las oposiciones; responde, determinante y en primerísimamente; a bloquear e impedir, ni siquiera mencionar; cualquiera de las iniciativas electorales; planteadas en concreto; desde los chavismos anti-maduristas.

En segundo lugar y  como colateral; responde tal adelanto; a reducir el tiempo de campaña; en todos los sentidos de ventajismos sin límites; y concretamente el incremento del gasto público y la emisión de dinero inorgánico; bases del reparto clientelar desaforado en que; en el plano de las matrices de opinión, cifra su campaña.

Si; según Giordani mostró; a posteriori por supuesto; en y para la campaña de Chávez en el 2012; el incremento del Gasto Público fue astronómico. El incremento en que el madurismo está incurriendo en su campaña; es galáxico. Con las consecuencias  económicas desbastadoras  previsibles postelectorales que tendrá; seguramente, potenciados en relación a los de entonces. Y sobre las que; según el  ex-multiministro; advirtió a Maduro; sin que se le atendiera en nada.

.- Presidenciales maduristas reeleccionistas; fundacionales del madurismo.

Estas presidenciales son SUS elecciones; como fueron las de la ANC; de Maduro y el madurismo Son lecciones internas, del madurismo en formación; Internas como fueron las de la ANC, las regionales de gobernadores y las locales de alcaldes en las que todos los postulados y ”electos” los decidió Maduro. La gran  mayoría de los “constituyentistas” y todos los gobernadores y alcaldes oficialistas electos son maduristas incondicionales. Activistas  de “un solo gobierno con Maduro” Participar en ellas es legitimarlas y  legitimar la reelección que resultará de ellas. Junto a legitimar; o re-legitimar retroactivamente todos los procesos del 2017 manipulados por el TSJ, la ANV y el CNE. Y en perspectiva inmediata, es legitimar de antemano lo que viene; la nueva constitución con el Plan de la Patria como ley orgánica; base para instalar el centralismo presidencial absoluto con el Estado Comunal.

De paso; no determinante; pero importante como un nuevo factor político desmoralizador general del país; participar en las presidenciales maduristas; le permitirá al madurismo convertir  la derrota de Dominicana en una banalidad; que, en definitiva,  no habría afectado el  triunfo político de la reelección de Maduro; ahora en abril. Una reelección,; inconsecuente e incoherentemente avalada y legitimada, con su participación por la oposición; políticamente; la misma que digna e inteligentemente se negó a firmar cualquier variante de la legitimación que pretendió en Dominicana.

La reelección; absolutamente segura; de Maduro: será un triunfo electoral obsceno; espureo; obra y arte del CNE y el Plan República; en el que nadie creerá. Pero que; sin embargo; avalado por las oposiciones o por algunas al presentar candidatos; adquirirá la calidad política de ser legitimada por ellas. Lo que incidirá en desmontar buena parte del rechazo internacional al fraudulento sistema electoral madurista; descalificado y repudiado mundialmente. Y a levantar, al menos en parte; el aislamiento internacional en que está.

.-Presidenciales del 22-A;  para reelegir a Maduro a como dé lugar.

Vale en este punto; insistir en lo que he reiterado. Maduro; como Chávez antes; ni ha jugado ni juega; ni nunca jugará limpio. Si lo hiciera; perdería. Como tragicómicamente se demostró cuando lo del reconteo manipulado de votos en el 2013.  Desde, incluso en el 2000; cuando  en las megaelecciones Chávez contó con “la pequeña ayuda de AD”;hasta en el 2013 ; cuando  la capacidad de  manipulación electoral concertada de todos los chavismos  le garantizaron el fraude necesario para elegir a Maduro.

Vuelvo a reiterar;  el país; incluidas las bases chavistas; en un 80%, rechaza a Maduro; su reelección y el adelanto de las presidenciales; y seguir  con este CNE. Quiere decir; que si se cuentan bien los votos, Maduro no llega ni a los cuatro millones con CLAP y Carnet de la Patria y bonos y todo; repito: si- se-cuentan-bien-los-votos-como-en-D-15; cuando, sí se contaron bien: no-llega-a-4-millones Pero si se cuentan los votos como se contaron  para la ANC, gobernadores y alcaldes. Si se cuentan, sin totalizaciones reales; como denunció SMARMATIC; que es lo previsible; que es lo que está montado; entonces en estas elecciones presidenciales; con este CNE y el mismo Plan República; sean cuando y como sean; y como él mismo repite;; “con o sin la oposición; o parte”; Maduro resultará reelecto;  y, “ya que…”; el fraude necesario tendrá que ser por lo menos como el de la ANC; probablemente con más votos que los que el PSUV tuvo ese 30-O. No es imposible; más bien previsible; que se lancen hasta los “10 millones por el buche”; de Chávez en el 2004 y 2012. Y ahora de Maduro.

Lo que  los venezolanos tenemos que tener claro en este momento; aparte cualquier retórica y manipulación mediática oposicionista;  es que en las condiciones políticas y electorales actuales; en relación a las que el madurismo  no ha cedido; no puede ceder; ni un miímetro en las negociaciones en Dominicana; es que estas elecciones presidenciales están montadas; son; para, sea como sea, reelegir a Maduro.

Xenófobos aplauden muro levantado por Santos en la frontera con Venezuela

COLOMBIA COLUMNISTAS IDEOLOGÍA

Mientras los venezolanos hacen todo lo posible para poder conseguir algo de alimento en la frontera colombiana, Santos se encarga de ponerles más obstáculos.

Vanesa VallejoBy Vanesa Vallejo Last updated Feb 15, 2018

3,284

Share

Hay que dejar de ver a los inmigrantes como mendigos que se llevarán nuestro dinero y entender que son generadores de riqueza en potencia. (Youtube)

Históricamente, Colombia ha sido un país de emigrantes y no de inmigrantes, eso puede explicar, en parte, el rechazo de algunos colombianos hacia los venezolanos que llegan al país huyendo del socialismo.

Esta semana los medios de comunicación colombianos hablaban de una supuesta ola de suicidios en Arauca, que tendría como causa la creciente entrada al país de ciudadanos venezolanos. En diferentes reportajes, comerciantes de esta ciudad afirman que sus negocios están quebrando por cuenta de los venezolanos que venden en las calles productos a precios con los que no se puede competir.

Cada vez es más común escuchar colombianos quejándose porque el éxodo de venezolanos representa una amenaza para su estabilidad laboral, o porque las calles y parques públicos están llenos de venezolanos que no tienen dónde vivir. También se han presentado casos de delincuencia, incluso de terrorismo, donde se han visto involucrados venezolanos, lo que aumenta el rechazo que algunos sienten hacia esta población migrante.

Esta semana, cuando Juan Manuel Santos visitó la zona fronteriza para anunciar que los venezolanos ahora solo podrán pasar a Colombia si tienen pasaporte o Tarjeta de Movilidad Fronteriza, y que el proceso de tramitación de esta última será suspendido, muchos aplaudieron, lo cual significa, en términos prácticos, celebrar una masacre.

Según Migración Colombia, en la frontera con Venezuela se registra en promedio un tránsito diario de 35.000 personas. Cada día miles de venezolanos llegan a Colombia para conseguir alimentos y medicinas que de otro modo no podrían obtener. ¿No le importa a Santos y a quienes aplauden sus medidas, qué harán ahora estas personas?

Es un descaro del presidente salir a decir que lo que busca es una migración controlada y más ordenada. Tal vez muchos colombianos no están enterados de lo que ocurre en Venezuela con respecto a los pasaportes, pero el presidente de Colombia seguro sí lo sabe.

Venezuela hace mucho que no se están expidiendo pasaportes, principalmente porque el Gobierno no cuenta con los materiales para hacerlo. Es posible conseguir uno en el mercado negro, pero puede llegar a costar USD $4.000, cifra imposible de pagar para un venezolano normal.

Exigir pasaporte en estas condiciones, o una Tarjeta de Movilidad cuya tramitación fue frenada, es levantar un muro y condenar a muerte a miles. Los venezolanos ya tienen suficientes problemas para quedarse en el país. Si en algo coinciden los extranjeros en Colombia es que las trabas impuestas por Migración son agobiantes, pero ahora la situación empeora, ni siquiera podrán pasar a comprar alimentos o medicinas.

Podcast Middle Bottom (Desktop: 728x90_btf + Mobile: 300x250_btf_mobile)

ENTRADAS RELACIONADAS

Víctor Álvarez: El petro como inicio de una reforma monetaria

Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Víctor Álvarez: El petro como inicio de una reforma monetaria

Fran Tovar 15-02-2018 El pizarrón Opinión0 Comments

Con la actual hiperinflación, el sistema monetario, bancario y financiero de Venezuela no es viable. El monto máximo de retiros en un cajero automático apenas alcanza para pagar el estacionamiento, los retiros de efectivo por taquilla son insuficientes, las transferencias interbancarias se quedan cortas y ni siquiera los límites de las tarjetas de créditos cubren un mercado de alimentos.

La tasa de interés anual es 24% y la inflación en 2017 fue de 2.616%. Lo que los ahorros reciben por interés no compensa lo que pierden por inflación. También los bancos sufren daños patrimoniales y se descapitalizan. Ni siquiera pueden ponerse al día con los estándares tecnológicos que establece la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), reto que exige grandes inversiones, pero que en un contexto inflacionario con tasas de interés congeladas, la banca no puede cubrir.

Como la brecha entre las tasas de interés y la hiperinflación desestimula el ahorro, los clientes de los bancos retiran sus depósitos en moneda nacional para comprar divisas u otros activos como reserva de valor. En consecuencia, el bolívar ha perdido las funciones básicas que debe cumplir toda moneda: i) unidad de cuenta para medir los precios, ii) medio de pago para concretar las operaciones de compra-venta, y iii) reserva de valor de los ahorros.

En el buen funcionamiento del sistema monetario es muy importante el papel que juega la institución encargada de la emisión de dinero. Si el Banco Central está subordinado a las necesidades del gobierno y éste lo presiona para que le financie el déficit de las empresas públicas con desmesuradas emisiones de dinero, entonces el instituto emisor no podrá preservar el valor de la moneda. Pero así como el Banco Central crea dinero, también los bancos públicos y privados crean dinero al otorgar préstamos a sus clientes. Cuando el gobierno emite una letra del tesoro y se la vende a la banca, ésta crea el dinero contable que le transfiere al gobierno.

Por eso, para erradicar las causas de la hiperinflación es necesario –más no suficiente– restaurar la autonomía del BCV en la emisión de dinero. Imprescindible es cerrar el déficit fiscal y evitar que su financiamiento se traslade del Banco Central al sistema bancario nacional, a través de la emisión de instrumentos de deuda pública nacional (DPN) que son comprados con la creación de dinero bancario.

Necesidad de una reforma monetaria, fiscal y cambiaria

Para abatir la hiperinflación, la reforma monetaria tiene que ir acompañada de una reforma fiscal. Se trata de aprobar unas reglas presupuestarias básicas que establezcan límites legales a los déficits públicos, y sustituyan los fondos que se crearon para gastar la renta petrolera por nuevos fondos para ahorrar e invertir la misma, de tal forma que se puedan compensar los efectos negativos del comportamiento errático de los precios del petróleo. La sincronización de ambas reformas pasa por restaurar la autonomía del Banco Central en la emisión de dinero, en el manejo de las reservas internacionales y en la publicación oportuna de los índices económicos y cuentas nacionales.

La reforma cambiaria es clave para erradicar las causas de la hiperinflación. Tengamos en cuenta que el BCV también compraba dólares a la tasa Dipro de 10 Bs/$ y en adelante los comprará a la tasa que indique la última subasta de Dicom. Esto implica que el BCV tendrá que crear dinero para pagar el nuevo precio de la divisa y esto tiene un impacto equivalente a la emisión de dinero para financiar el déficit de Pdvsa y otras empresas públicas. El tipo de cambio oficial no puede seguir dando bandazos entre los objetivos anti-inflacionarios o fiscalistas del gobierno.

El alto peso del componente importado en la economía nacional origina que se desplace la producción nacional cuando se impone la sobrevaluación anti-inflacionaria, pero también provoca que se desquicien los precios cuando se apela a la devaluación fiscalista para vender los petrodólares más caros y generar así más ingresos para Pdvsa y el gobierno.

La unificación cambiaria en un nivel que exprese la verdadera productividad y competitividad del aparato productivo nacional es una condición básica para impulsar la transformación de una economía rentista e importadora en una nueva economía productiva y exportadora que permita la estabilización de los precios en el mediano y largo plazo.

La Cripto-Reforma monetaria

Las criptomonedas son una megatendencia. Tendrán una gran cobertura y relevancia a nivel mundial como unidad de cuenta, medio de pago y reserva de valor. Lenta e imperceptiblemente han comenzado a desplazar a las monedas tradicionales que sufren una permanente manipulación por parte de los bancos centrales, gobiernos y especuladores cambiarios.

En la introducción del Papel Blanco publicado por la Superintendencia de Criptomonedas de Venezuela se reconoce que: “La adopción de la tecnología de cadena de bloques (blockchain) en el mercado global no es simplemente una tendencia o moda temporal, sino un cambio firme y continuo hacia un futuro en el cual el manejo de las finanzas personales, institucionales y potencialmente estatales se volverá más fácil, directo, rápido y transparente”.

Sin lugar a dudas, el uso de medios de pago digitales es una tendencia mundial. Las criptomonedas estimulan la bancarización de la población hasta hacer común el uso de billeteras virtuales y puntos de venta en las operaciones de compra-venta más elementales y cotidianas.

El documento oficial del gobierno venezolano reconoce que las criptomonedas: “facilitan las transacciones monetarias y legales, permiten la transferencia de activos (o certificaciones de su propiedad) de manera más segura, facultan a los usuarios y las organizaciones sobre el manejo de sus finanzas, para que ellos mismos se conviertan en los dueños de los bancos, y no solo de la cuenta bancaria, al poseer un “monedero digital” para guardar sus criptomonedas, evitan el alto costo transaccional de las tarjetas de crédito y procesadores de pago centralizados, ahorran tiempo gracias a la rapidez de las transacciones, eliminan las barreras geográficas al ser sustentados en protocolos de internet, dando acceso a operaciones financieras internacionales seguras”.

Ciertamente, a raíz del desorden que surgió con la quiebra del patrón oro y la aparición del dinero fiduciario -basado en la confianza pero sin respaldo material-, se ha planteado la necesidad de reformas monetarias que impongan límites a los bancos centrales y gobiernos a la hora de emitir dinero para financiar el déficit fiscal. En este contexto se plantea la idea de cripto-reformas monetarias a través del lanzamiento de criptomonedas con respaldo material y un precio más estable.

La tasa de cambio de las criptomonedas descentralizadas y sin ningún tipo de respaldo material -tipo bitcoin- no la fija ningún Banco Central o gobierno, sino que la define el mercado. Por esos sufren oscilaciones muy bruscas como las que afectaron al bitcoin que, después de llegar en diciembre a 20.000 dólares la unidad, se desplomó a 8.000 dólares a principios de febrero.

En cambio, las nuevas criptomonedas que se crean con respaldo de reservas de recursos naturales certificadas internacionalmente, tienen la ventaja de la auto-regulación que se deriva por su sincronización con el precio del recurso natural que las respalda. Al estar anclada a la cotización del recurso natural, sus oscilaciones -por muy fuertes que sean- no llegarán a registrar semejantes alzas o descalabros.

Ahora bien, una cripto-reforma monetaria se extiende al cambio del marco legal y del entorno institucional que rigen la emisión del signo monetario del país. Justamente, eso es lo que estamos viendo en Venezuela con el lanzamiento del petro. No solo se está emitiendo una criptomoneda respaldada con petróleo, sino que también se está creando una nueva institución (la Superintendencia de Criptomonedas) y un nuevo marco legal y regulatorio.

En la actual coyuntura hiperinflacionaria, el gobierno anunció el lanzamiento del petro como una criptomoneda que -además de ser el instrumento para levantar recursos financieros en el mercado internacional a través de la venta de petróleo a futuro-, también se asoma como el nuevo signo monetario que se utilizará para medir precios y realizar un creciente número de transacciones. De hecho, el gobierno ha informado que aceptará el petro como forma de pago de impuestos, tasas, contribuciones y servicios públicos nacionales. También promoverá su uso por parte de Pdvsa y otras empresas públicas y mixtas, así como entes públicos nacionales y gobiernos regionales y locales.

Establecerá mecanismos de incorporación del petro en sus relaciones con empresas petroleras extranjeras en el país y en las relaciones comerciales internacionales de Pdvsa y otras empresas y servicios estatales. Las empresas que incorporen el uso del petro a sus operaciones comerciales podrán recibir incentivos fiscales y se legalizará su contabilización como un activo, con base en su valor de mercado en bolívares.

El gobierno también ha dicho que estimulará el pago en petro de compromisos y beneficios laborales extraordinarios, así como el pago de las prestaciones sociales acumuladas. En lo que puede interpretarse como una señal del petro como primer paso de una reforma monetaria, “el gobierno de Venezuela se compromete a promover el uso del petro en el mercado interno y realizar esfuerzos para estimular su aceptación en el todo el mundo”. (Libro Blanco de El Petro, págs. 14-16).

Estos pagos se aceptarán en bolívares, donde la tasa petro/bolívar se calculará a través de un promedio ponderado del volumen de operaciones de las casas de cambio autorizadas. A medida que una creciente gama de bienes y servicios se puedan pagar en criptomonedas a esa tasa de cambio, los precios en petros tenderán a estabilizarse y así el gobierno podrá sustituir el bolívar por una nueva moneda circulante que puede llevar el mismo nombre de petro.

Alfredo Michelena: ¿Está cerca una intervención militar?

Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Alfredo Michelena: ¿Está cerca una intervención militar?

Fran Tovar 15-02-2018 El pizarrón Opinión0 Comments

Desde que Trump dijo que no descartaba la opción militar, muchos de los venezolanos como secuestrados al fin pensando en las películas de SWAT, fantasean con una intervención armada que acabe con los secuestradores. ¡Viva Hollywood! Ahora no se habla de invasión sino de intervención humanitaria. Entendemos que no será la prevista en la ONU, pues el Consejo de Seguridad no lo permitiría con China y Rusia vetando. Así que sería unilateral o colectiva como la de EE.UU. en Granada, 1983, o la OTAN en Kosovo en 1999. La pregunta es ¿qué país o grupo de países pondrá a su juventud a luchar (y morir) por la causa de una libertad que nosotros no hemos sabido reconquistar?

Una serie de eventos recientes han creado expectativa, entre ellos la insistencia de Trump en no descartar la opción militar; el periplo de Tillerson por la región armando una coalición para enfrentar al pranato; la presencia del Comando Sur en Colombia y el despliegue de tropas colombianas y brasileras en la frontera. Sorpresivamente, tanto algunos de la oposición como del pranato han visto en ellos la concreción de la intervención internacional.  Los primeros se alegran de que el fin está cerca. Los conchupantes del pranato están muy preocupados y deben estarlo porque hay una espada de Damocles sobre sus cabezas. Chaderton y Saad vociferan que desde Colombia se prepara una invasión junto con los yanquis, mientras Maduro pide al Papa que no permita tal invasión.

Estos eventos son parte de un plan para crear un “cordón sanitario” (Rómulo Betancourt dixit) alrededor de la Venezuela castrochavista, pero repotenciado con una fuerte presión internacional proveniente de sanciones a miembros del pranato, por EE.UU. y Europa, así como económicas, que apenas han empezado con las financieras de Trump. Ya la eurocámara pidió expandir las sanciones incluyendo a “el presidente, el vicepresidente, el ministro de Defensa, los miembros de más alto rango del Ejército”, a su “círculo más estrecho” y a sus  familias. Y podría ir más allá e imponer sanciones económicas o una posición común como la que tuvo con Cuba. Por su parte, la política T&T (Trump/Tilerson) de EE.UU. ya ha anunciado aumento de sanciones personales así como sanciones petroleras.

¿Es posible una intervención militar? Sí lo es en la medida en que el pranato se convierta en un “clear and present danger” para EE.UU. y los vecinos, por ejemplo que pueda poner en peligro la estabilidad de Colombia, o que su nivel de involucramiento con las “organizaciones delictivas transnacionales” sea considerado  una “amenaza… inmediata para nuestro hemisferio”, como  dicta la política T&T.  Pero esto es poco probable. Maduro y los cubanos saben hasta dónde estirar la cuerda.

En el corto y mediano plazo se aumentarán las sanciones a la cúpula del pranato y a sus familiares. Luego vendrán sanciones económicas más fuertes como las petroleras. La intención es debilitar al régimen para que nosotros desde adentro aprovechemos estas circunstancias para promover el cambio.  De no lograrlo, terminaremos peor que los cubanos aislados y sometidos no solo el hambre y a la policía política sino por la delincuencia común y paraestatal.

Joseph M. Humire Irán, Rusia y el papel central de China en la crisis de Venezuela

LA BICHA

POR COLABORADORESEL 15 FEBRERO, 2018

FACEBOOKGOOGLE PLUSTWITTERPINTERESTLINKEDINCORREO ELECTRÓNICO:

14 de febrero de 2018

Antes de cualquier discusión sobre qué hacer con respecto a Venezuela, es necesario llegar a un consenso sobre lo que condujo a esta crisis. El papel de Irán es crítico en tal conversación.

Al igual que en el conflicto de Siria, el papel principal de Irán es preparar el campo de batalla venezolano a través de una serie de operaciones en guerra irregular, utilizando actores no estatales y sustitutos para ganar influencia sobre la población.

La fuerte evidencia sugiere que Venezuela usó su agencia de inmigración para proporcionar identidades y documentos venezolanos a varios cientos, si no miles, de los habitantes de Oriente Medio.

Sin las medidas adecuadas de verificación e inspección, y un alto grado de apoyo en contrainteligencia, nuestros aliados regionales no sabrán si los refugiados venezolanos que se extienden a través de las fronteras son refugiados legítimos, o miembros de una red clandestina transregional entre América Latina y Oriente Medio.

Cualquier intervención en Venezuela, militar, humanitaria o de otro tipo, no funcionará a menos que tenga como objetivo eliminar las influencias externas, especialmente Irán, Rusia y China, que han convertido a Venezuela en la Siria del Hemisferio Occidental.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, acaba de completar, según la mayoría de las cuentas, una visita exitosa a América Latina. Comenzó su gira de cinco naciones invocando la Doctrina Monroe y sugiriendo que los militares venezolanos podrían lograr una “transición pacífica” del líder autoritario Nicolás Maduro.

Esto recordó a varios observadores regionales la sugerencia del presidente Trump el año pasado de una posible “opción militar” para Venezuela, sugiriendo una posible intervención estadounidense o multilateral, para detener el colapso del país.

Una acción armada o intervención militar en Venezuela por parte de cualquier nación en el Hemisferio Occidental, incluidos los propios militares de Venezuela, debe tener en cuenta el papel de Irán, Rusia y China en la crisis.

Rusia y China fueron mencionadas prominentemente por Tillerson durante su visita a la región; Irán, sin embargo, estuvo notablemente ausente de sus comentarios.

Antes de cualquier discusión sobre qué hacer con respecto a Venezuela, se debe llegar a un consenso sobre lo que llevó a esta crisis. El papel de Irán es crítico en tal conversación.

La mayoría de los analistas regionales probablemente acordarán que Venezuela se ha convertido en un país ocupado por Cuba. Con más de 30,000 cubanos integrados en Venezuela, muchos de los cuales son parte del aparato de inteligencia y seguridad, está claro que los hermanos Castro tuvieron un rol integral en el colapso del país.

La narrativa de Cuba, sin embargo, pierde dos puntos clave. En primer lugar, no identifica con precisión el papel de Cuba en Venezuela y, en segundo lugar, ignora la presencia e influencia de otros actores clave extrarregionales.

De estos, Rusia y China son quizás los dos más visibles. Al igual que en Siria, e históricamente en América Central, Rusia es el principal proveedor de ayuda militar letal, junto con el apoyo financiero y técnico a las fuerzas armadas venezolanas.

Con un total de más de US $11 mil millones en bienes militares gracias a las ventas de armas rusas, Venezuela representa el 75% de las ventas militares extranjeras totales de Rusia en la región.

Además, la empresa estatal rusa de energía, Rosneft, ha proporcionado a Venezuela un financiamiento estimado de $ 17 mil millones desde 2006. Moscú ha aprovechado sus acuerdos de garantía, para adquirir mayores participaciones en los yacimientos petrolíferos de Venezuela, a saber, el cinturón del Orinoco de crudo pesado, que le otorga Rusia más control de los activos energéticos estratégicos de Venezuela.

Rusia no está sola en el apalancamiento de la deuda para un mayor control de los activos estratégicos en Venezuela.

Según el Instituto Internacional de Finanzas, China posee más de US $23 mil millones en deuda externa de Venezuela, por lo que es el mayor acreedor del país. A través de estos créditos y préstamos, Pekín es el principal benefactor y principal banquero de la nación sudamericana, y China tiene una enorme influencia sobre los resultados en Venezuela.

Las compañías energéticas chinas también están ganando una participación cada vez mayor en el campo petrolífero más lucrativo de Venezuela, el Faja del Orinoco (FDO). Con una concesión de tierras de 25 años para la FDO, China ha asegurado el acceso al territorio estratégico en Venezuela; y a cambio, China ha utilizado su chequera para financiar muchos de los programas sociales de la República Bolivariana, como viviendas subsidiadas y clínicas médicas gratuitas.

El apoyo externo de China, Rusia y Cuba ha contribuido significativamente a apuntalar al gobierno venezolano durante la última década. Tanto Rusia como China continúan apalancando su apoyo financiero, militar y energético al régimen de Maduro a través de las robustas redes de contrainteligencia e inteligencia humana de Cuba, que penetran en los niveles políticos y militares más altos de Venezuela.

Cuba es indispensable para China y Rusia por su conocimiento operativo de los equipos suministrados por Rusia, junto con sus lazos de larga data con las redes clandestinas comunistas.

En este contexto, es difícil imaginar un escenario que elimine la presencia de La Habana de Venezuela, sin pasar primero por Moscú o Pekín. Irán, por otro lado, puede operar independientemente en Venezuela, porque aprovecha una red clandestina separada y más robusta que se ha estado desarrollando en América Latina, durante más de medio siglo.

Aproximadamente el 60% de la población de la ciudad de As-Suwayda en el sudoeste de Siria (139,000 habitantes según el censo de 2004) son ciudadanos birmanos nacidos en Venezuela. Muchos más han llegado desde 2009.

El distrito de As-Suwayda (el mismo nombre que la ciudad) ha sido apodado “Pequeña Venezuela”. Las estimaciones indican que más de 300.000 sirios de la gobernación de As-Suwayda viven actualmente a la mitad del mundo en Venezuela.

Según el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, más de un millón de sirios residen allí. Esta conexión entre Siria y Venezuela podría representar una red clandestina administrada por Irán y crítica para el avance de la “revolución bolivariana” de Chávez.

Como en el conflicto de Siria, el papel principal de Irán es preparar el campo de batalla venezolano a través de una serie de operaciones en guerra irregular, utilizando actores no estatales y sustitutos para ganar influencia sobre la población.

Su influencia a menudo no es visible en el terreno, pero se siente a través de la represión contra el régimen de los manifestantes en 2017 y antes. Durante las manifestaciones anti Maduro, los miembros de las milicias civiles venezolanas conocidos como “colectivos”, fueron destacados por ser modelados y entrenados por la milicia parajica Basij de Irán.

El papel de los Basij en el aplastamiento de la Revolución Verde de Irán en 2009 dio una lección para tratar con los manifestantes contrarios al régimen media década más tarde en Venezuela.

El alcance de la influencia de Irán en Venezuela ha sido durante mucho tiempo una fuente de debate para los analistas de seguridad regionales y de los EE. UU. Las raíces del régimen iraní como un movimiento revolucionario con una retórica antiimperialista y un dominio en expansión en todo el Medio Oriente, han acercado a Rusia y China, dos adversarios históricos de la guerra fría.

En muchos sentidos, Irán se ha posicionado en Venezuela para capitalizar la influencia económica de China y la huella militar de Rusia. Por ejemplo, el Ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas de Irán (MODAFL) utilizó una variedad de proyectos conjuntos con la industria militar venezolana (Cavim), así como contratos petroleros rusos y chinos con Pdvsa para proteger su evasión de las sanciones internacionales.

La ventaja comparativa de Irán, sin embargo, radica en el desarrollo de estructuras clandestinas a través de fuerzas de sustitución y redes proxy. Se sabe que su fuerza de representación más prominente, el Hezbollah libanés, se despliega en puntos de acceso global en nombre de Irán.

Mientras tanto, la Fuerza Qods (el brazo extraterritorial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán – IRGC) trabaja con Hezbolá para aumentar la presión social en estos puntos de acceso para exacerbar los conflictos. La cooperación de Hezbollah y IRGC-QF es un componente importante de la guerra civil siria.

En Venezuela, redes clandestinas de larga data de Siria, Líbano y Medio Oriente están desempeñando un papel similar detrás de las escenas en la configuración de la narrativa y, en última instancia, dirigiendo las acciones de los principales actores del país.

Estas redes han proporcionado al régimen venezolano los conocimientos sistemáticos para controlar a la población y dominar la narrativa. Su ascenso a la prominencia se puede ver no solo en la abundancia de árabes en el gobierno venezolano, sino también en la forma en que se desarrolló la crisis venezolana, siguiendo el mismo patrón de agravios económicos y sociales a las revueltas violentas con apoyo externo.

La crisis humanitaria en Venezuela comenzó con una grave escasez de alimentos y medicinas, que provocó un reclamo legítimo entre la población, lo que provocó un levantamiento el año pasado.

Muchos olvidan que antes de la guerra civil, Siria enfrentó una sequía severa, que fue un factor en otros levantamientos violentos que comenzaron en 2011. Al igual que en Siria, Venezuela se ha convertido en una crisis humanitaria que exacerba las salidas de refugiados con serias preocupaciones antiterroristas y un fuerte y la presencia iraní.

A diferencia de Siria, sin embargo, esta crisis se encuentra mucho más cerca de las costas de los Estados Unidos.

Una fuerte evidencia sugiere que Venezuela usó su agencia de inmigración (Saime) para proporcionar identidades y documentos venezolanos a varios cientos, si no miles, de habitantes del Oriente Medio.

Sin las medidas adecuadas de verificación e inspección, y un alto grado de apoyo en contrainteligencia, nuestros aliados regionales no sabrán si los refugiados venezolanos, que se extienden a través de las fronteras son refugiados legítimos o miembros de una red clandestina transregional entre América Latina y Oriente Medio.

Mientras el Secretario Tillerson llama a los aliados regionales a aumentar el apoyo para resolver la crisis humanitaria de Venezuela y aplicar más presión al régimen de Maduro, tendría sentido que la administración Trump también ayudara a los aliados de Estados Unidos mejorando sus capacidades de contrainteligencia y antiterrorismo contra Irán y Hezbollah en el Hemisferio Oeste.

Parece que parte de esta cooperación ya está comenzando a tener lugar, como lo demuestra un nuevo acuerdo entre los EE. UU. Y Argentina para abordar el financiamiento ilícito de Hezbollahen el Cono Sur.

Hacer frente a la tragedia que ha ocurrido en Venezuela durante más de dos décadas requerirá una mejor comprensión pública del papel central de los actores extrarregionales, particularmente Irán, en la crisis del país.

Cualquier intervención en Venezuela, militar, humanitaria o de otro tipo, no funcionará a menos que tenga como objetivo eliminar las influencias externas, especialmente Irán, Rusia y China, que han convertido a Venezuela en la Siria del Hemisferio Occidental.

Joseph M. Humire es el director ejecutivo del Center for a Secure Free Society (SFS) y miembro del Middle East Forum. Este artículo ha tomado extractos de un próximo informe especial del Sr. Humire sobre “La crisis de Venezuela: un nuevo paradigma global”. Puedes seguirlo en Twitter @jmhumire